Jonas Kaufmann como Don Álvaro en «La forza del destino»
Jonas Kaufmann como Don Álvaro en «La forza del destino» - Julian Hargreaves

Jonas Kaufmann, el divo con los pies en la tierra

El alemán es el tenor por excelencia y, probablemente, el cantante que más pasiones encontradas despierta en el mundo de la música

Enviado especial a LondresActualizado:

El alemán Jonas Kaufmann (Múnich, 1969) es, hoy en día, el tenor por excelencia, y probablemente el cantante que más pasiones encontradas despierte hoy en el mundo de la música (su cuenta en ese termómetro contemporáneo que es Instagram tiene 32.500.000 seguidores). En Instagram, precisamente, anunció hace apenas un par de días, coincidiendo con el estreno de «La forza del destino», que acababa de ser padre. Es el cuarto, pero el primero que tiene con la directora de ópera Christiane Lutz, con la que se casó recientemente.

Pero el tenor ha sido hasta hace poco muy celoso de su vida privada y poco amigo de darse a conocer fuera del escenario. En él ha cimentado una carrera basada en el repertorio de tenor heroico y dramático, con especial predilección por los exigentes papeles wagnerianos. Sin embargo, no todo fue un camino de rosas.

Hace aproximadamente dos décadas, cuando formaba parte del elenco de la Ópera de Saarbrücken, tuvo una crisis que le hizo pensar en abandonar su carrera. Se cruzó en su camino un profesor de canto, Michael Rhodes, que le hizo reencontrarse con su voz y puso la primera piedra de una carrera que le ha llevado a los mejores teatros de ópera del mundo y convertirse en un verdadero divo. Aunque él rechaza el término: «Divo se refiere a algo divino; yo tengo los pies en la tierra y me considero un ser humano y un cantante profesional».