Plácido Domingo, en el escenario del Metropolitan de Nueva York, durante el homenaje por sus 50 años de carrera
Plácido Domingo, en el escenario del Metropolitan de Nueva York, durante el homenaje por sus 50 años de carrera - AFP

Plácido Domingo vuelve a desmentir las nuevas acusaciones de acoso contra él

Ap reactiva el caso con un testimonio de la soprano Angela Turner Wilson y otros diez de carácter anónimo

Corresponsal en WashingtonActualizado:

Las acusaciones de agresión sexual contra Plácido Domingo regresan, a cuentagotas, cuando al tenor español debe comenzar a negociar la prórroga de su contrato como director de la Ópera de Los Ángeles y sin que haya hasta la fecha ninguna denuncia presentada en los juzgados norteamericanos. La agencia Associated Press (Ap) informó ayer de once nuevos casos de supuesto acoso de los que sólo reveló el nombre de una denunciante, Angela Turner Wilson. Por su parte, la veterana abogada Debra Wong Yang investiga ya los 20 casos por encargo de la Ópera que todavía dirige Domingo, en medio de una gran presión pública de los colectivos feministas para que haga públicas sus pesquisas.

La agencia Ap reveló ayer que tiene once nuevos testimonios que denuncian acoso sexual por parte de Domingo, entre los que destaca el de Turner Wilson, que hoy da clases de canto como profesora asociada en una pequeña universidad privada de Tejas. Según la soprano, en 1999 trabajó con Domingo en una representación de «Le Cid» en la ópera de Washington, durante cuyos ensayos el tenor comenzó a pedirle que le besara y en una ocasión le tocó los senos sin su consentimiento. Turner Wilson mantuvo, según AP, un diario en el que anotó entonces: «no para de tirarme los trastos». La publicación de una primera información en agosto sobre el supuesto acoso del tenor la llevó a contactar por iniciativa propia con Ap.

Algunas dudas

Justo horas antes de la nueva revelación de Ap, el diario de referencia de la ciudad cuya ópera dirige Domingo desde 2003 proyectaba dudas sobre la investigación de la abogada Wong Yang, que tiene una dilatada carrera como fiscal. Según decía «The Los Angeles Times» en su nota, «los defensores de las víctimas de acoso sexual dicen que el caso de Domingo sigue un guión ya conocido y problemático, por los problemas que presenta que las instituciones artísticas se investiguen a sí mismas». Una profesora de la universidad de Southern California, Ariela Gross, incluso defendía en la nota que el despido, si se produce, no debe ser el único castigo al que se enfrente Domingo, sino que se debe hacer completamente públicos todos los detalles la investigación.

El bufete para el que trabaja la abogada encargada de las pesquisas, Gibson, Dunn and Crutcher, dijo ayer a ABC que no hará comentarios sobre las acusaciones mientras la investigación esté abierta. La misma abogada Wong Yang ha investigado acusaciones de corrupción, abuso de drogas y prostitución contra el decano de la facultad de medicina de la universidad de Southern California, Carmen Puliafito. Este dimitió y perdió la licencia para ejercer medicina, aunque hasta la fecha no ha sido imputado ante ningún juzgado.

Domingo es la mayor estrella de la opera en EE.UU., con una carrera cimentada en la gestión de la ópera de Washington, que abandonó en 2011, y la de Los Ángeles, al frente de la cual ha logrado rotundos éxitos de crítica y público. Lleva décadas al frente de esta última institución, que desde octubre ha incorporado tres nuevos miembros a su consejo administración: Nicolas Hamatake, Greg Nava y Linda Shaheen. El contrato del tenor, que se renueva cada tres años, está en principio vigente hasta la temporada 2021-2022 y fue firmado en 2016. Es normal que estas prórrogas se comiencen a negociar con años de antelación.

El tenor lo niega

La portavoz de Domingo, Nancy Seltzer, criticó ayer lo que el tenor y su familia consideran una caza de brujas cimentada en denuncias anónimas. «La campaña en la que se ha embarcado [la agencia Ap] para denigrar a Plácido Domingo no sólo es poco profesional sino que carece de ética. Estas nuevas denuncias están plagadas de inconsistencias y, como la primera noticia publicada, son completamente incorrectas. Ya que hay abierta una investigación, no vamos a hablar sobre más detalles, más allá de poner en duda el retrato equivocado que AP está intentando pintar del señor Domingo».

Este diario ha contactado también con la familia del tenor, que remite al comunicado que este difundió el mes pasado, cuando se hicieron públicas las primeras acusaciones. Entonces Domingo se quejó de errores y exageraciones en las denuncias de quienes le acusan. Varios colaboradores y conocidos del tenor en EE.UU. ponen de relieve que desde que supuestamente comenzaron a producirse los hechos, hace casi 40 años, no se ha presentado ninguna denuncia en los juzgados ni a Domingo se le ha imputado delito alguno. En las pasadas semanas varias estrellas del mundo de la ópera han salido en defensa del tenor, incluidas cantantes como Pilar Jurado, Lavinia Rodríguez o María José Suárez.

El director de orquesta James Levine fue despedido en marzo de 2018 de todos sus cargos —que sobre todo eran ya honoríficos— en la Metropolitan Opera después de que cuatro hombres le acusaran en la prensa de acoso y agresión sexual durante décadas. Levine negó las acusaciones y denunció a la ópera para la que trabajó durante 40 años por despido improcedente y calumnias. Un juez desestimó la demanda el pasado mes de marzo.

En febrero, la agencia AP creó una corresponsalía específica para investigar denuncias de acoso sexual ante el avance del movimiento #MeToo, versión norteamericana del #YoSíTeCreo. Una de las integrantes de ese equipo, Jocelyn Noveck, es, junto a la también periodista Jocelyn Gecker, autora de la nueva entrega de las acusaciones contra el tenor. Según dijo Laura Easton, portavoz de AP, en febrero, la labor de ese equipo de reporteras consiste en «publicar noticias de género en el mundo del derecho, Hollywood, las empresas y la cultura, y llegar más lejos que el movimiento #MeToo y los ecos que provoca».