Huella del pulgar izquierdo de Leonardo hallado en un dibujo médico del sistema cardiovascular
Huella del pulgar izquierdo de Leonardo hallado en un dibujo médico del sistema cardiovascular - COLECCIÓN REAL, GRAN BRETAÑA

Da Vinci: …y a los 500 años resucitó

Cinco siglos después de su muerte han descubierto un mechón de pelo, la huella de su pulgar en un dibujo médico, heréticos mensajes ocultos en un cuadro, nuevas atribuciones, que el artista es ambidiestro... Solo falta que Leonardo siga vivo

MadridActualizado:

Ya se veía venir, pero el aluvión de noticias, pseudonoticias y directamente falsas noticias en torno a Leonardo da Vinci aparecen un día sí y otro también en la prensa. La última sorpresa es el hallazgo de un mechón de pelo del maestro renacentista, del que darán buena cuenta, hoy, en rueda de prensa en Vinci, pueblo natal de Leonardo, en el corazón de la Toscana. El mechón de pelo será mostrado cual santo grial vinciano. «Hemos descubierto y recuperado un mechón de pelo de Leonardo. Con otro resto suyo, esta extraordinaria reliquia permitirá seguir buscando su ADN», anunció el director del Museo Ideal de Leonardo en Vinci, Alessandro Vezossi, y la historiadora Agnese Sabato. El curioso hallazgo ha tenido lugar en una colección privada de Estados Unidos.

Una restauradora trabajando en los dibujos de Leonardo en el Castello Sforzesco de Milan
Una restauradora trabajando en los dibujos de Leonardo en el Castello Sforzesco de Milan - ABC

En 2013 se descubrieron en el Castello Sforzesco de Milán, ocultos durante siglos bajo siete capas de yeso, un puñado de dibujos al carbón inéditos atribuidos a Leonardo. Se sumaban, pues, a «La Última Cena», el celebérrimo «Cenacolo» que Da Vinci pintó en el refectorio de Santa Maria delle Grazie, unos dibujos de Leonardo que aparecieron en las paredes de la Sala delle Asse del Castello Sforzesco. Durante las obras de restauración de este espacio se han hallado más dibujos de Da Vinci, recuperados gracias a la última tecnología y que verán la luz, tras su restauración, a partir del próximo día 16. Leonardo trabajó en este castillo por encargo del duque de Milán, Ludovico «el Moro». «Es un regalo que nos hace Leonardo», decía Anna Brunetto, una de las responsables de la recuperación de las obras.

Dibujo médico del sistema cardiovascular donde ha sido hallada la huella del pulgar izquierdo de Leonardo
Dibujo médico del sistema cardiovascular donde ha sido hallada la huella del pulgar izquierdo de Leonardo - COLLECCIÓN REAL, GRAN BRETAÑA

El 30 de enero saltó la noticia de que se había hallado la huella de su pulgar izquierdo en un dibujo médico del sistema cardiovascular, propiedad de la Colección de Isabel II y conservado en el Castillo de Windsor. Se anunció en la cuenta de Twitter de la Colección Real de Gran Bretaña y se incluye en el libro «Leonardo da Vinci: una mirada más cercana». El autor del descubrimiento científico es Alan Donnithorne, ex jefe de Conservación de la Royal Collection Trust. Según su teoría, Leonardo debió sujetar el dibujo con sus dedos entintados, no se sabe si por despiste o de forma deliberada. Según declaraciones de Martin Clayton, conservador jefe de dibujos y grabados de la Royal Collection Trust, al diario «The Guardian», «esto es lo más cerca que vamos a estar nunca de Leonardo: ver su huella de forma tan clara. Tan clara que parece hecha de forma deliberada».

El lanzamiento del libro coincide con la inauguración en el Reino Unido de doce exposiciones conmemorativas con dibujos del genio florentino, que culminarán con una gran muestra. Desde el 1 de febrero y hasta el próximo lunes, doce museos y galerías de arte del Reino Unido exhiben simultáneamente dibujos de Leonardo. Dos centenares de ellos se reunirán, de manera excepcional, en «Leonardo da Vinci: una vida en dibujo», la mayor exposición de obras del maestro en 65 años, que se celebrará en la Queen’s Gallery de Buckingham Palace (Londres), del 24 de mayo al 13 de octubre. Una selección de la muestra viajará a la Queen’s Gallery de Edimburgo, del 22 de noviembre al 15 de marzo de 2020.

«La Virgen de las Rocas», de Leonardo
«La Virgen de las Rocas», de Leonardo - MUSEO DEL LOUVRE, PARÍS

En febrero la protagonista fue otra de las célebres pinturas de Leonardo, «La Virgen de las Rocas», de la que hizo dos versiones: una, de 1486, que se halla en el Louvre parisino, y la otra, de 1508, en la National Gallery en Londres. Afirman haber hallado un herético mensaje escondido en el famoso cuadro. Expertos italianos ya habían descubierto que en él se ocultaba el dibujo de un perro en el fondo de la pintura. «Es un acto de acusación de Da Vinci contra la corrupción del papado de su época», decía Silvano Vinceti, presidente del Comité Nacional para la Valoración del Patrimonio Histórico y que ya anduvo tras los restos de Lisa Gherardini. Junto a la Virgen se aprecia una palmera que semeja una concha de vieira y que, según Kelly Grovier, crítico de arte de la BBC, oculta un misterioso y subversivo mensaje: Leonardo trató de decir con ello que las enseñanzas de la Iglesia sobre la creación de la Tierra eran erróneas y supersticiosas.

La «Gioconda desnuda», dibujo del taller de Leonardo
La «Gioconda desnuda», dibujo del taller de Leonardo - MUSEO CONDÉ DE CHANTILLY

«La Gioconda» fue la protagonista en marzo, pero en esta ocasión no la vestida, sino la desnuda. «La Gioconda desnuda» es un dibujo a carboncillo que se conserva en el castillo de Chantilly, al norte de París. Se creía que era una copia, pero «ahora tenemos la certeza de que este dibujo fue creado en el taller de Leonardo da Vinci. Y existe una alta probabilidad de que Leonardo realizara la mayor parte del dibujo», afirma Mathieu Deldicque, conservador del Museo Condé de Chantilly. Así lo indican los resultados de los análisis científicos que se han practicado a esta obra. Durante mucho tiempo, se consideró un boceto original de Leonardo da Vinci que había servido para ejecutar una pintura de una «Gioconda desnuda» que se conserva en el Museo del Hermitage de San Petersburgo. Pero esta pintura fue relegada al rango de simple copia de taller y el cartón, deteriorado por el tiempo y la humedad, cayó en la misma desgracia. La preparación de una exposición prevista para el mes de junio en Chantilly con motivo de los 500 años de la muerte del genio del Renacimiento llevó a estudiar este dibujo. Y, hablando de la «Gioconda», la pobre Mona Lisa sigue acumulando enfermedades. Es la mujer con peor salud de la Historia del Arte. Le han diagnosticado hipotiroidismo, sífilis, párkinson, un ictus, exceso de colesterol, alopecia, síndrome de Tourette...

«Dama con estola», obra que algunos especialistas atribuyen a Leonardo
«Dama con estola», obra que algunos especialistas atribuyen a Leonardo - COLECCIÓN PRIVADA

No han faltado, en lo que llevamos de Año Leonardo, nuevas atribuciones al maestro. Así, en enero apareció en escena una misteriosa «Dama con estola», retrato de una joven que lucía un manto adornado con una estola de piel. A lo largo de su azarosa vida esta pintura ha pasado por manos de Papas, cardenales y aristócratas. En 1921 llegó a una familia de industriales alemanes. Después volvió a desaparecer y se ha sabido que desde 1975 es propiedad de una familia alemana de origen judío que conserva el cuadro en la caja fuerte de un banco suizo. Entre los partidarios de la autoría del cuadro a Da Vinci, el ya citado Silvano Vinceti y Carlo Pedretti, gran experto en Leonardo, que falleció en 2018. Pero no faltan voces contrarias a esta atribución.

«La Virgen con el Niño riendo», escultura de terracota que atribuyen a Leonardo
«La Virgen con el Niño riendo», escultura de terracota que atribuyen a Leonardo - VOCTORIA & ALBERT MUSEUM, LONDRES

Por otra parte, el pasado mes de marzo saltaba la noticia de que una escultura de terracota, «La Virgen con el Niño riendo», del Victoria & Albert Museum de Londres, no es obra del artista Antonio Rossellino, como se creía hasta la fecha, sino del mismísimo Da Vinci. Así lo cree Francesco Caglioti, profesor de Historia de la Universidad Federico II de Nápoles. En una entrevista publicada en el diario «La Repubblica», explicaba sus argumentos. Se basaba en «la ropa, las manos, el cabello y especialmente las sonrisas de la Virgen y el pequeño Jesús» para atribuirla a Da Vinci. Cree que esculpió la escultura siendo aún aprendiz en el taller de Verrocchio.

«Paesaggio», primer dibujo conocido de Leonardo, de 1473, cuyos análisis han descubierto que el artista era ambidiestro
«Paesaggio», primer dibujo conocido de Leonardo, de 1473, cuyos análisis han descubierto que el artista era ambidiestro - GALERÍA DE LOS UFFIZI, FLORENCIA

En abril las novedades llegaban de otra señera institución, la Galería de los Uffizi de Florencia. El pasado mes de abril Ángel Gómez Fuentes, corresponsal de ABC en Roma, escribía en estas mismas páginas que un estudio de la historiadora del arte Cecilia Frosini sobre el primer dibujo del gran maestro del Renacimiento había confirmado que era ambidiestro. Siempre se ha creído que era zurdo, pero al parecer, desde niño, escribía y pintaba con ambas manos, aunque para él la izquierda era la principal. «Paesaggio», su primer dibujo conocido, de 1473, fue analizado por los especialistas del Opificio delle Pietre Dure, prestigioso instituto de restauración de Florencia. Eike Schmidt, director de los Uffizi, que atesora el dibujo, manifestó entonces: «Se ha descubierto que era ambidiestro. Es una verdadera y auténtica revolución en el ámbito de los estudios leonardescos». Se hizo un análisis caligráfico de dos frases escritas de puño y letra por Leonardo: una en el verso y otra en el reverso. La primera fue escrita de derecha a izquierda. La segunda, de izquierda a derecha. «Leonardo nació zurdo, pero fue reeducado en el uso de la mano derecha desde su infancia», concluyó Frosini.

Es tan intensa la pasión por Leonardo que casi ha llegado a provocar una crisis diplomática entre Italia y Francia. El artista era italiano, pero murió en Francia. El ministro del Interior y vicepresidente italiano y líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, y el presidente francés, Emmanuel Macron, no solo mantienen discrepancias en materias económica y de inmigración, también cultural. El anterior Gobierno italiano había prometido que cederían la mayoría de las obras de Leonardo que se exponen en los museos públicos italianos (excepto «La Adoración de los Magos», de los Uffizi, que no viaja nunca) para la gran exposición del artista que prepara para otoño el Museo del Louvre. Algo a lo que no parece dispuesto el actual Gobierno italiano. Según la subsecretaria del Ministerio de Bienes Culturales y Turismo, Lucia Borgonzoni, de la Liga, «aunque muriera en Francia, Leonardo es un genio italiano, y no vamos a regalarles todo a cambio de nada». Veremos finalmente en qué queda esta pugna.

Proyecto de Leonardo para un monumento ecuestre en honor de Francesco Sforza, que nunca se realizó («Códice Madrid II»)
Proyecto de Leonardo para un monumento ecuestre en honor de Francesco Sforza, que nunca se realizó («Códice Madrid II») - BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA

En España, la exposición conmemorativa del 500 aniversario de la muerte de Leonardo casi acaba como el rosario de la aurora. Salvó la cara la exposición en la Biblioteca Nacional de los dos espléndidos códices de Leonardo que atesora en su colección: los «Códices Madrid I y II». Pero no ocurrió lo mismo con la vapuleada muestra en el Palacio de las Alhajas, comisariada por el televisivo Christian Gálvez. Y, a todo esto, seguimos sin conocer el paradero del «Salvator Mundi» de los 450 millones de dólares. ¿Reaparecerá en la muestra del Louvre? Todo esto es lo que han dado de sí los primeros cuatro meses del Año Da Vinci. ¿Qué nos esperará en los ocho restantes?