Una turista, posando en las vías del tren que conducía a los judíos al campo de exterminio
Una turista, posando en las vías del tren que conducía a los judíos al campo de exterminio - TWITTER

Auschwitz pide a los turistas que no se hagan fotos frívolas durante la visita al campo de concentración

El museo se ha visto obligado a pedir respeto después de que un grupo de visitantes haya subido a las redes sociales posados en las vías del tren que conducía a los judios al exterminio

VarsoviaActualizado:

El museo del antiguo campo de concentración nazi de Auschwitz, construido por el Tercer Reich en la Polonia ocupada, ha pedido a sus visitantes que se abstengan de hacerse fotos frívolas en un recinto donde «se asesinó a un millón de personas».

«Cada año nos visitan cientos de miles de personas de todo el mundo, y lamentablemente vemos cómo una parte aprovecha el recorrido por el antiguo campo de concentración para hacerse fotos en actitud frívola, sin tener en cuenta que es un lugar en el que tuvo lugar una tragedia humana», explicaron desde el museo de Auschwitz.

La gota que ha colmado el vaso de la paciencia en Auschwitz han sido los «selfies» que los visitantes se hacen caminando sobre las vías del tren que conducía a los deportados a los campos de concentración, y que inmediatamente suben a sus redes sociales.

«Hay lugares mejores para aprender cómo andar sobre una viga que en un lugar que simboliza la deportación de cientos de miles de personas», lamentan los responsables del museo de Auschwitz a través de su cuenta en Twitter, donde muestran varios ejemplos de estas «imágenes frívolas».

«Cuando vienes a Auschwitz, recuerda que estás en un lugar en el que fue asesinado un millón de personas», añade el recinto en un mensaje en Twitter.

No es la primera vez que los posados en memoriales del Holocausto generan polémica. En 2017, el artista israelí Shahak Shapira publicó imágenes donde combinaba las fotografías y posados frívolos de los visitantes con imágenes reales de las víctimas del Holocausto. «Auschwitz es un lugar al que venir a recordar un episodio trágico de la historia, a reflexionar y a aprender lo que debemos evitar para que algo así se repita, no es un lugar para frivolizar», insisten desde el museo.

Se estima que más de un millón de personas, en su mayoría judíos, murieron en Auschwitz y en el campo anexo, Birkenau, (Oswiecim y Brzezinka, en polaco) debido a los malos tratos, las cámaras de gas Zyjklon B, el hambre, el agotamiento y las enfermedades. Hoy, Auschwitz-Birkenau es patrimonio de la Humanidad de la Unesco y un museo-memorial de 200 hectáreas visitado cada año por más de un millón de personas.