Captura de imagen del vídeo que muestra a la mujer gritando
Captura de imagen del vídeo que muestra a la mujer gritando - YOUTUBE

YoutubeUna mujer increpa a una familia por hablar español en un restaurante de Virginia: «Vuelve a tu país»

Los encargados del local expulsaron a la clienta y le han escrito una carta en Facebook agradeciéndole que no vuelva más

Actualizado:

Un nuevo episodio de racismo ha enfadado a los usuarios de las redes sociales. Todo ha venido a raíz de un vídeo grabado la semana pasada en el que se observa a una mujer gritando improperios a una familia por hablar en español en un restaurante de Virginia (Estados Unidos). En concreto, el episodio tuvo lugar en el restaurante Andy's, en la pequeña localidad de Lovettsville, al noroeste de Washington.

En el vídeo, la mujer grita: «Muéstreme sus pasaportes» mientras la familia está comiendo. Fue una guatemalteca la que capturó el momento, según BuzzFeed News. Dijo que lo grabó para mantener el debate sobre los incidentes racistas que ocurren alrededor del mundo. Aunque de momento la mujer no ha sido identificada, en el vídeo de escucha cómo dice cosas del estilo: «Vuelve a tu puto país. No os carguéis los Estados Unidos».

Un portavoz de las autoridades del condado de Loudoun aseguró que los oficiales se desplazaron al restaurante en cuanto tuvieron conocimiento del suceso, que fue a raíz de la llamada de un cliente. El encargado del local, además, pidió a la mujer que se fuera, y ella hizo caso, de momento que fue detenida.

La cuenta de Facebook del restaurante publicó una carta dirigida a la mujer que había comenzado a insultar a la familia. Bajo el título «Palabras de agradecimiento a una ex clienta», el local escribía: «Gracias por comprender que tiene derecho a expresar sus puntos de vista venenosos, sin importar lo odiosos e ignorantes que sean, según la Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Gracias por perturbar los derechos de otras personas que disfrutaban de una noche en un espacio público limitado... Gracias por proporcionar a los empleados de Andy la oportunidad de demostrar los preceptos de la ley común detrás de la Primera Enmienda, que indican que, aunque tiene el derecho de declarar sus puntos de vista despreciables, también tiene la obligación de asumir las consecuencias por hablarles. Gracias, y lo decimos con todo el respeto antes mencionado que merecen, por no volver nunca a Andy. No eres bienvenida».