De Carlos I a Don Juan Carlos, las abdicaciones del Reino de España
Carlos I de España en sus años de retiro - Tiziano
historia

De Carlos I a Don Juan Carlos, las abdicaciones del Reino de España

Actualizado:

Nuestro país ha vivido numerosas renuncias al trono. La mayoría forzadas por presiones externas y, en menor cantidad, por propia voluntad

12345678
  1. Carlos I se retira a Cuacos de Yuste

    Carlos I de España en sus años de retiro
    Carlos I de España en sus años de retiro - Tiziano

    El precedente más ilustre de relevo en la Corona de España nos lleva a Carlos I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico heredado de su abuelo Maximiliano con el nombre de Carlos V, que a la edad de 56 años cedió el cetro para retirarse a la comarca extremeña de la Vera. Su hijo, Felipe II, se hizo cargo de la Monarquía Hispánica.

    En 1558, Carlos I falleció en su lugar de retiro a causa de la fiebre palúdica, provocada por la picadura de un mosquito proveniente de uno de los estanques construidos por el experto en relojes e ingeniero hidrográfico Torriani.

  2. Abdicación y vuelta de Felipe V

    Detalle del cuadro «La familia de Felipe V» (1743)
    Detalle del cuadro «La familia de Felipe V» (1743) - de Van Loo

    Felipe V, que había alcanzado el Trono español tras la Guerra de Sucesión, renunció a la Corona en 1724 para dar paso a su hijo Luis, de diecisiete años. Los historiadores han apuntado a que la causa de la adbicación fueron los problemas mentales de Felipe V, que tomó la decisión al ser consciente de que no estaba en condiciones de gobernar.

    Así y todo, la prematura muerte de Luis I, que reinó durante sólo siete meses, devolvió la Corona a manos de Felipe V.

  3. Juego de Tronos en Bayona

    La familia de Carlos IV, con el futuro Fernando VII a la izquierda
    La familia de Carlos IV, con el futuro Fernando VII a la izquierda - francisco goya

    Las llamadas Abdicaciones de Bayona supusieron la renuncia formal de Carlos IV y sus herederos, entre los que se encontraba Fernando VII como Príncipe de Asturias. Con la excusa de solucionar el enfrentamiento entre Carlos IV y Fernando VII, Napoleón convocó a ambos en la ciudad francesa de Bayona. Una vez reunidos, ordenó a Fernando reconocer a su padre como rey legítimo. A cambio, le prometió la entrega de un castillo y una pensión anual de cuatro millones de reales. A continuación de esta nueva abdicación, se produjo la de Carlos IV en el propio Napoleón, quien a su vez cede la corona a su hermano, José Bonaparte, que reinaría en España como José I.

  4. José Bonaparte, el Rey impuesto por Napoleón

    Siguiendo las ordenes de su hermana, José Bonaparte llegó a Madrid el 20 de julio, tras la sublevación popular del 2 de mayo contra las tropas napoleónicas en Madrid, que fue seguida de revueltas en el resto del país. Fue proclamado Rey en Madrid el 25 de julio. Pero tuvo que huir poco después de la Corte, cuando las tropas españolas se aproximaban a Madrid.

    Finalmente, Fernando VII fue proclamado Rey por los constituyentes de Cádiz y Napoleón firmó la devolución de la corona en 1813, en el Tratado de Valençay.

  5. El complicado reinado de Isabel II

    Isabel II de España, en una fotografía de archivo
    Isabel II de España, en una fotografía de archivo - abc

    Antes de su muerte, Fernando VII modificó las leyes dinásticas para permitir a su hija Isabel heredar el reino, lo que provocó el origen de las llamadas Guerras Carlistas. Fácilmente manipulable, la Reina Isabel II fue un títere en manos de su camarilla privada que la convirtió en un personaje muy impopular entre el pueblo.

    La Reina de los tristes destinos, como también ha sido llamada, tuvo que hacer frente a la Revolución de 1868 que la obligó a abandonar España en tren desde San Sebastián donde solía veranear. El 25 de junio de 1870 abdicó en París en favor de su hijo, el futuro Alfonso XII

  6. El breve reinado de Amadeo I de Saboya

    Embarque del Rey Amadeo en el puerto de La Spezia, Italia en 1870
    Embarque del Rey Amadeo en el puerto de La Spezia, Italia en 1870 - Luis Álvarez Catalá

    Tras un periodo convulso que terminó con la salida de Isabel II del país, Amadeo I de Saboya se convirtió en el primer rey de España elegido por un Parlamento. No obstante, mientras Amadeo I viajaba a Madrid para tomar posesión de su cargo, el general Juan Prim, su principal valedor, murió el 30 de diciembre tras un atentado en la calle del Turco en Madrid.

    Sin su principal aliado, Amadeo I no puso soportar la presión política y se despidió de la Corona en 1873, dando paso a la proclamación de la República Federal.

  7. Alfonso XIII toma rumbo al extranjero

    Fotografía del Rey Alfonso XIII
    Fotografía del Rey Alfonso XIII - E.C.

    Al conocerse en las elecciones municipales de 1931 la victoria republicana en las principales ciudades, el 14 de abril se proclamó la Segunda República. El Rey abandonó el país ese mismo día, con el fin de evitar una guerra civil. Al abandonar España, Alfonso XII pronunció sus más famosas palabras: «Espero que no habré de volver, pues ello sólo significaría que el pueblo español no es próspero ni feliz».

    A pesar de su marcha voluntaria, Alfonso XIII no abdicó definitivamente hasta el 15 de enero de 1941, cuando renunció a la jefatura de la Casa Real en favor de su hijo Juan.

  8. Don Juan Carlos, un Rey para la Democracia

    Don Juan, el padre del Rey Juan Carlos, renunció a sus derechos al trono en 1977, a favor de su hijo, en virtud de la ley de sucesión a la jefatura del estado de 1947. Con la renuncia a sus derechos por parte del conde de Barcelona se recuperó la legitimidad dinástica de la Monarquía histórica.

    Desde su primer día como Monarca, Don Juan Carlos I trabajó para conducir a España hacia un sistema democrático. Tras un último lustro marcado por los problemas físicos, el Rey abdica para dar «un impulso de renovación» a la Corona en la persona del Príncipe Felipe.