Las personas de mediana edad que no beben alcohol tienen mayor riesgo de padecer demencia

Un estudio realizado a 9.000 londinenses de entre 35 y 55 años concluye que los abstemios tienen más probabilidad de sufrir la enfermedad

Actualizado:

Las personas de mediana edad que no beben nada de alcohol pueden tener mayor riesgo de padecer demencia con el paso del tiempo, según una investigación realizada a más de 9.000 personas en Reino Unido. En concreto, se ha seguido la salud de los funcionarios públicos de Londres durante un período largo de tiempo para concluir que tanto los abstemios como los que abusan del alcohol tienen más riesgo de sufrir esta enfermedad.

El estudio, publicado en la revista British Medical Journal (BMJ), comenzó a seguir el ritmo de vida respecto al alcohol de los participantes, de entre 35 y 55 años, a mediados de la década de los 80. Con casi cuarenta años de por medio, se ha podido concluir que quienes no tomaban nada de alcohol durante la mediana edad tenían un 45% más de padecer demencia que quienes sí tomaban entre una y catorce unidades alcohólicas a la semana.

El consumo de alcohol entre los funcionarios públicos de Londres se estudió entre 1985 y 1993, cuando los participantes tenían una edad media de 50 años. Se hizo un seguimiento de su salud durante 23 años, en los que a través del hospital el servicio de salud mental y los registros de mortalidad se dio con un total de 397 casos de demencia. El equipo de investigadores franceses y británicos encargados del estudio sugirieron que esto se podía deber a un mayor riesgo de enfermedad cardiometabólica para quienes no beben alcohol.

Sin embargo, el otro extremo también sale perjudicado: entre los bebedores excesivos, es decir, aquellos que consumieron más de catorce unidades alcohólicas por semana, los expertos encontraron mayor riesgo de demencia. Además, este aumentaba cuanto más bebía una persona, teniendo en cuenta que con cada aumento de siete bebidas por semana había un aumento del 17% en riesgo de demencia.

«Estos resultados sugieren que la abstención y el consumo excesivo de alcohol se asocian con un mayor riesgo de demencia, aunque los mecanismos subyacentes probablemente sean diferentes en los dos grupos», dijeron los autores. Así, la recomendación del jefe médico del Reino Unido establece que los hombres y las mujeres no deberían beber más de 14 unidades alcohólicas por semana, el equivalente a seis pintas de cerveza de media.

La doctora Sara Imarisio, directora de investigación de Alzheimer's Research de Reino Unido aseguró sobre el estudio que, al haberse analizado únicamente los hábitos sobre el consumo de alcohol durante la mediana edad, se desconoce si ese consumo ya estaba presente previamente, lo que podría influir también en ese riesgo de demencia.

«Las personas que se abstengan por completo del alcohol durante la mediana edad pueden tener un historial de consumo excesivo previamente, y esto puede dificultar la interpretación de los vínculos entre beber y la salud. Una investigación futura debería examinar los hábitos de consumo durante toda una vida, y esto ayudará a arrojar más claridad sobre la relación entre el alcohol y la demencia».