Joan Manuel Serrat
Joan Manuel Serrat -  Jaime García
MÚSICA

Joan Manuel Serrat:«Una canción no gana guerras, pero acompaña a los que pelean»

El músico catalán hace recuento de su trayectoria en la gira de «Antología desordenada», que pasará dos noche por el Barclaycard Center

Actualizado:

Es uno de esos músicos de los que emana un respeto reverencial, independientemente del mayor o menor afecto hacia su música o sus posiciones políticas. Y no es solo porque lleve cincuenta años de carrera a sus espaldas, que es lo que celebra con su gira actual, sino porque su peso e influencia en la música popular española es inconmensurable. Y porque es un hombre transparente. Dice con claridad, naturalidad y sensatez lo que piensa, sin tener en cuenta las consecuencias. Además, musicalmente tiene un estilo único. Su fraseo o forma de cantar es inimitable sin caer en la parodia. Y si cruzamos el charco, entonces su figura se eleva hasta la categoría de mito, de símbolo de libertad frente a las dictaduras que asolaban aquellas tierras durante los años setenta.

« El poder de las canciones es tremendo. Seguramente no cambian nada, no cambian la historia, pero sí la acompañan. No pueden ganar ninguna guerra, pero pueden acompañar a los que pelean», comentó a ABC durante la promoción del cuádruple CD titulado «Antología desordenada», publicado a finales del pasado año y con texto autobiográfico y álbum de fotos incluidos.

A sus 71 años, Serrat se dedica a reivindicarse a sí mismo con cincuenta de sus canciones reinterpretadas, en su gran mayoría, con colaboradores. Algunos de ellos previsibles, como Joaquín Sabina, Miguel Ríos, Luis Eduardo Aute, Alejandro Sanz, Miguel Poveda o Silvio Rodríguez; y otros más sorprendentes, como Estopa, Calle 13 o Pablo Alborán cantando en catalán. De una forma u otra, Serrat pone el ejemplo de Les Luthiers cuando les preguntó si querían formar parte del disco: «Me enviaron un mail larguísimo en el que venían a decir: “¿Tú qué quieres, que grabemos juntos una canción que tenga perfume de Luthiers o hacerte una foto con nosotros?”. Me pareció una forma perfecta de resumir lo que puede ser una colaboración o esa cosa extraña de la que he huido siempre, que es que haya dos tipos cantando lo mismo con diferentes voces. Eso no aporta nada».

La gira de «Antología desordenada» comenzó en febrero en América, y desde el pasado domingo recorre España. La próxima semana llega a Madrid con dos días, 20 y 21, en el Barclaycard Center. Es de suponer que habrá invitados en tan magna ocasión, aunque no han trascendido sus nombres. Lo que sí es seguro es que caerán esos himnos que están presentes en la memoria sentimental de varias generaciones de españoles, como «Esas pequeñas cosas», «Mediterráneo», «Para la libertad», «Penélope», «Lucía», «Esos locos bajitos» o «Cantares». Todo ello regado con el ingenio y carácter campechano que son marca de la casa del cantautor.

Por cierto, la jornada del medio, el día 20, iba a se la del segundo concierto, pero Serrat cambió la fecha por su adhesión a la convocatoria de «Un día sin música» realizada por asociaciones profesionales de la música en directo para exigir la bajada del 21% de IVA. Una batalla más a la que se suma el viejo trovador.