Un juez ordena a Odyssey la entrega inmediata del material de Gibraltar

Podría incurrir en un delito de desacato civil

MIAMI Actualizado:

Un juez estadounidense ha ordenado a Odyssey la entrega inmediata a España de los objetos que la compañía estadounidense rescató del fondo del mar en 2007 y que permanecen en Gibraltar desde entonces, y ha advertido que, de no hacerlo, podría incurrir en un delito de desacato civil.

«Se ordena a Odyssey que entregue de inmediato a España el material localizado en Gibraltar, a no ser que en la actualidad haya alguna orden de una corte del Gobierno de Gibraltar que lo impida», dijo el juez Mark Pizzo en una decisión judicial incluida hoy en el registro del tribunal federal de Tampa (Florida).

En la orden, que lleva fecha del día 20, el juez añade que para «excusar a Odyssey de su obligación de liberación inmediata del material, se debe autentificar (la existencia) de la orden de un tribunal gibraltareño que supuestamente prohíbe a Odyssey la entrega inmediata» del cargamento. «El fracaso de Odyssey o la negativa a liberar al material como se requiere por esta orden dará lugar a mi inmediata recomendación de que el juez de distrito decrete que Odyssey, incluyendo uno o más de sus consejeros y ejecutivos, ha incurrido en desacato civil», advierte el juez.

En su orden también insta a la compañía estadounidense de exploración submarina a transmitir esta decisión a todos los consejeros y ejecutivos de la empresa. Pese a las peticiones de España, el juez por el momento no ha establecido sanciones contra Odyssey por el retraso en cumplir con la sentencia que ordenaba la entrega de todo el tesoro rescatado en el estrecho de Gibraltar en 2007.

Según se ha concluido durante el proceso judicial las 17 toneladas de monedas de oro y plata extraídas del mar formaban parte de la mercancía que portaba la fragata militar española «Nuestra Señora de las Mercedes» cuando fue hundida por una flota británica en 1804.

No ha establecido sanciones por el retraso en cumplir con la sentencia

Aunque, tal y como estableció el juez, Odyssey entregó a finales del mes pasado el grueso de tesoro -que se lo había traído a Florida-, aún quedan en Gibraltar diversos objetos, que la compañía nunca llegó a trasladar a Estados Unidos. España había pedido al juez que sancionara a Odyssey por no entregar también esa parte, pero el juez explica en sus orden que ha decidido posponer su decisión al respecto, sin concretar fechas al respecto.

Odyssey considera que la única responsable de que parte de los objetos recuperados por la compañía permanezcan en Gibraltar es únicamente de España. «La situación actual con los objetos del 'Cisne Negro' (como llama Odyssey al yacimiento donde encontró el tesoro de 'La Mercedes') que quedan en Gibraltar se debe por completo a los abogados de España, y no ha sido causada por el Gobierno de Gibraltar o por Odyssey», aseguró el martes su director de Relaciones Internacionales, Aladar Nesser.

En un comunicado añadió que «España pidió reiteradamente al Gobierno de Gibraltar, basándose en las falsas acusaciones de que los objetos del 'Cisne Negro' procedían de aguas territoriales españolas en el Mediterráneo, que impidiera que éstos fueran transportados a EEUU». «Como resultado de ello, Gibraltar no emitió una licencia de exportación para transportar los objetos a EEUU», explicó.

De haberse permitido ese transporte, aseguró Nesser, «los representantes españoles habrían tenido pleno acceso» a ese material y «Odyssey podría haber certificado un inventario», al tiempo que «ahora podrían estar en España con el resto del material».

Los objetos que quedan en Gibraltar

Según el directivo, los objetos que quedan en Gibraltar forman parte de hallazgos realizados en cuatro pecios diferentes ubicados en varias zonas del Atlántico fuera de aguas territoriales de cualquier país, «entre ellas la del 'Cisne Negro'».

El pasado viernes se realizó un inventario ante notario de esos materiales, y Odyssey se ha comprometido a presentarlo ante la Justicia estadounidense en cuanto tenga una copia.

Según las autoridades de San Roque (Cádiz), Odyssey dejó en Gibraltar 59 piezas del tesoro, de escaso valor económico, aunque de una alta importancia arqueológica, como monedas incrustadas en piedras, piezas de cerámica, metales de uso indeterminado, botellas de cristal y piezas de oro y plata.