España

España / país vasco

Un cura trabucaire en las candidaturas de Bildu

Día 10/10/2012 - 11.40h
Temas relacionados

Periko Solabarria, que en los «años de plomo» defendió el tiro en la nuca, y que ahora cuestiona la participación en las instituciones, figura en la lista por Vizcaya

Periko Solabarría, el cura trabucaire que cambió la sacristía por la «herriko taberna», el púlpito por el velódromo de Anoeta para enaltecer el terrorismo, cierra la candidatura de Euskal Herria Bildu por Vizcaya para las próximas elecciones autonómicas.

Cofundador de Herri Batasuna, no ha abandonado desde entonces la trinchera y se muestra incómodo con la presunta apuesta de la «izquierda abertzale» por las vías políticas. Por ello, cuestiona la participación en las instituciones, si esta no va acompañada por algo de presión en la calle, al menos, un poco de «kale borroka». «Tendríamos que estar continuamente en la calle, pisando barro, y no tanto pisando alfombra», aseguraba en un mitin ofrecido el pasado mes de mayo a un grupo de ortodoxos de la «izquierda abertzale». «La revolución se hace desde abajo, en la calle, y no desde arriba», insistía instalado de manera peremne en su trinchera.

Periko Solabarria, el candidato que acompaña a Laura Mintegi en su pretensión de desembarcar en Ajuria Enea, reivindica una «gran Euskal Herria» en la que no tengan sitio los militantes y simpatizantes del PP, PSE, UPyD... Esto es, los «españolazos». «Todas las ideas tienen cabida, por peregrimas que sean. Aquí no sobra nadie», disparaba Periko desde su barricada, eso sí, «salvo la derecha...y el PSOE que está haciendo una política de derechas, contribuyendo a la Europa de los mercaderes». Solabarría, el candidato a entrar en la Cámara de Vitoria, advertía del peligro de trabajar en las instituciones, porque «los parlamentos burocratizan y hay que estar continuamente haciendo crítica y mucha autocrítica». «Si no nos dejan soñar, no les dejaremos dormir», advertía el trabucaire.

Falta de «sensibilidad»

Periko Solabarria sigue en su trinchera, desde la que el 24 de octubre de 1982 disparó a bocajarro: «Sabéis que nuestros terrenos están en manos de oligarcas vascos, y cuando ETA secuestra o ejecuta a los Ibarra o Lipperheide, limpia nuestras tierras de mafiosos». El primero fue asesinado y el segundo puesto en libertad después de que la banda cobrara un elevado rescate. Una muestra de la «falta de sensibilidad» que, tal vez, la «izquierda abertzale» pudo haber tenido, en algún momento, siempre de manera involuntaria, ante los atentados de ETA, según escenificó recientemente Arnaldo Otegi, y por lo que pedía «disculpas».

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es España en...

Blogs

¿Un referéndum consultivo sobre si queremos más autonomía?

Puentes de Palabras
José Manuel Otero Lastres

Los bien pagaos

EL BLOG
Federico Ysart

Hollande, Valls y la cruda realidad

TOCA ESPAÑAR
Manuel Erice

Irene Montero y Ana Botella

el Blog de Edurne
Edurne Uriarte

por tierra, mar y aire
Esteban Villarejo

Los independentistas, pillados en otra mentira

EL ESCRITORIO
Mariano Calleja
El Foco de Ángel Expósito
Últimos vídeos

Zidane: "El partido contra el Valencia solo va a significar tres puntos"

Sigue ABC.es en...

ABC Marca España
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.