Santos anunció el hallazgo del San José en 2015
Santos anunció el hallazgo del San José en 2015

La trama financiera de cazatesoros detrás del rescate del galeón San José

Intereses británicos y los socios de Odyssey Marine Exploration (la empresa que expolió la fragata Mercedes), entre las empresas que financian el proyecto de Santos

Actualizado:

Durante dos años y medio, el proyecto del presidente colombiano Juan Manuel Santos para excavar el galeón San José estuvo protegido por el secreto de Estado. Desde que a finales de abril de 2018 se conoció el contrato con la empresa Maritime Archaeology Consultants Switzerland (MACS), muchas han sido las preguntas y pocas las respuestas. ABC pudo probar que su «staff» estaba formado por conocidos cazatesoros -que se vieron obligados a retocar su currículum tras nuestros reportajes- y no por el prometido «dream team».

También que su accionariado está controlado por una firma -Trans Siberian Ltd- desde el paraíso fiscal de las Islas Caimán, algo incompatible con una gestión transparente de un proyecto de Estado. Aun así, Santos siguió adelante y podría habilitar a MACS el próximo 27 de julio -10 días antes de abandonar el poder- para que se adjudique finalmente el rescate del San José a cambio de la mitad del tesoro.

La trama financiera

Pero hay mucho más. Según la investigación realizada por un abogado español especializado en patrimonio subacuático, José María Lancho, la última sorpresa ha sido comprobar cómo afloran, entre los socios de MACS, los intereses de conocidas empresas y fondos de inversión que protagonizaron uno de los mayores escándalos de evasión fiscal en Gran Bretaña y también los intereses de los socios conocidos de Odyssey Marine Exploration, la compañía que expolió la fragata española Mercedes en 2007. Para Lancho, «analizar el caso San José sin tener en cuenta los movimientos de la industria internacional de cazatesoros es un sinsentido».

Lo primero que llama la atención es que Santos eligiera una empresa como MACS, sin pasado económico para un proyecto que valora en 70 millones de dólares el propio Gobierno colombiano, tras recibir en su nombre un «proyecto» dedicado en su 90% al reparto de monedas y lingotes, no a la arqueología, redactado por un cazatesoros, Roger Dooley. ¿Por qué no una mejor?

Oliver Plunkett
Oliver Plunkett

Al investigar sus alianzas comienzan las sorpresas: Ocean Infinity es el socio de referencia de MACS (sus webs comparten incluso el diseño y su directora de operaciones aparece en el viaje de las acciones de MACS a las Islas Caimán). Esta compañía ha realizado ya búsquedas subacuáticas en las que se ha hecho muy visible, entre ellas la última del avión Malaysian Airlines MH370, en enero de este mismo año y con la ayuda del buque Seabed Constructor, propiedad de Swire Seabed, otra empresa multinacional de matriz británica dedicada a la exploración del lecho marino. El detalle es relevante porque fue otro de los buques de Swire, el Seabed Prince, el que apoyó a Santos en el hallazgo y la exploración del pecio del galeón San José.

Volviendo a Ocean Infinity, el informe del abogado Lancho señala que declaró en marzo de 2017 pérdidas por 16.514 libras y tiene un índice de riesgo muy alto de impago en el D&B Score (20 sobre 100, donde 100 es la ausencia de riesgo). Su CEO es Oliver Plunkett y uno de sus mayores inversores es Anthony Clake, ejecutivo del famoso fondo Marshall Wace Asset Management, uno de los diez mayores fondos de inversión de Gran Bretaña.

Por otro lado, el director de MACS, Ross Hyett, comparte con Plunkett la dirección de Ocean Infinity, y también la compañía Argentum Exploration, firma que figura con pérdidas de 3.528 libras (y riesgo altísimo de 4 de 100 en impagos) en D&B Score en la misma fecha. ¿Son los mejores socios para el San José?

Paul Marshall
Paul Marshall

Aquí las casualidades se van haciendo increíbles. Veremos aparecer una y otra vez los mismos nombres: El más importante es Paul Marshall, accionista mayoritario (50,7% de Argentum), inversor de Ocean Infinity y uno de los reyezuelos de la City como dueño del poderoso fondo de inversión Marshall Wace. Es además un «bréxiter» muy activo, que abandonó su apoyo al Partido Liberal Democrático británico por lo que entendía como falta de contundencia en la campaña del referéndum. Además de que Ross Hyett, el presidente de MACS, trabaja para él en diversos proyectos, cabe destacar también el papel de su hombre fuerte en varias empresas, el citado Anthony Clake.

Marshall y sus socios

Más casualidades: ambos, Marshall y Clake se vieron salpicados en octubre de 2012 por el escándalo de una trama que utilizaba el rescate de naufragios con tesoro para evadir impuestos en Gran Bretaña, del que dio cuenta ABC. Organizado por el Grupo Robert Fraser, reunía bancos y 18 compañías de cazatesoros, de las que 11 quebraron.

La trama consistía en invertir una cantidad de la que solo se ponía un porcentaje. Por ejemplo, alguien invertía 250.000 libras y pedía prestadas 750.000 al banco de Fraser. Si no se encontraba el tesoro prometido (y solo una de las 18 empresas logró rescatar algo) se pedía una desgravación fiscal por el millón completo. Además, el préstamo podía ponerse a nombre de un familiar, que lo devolvía al inversor libre de impuestos al día siguiente. Al investigar aquella trama, «The Times» publicó que Marshall había invertido 1,9 millones de libras y Anthony Clake 17 millones en seis de las compañías de Fraser.

El informe del abogado Lancho demuestra no solo que siguen siendo socios sino que algunas empresas del grupo Fraser han sido adquiridas como Galahad Marine, en la que el propio Paul Marshall tomó el control en agosto de 2017, hace un año. En todo caso, Fraser es un comglomerado de muchas decenas de compañías, algunas tan importantes como la energética Rurelec, que no obstante mantiene a Galahad Marine entre sus firmas participadas.

Ross Hyett
Ross Hyett

Y aquí es donde entra Odyssey Marine Exploration, que firmó poco antes del escándalo, en abril de 2011, un acuerdo estratégico para actividades de minería subacuática con Robert Fraser & Partners (RFP). El dueño de RFP se llama Colin Emson y se mostró feliz, tras la firma del pacto, por la cantidad de sus clientes que habían firmado contratos con Odyssey. También llama la atención que el grupo Fraser tiene múltiples compañías, incluida Robert Fraser Marine, especializada en proyectos dirigidos a la exploración de pecios y los recursos marinos.

Odyssey, Swire y WHOI

Lo increíble del asunto es que Odyssey ha convertido tanto a Swire Seabed como a los clientes e inversores de Fraser en sus socios durante los últimos ocho años. De manera que al tiempo que Colombia cambiaba su ley (2013) para excavar el San José y anunciaba el hallazgo del galeón (2015), Odyssey desarrollaba acuerdos y proyectos como la extracción de 48 toneladas de plata del SS Gairsoppa (2013) con el barco de Swire, Seabed Worker.

Y entre 2013 y 2014 negoció con WHOI (Woods Hole Oceanographic Institution) su «participación en las actividades científicas en el yacimiento» del SS Central America, operando, entre otras cosas, el vehículo remoto Zeus, el mismo con el que fue expoliada la fragata Mercedes. WHOI puso también «la tecnología y la ciencia» en la búsqueda del galeón San José. Para quienes defienden la neutralidad científica de esta institución no cabe mucha excusa viendo las atividades en las que participa.

Un último episodio que pone cierta sincronía en relación con todo esto es la aparición de Juan Manuel Santos en una sesión de la Comisión de Antigüedades Náufragas del 8 de marzo de 2011 (justo antes del acuerdo Odyssey-Fraser de abril de 2011), en la que ocurrió algo fuera de lo normal, además de la presencia del presidente de la República en un órgano muy lejos de los asuntos vitales de la nación. Entonces, Santos decidió dar paso a un emisario, Paul Sullivan, que venía a defender el hallazgo de un pecio de esmeraldas en cuyo análisis participó no solo el CEO de Odyssey, Greg Stemm, sino también su abogado Paul Horan y uno de sus agentes en Colombia, Daniel de Narvaez.

El pecio del galeón San José
El pecio del galeón San José

Según concluye el abogado Lancho, «el Gobierno del presidente Santos al renunciar a la legalidad y la cooperación internacional en este caso no tenía otra opción que apoyarse en la compleja industria cazatesoros internacional. El fondo de Marshall Wace, pulmón financiero del proyecto de Santos, es un viejo aliado en sus aventuras subacuáticas del conglomerado Robert Fraser, y ambos han recurrido a Odyssey Marine. Es innegable que los logros hasta el momento del proyecto de Santos se los ha proporcionado contratistas y colabradores de Odyssey: Swire (el buque) y WHOI. Las autoridades correspondientes deberían investigar».

Y se pregunta sobre el proyecto San José de Santos: «¿Se trata de la venganza de Odyssey?»