Andoni Ortuzar y Aitor Esteban a su llegada ayer al Congreso
Andoni Ortuzar y Aitor Esteban a su llegada ayer al Congreso - Óscar del Pozo

Cupo vascoUn vasco percibe de media 2.861 euros más que un valenciano

Los datos ponen en entredicho la neutralidad de la Ley del Cupo

BilbaoActualizado:

El cíclico debate en torno al Concierto Económico y el Cupo ha resurgido esta semana con mayor vehemencia de la habitual. En esta ocasión, la mecha la ha prendido Ciudadanos, que ha encabezado en el Congreso de los Diputados una campaña contra los supuestos privilegios financieros de los que gozan los territorios forales de País Vasco y Navarra. Alentada por Compromís y por los gobernantes de Comunidades Autónomas como Andalucía y Valencia, la formación naranja ha roto por primera vez la unidad de la Cámara Baja en la votación de unas leyes que, en palabras de Albert Rivera, resultan «injustas» para el resto de los españoles.

La polémica ha cobrado fuerza dada la cercanía del acuerdo gestado por los Gobiernos estatal y vasco. Un pacto con marcados tintes políticos que puso fin a una década de discrepancias en torno al cálculo del Cupo, que es la cantidad que cada año ha de pagar la Comunidad Autónoma vasca al Estado a cambio de las competencias no transferidas, como Prisiones o Defensa. La penúltima revisión se realizó en 2007, cuando se fijó que dicho importe ascendería hasta los 1.525 millones de euros. A cambio, las diputaciones forales de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa tienen la potestad de recaudar todos los impuestos, lo cual se regula a través del Concierto Económico.

Se trata de un sistema indudablemente beneficioso para la administración vasca, que, tal y como quedó reflejado en el Concierto de 1981, realiza una aportación del 6,24% a la renta estatal. Una tasa que tomó como base el peso del PIB del territorio en la economía y que no ha variado desde entonces a pesar de su notable evolución financiera. Los datos facilitados por el Ministerio de Hacienda no dejan lugar para la duda: en el caso de que existiera equidad en el régimen tributario, cada habitante del País Vasco recibiría de media 4.645 euros de financiación, es decir, 2.861 euros más que un valenciano. Todo ello a pesar de que País Vasco registró en 2014 un saldo positivo en la balanza fiscal de más de 3.000 millones de euros, mientras que la Comunidad Valenciana aporta a la solidaridad regional 1.700 millones más de lo que recibe.

La recién aprobada Ley de Cupo otorgará más beneficios financieros al País Vasco, autonomía a la que Hacienda ha devuelto otros 1.400 millones pagados de más durante la última década, según los cálculos del Ejecutivo de Iñigo Urkullu. El acuerdo final fijó la cantidad anual a abonar por las competencias no transferidas en 956 millones, lo cual supone una reducción de 192 millones (16%) respecto a años anteriores.