El Papa Francisco saluda monseñor Echevarría en una audiencia en octubre de 2014
El Papa Francisco saluda monseñor Echevarría en una audiencia en octubre de 2014 - ABC

El Papa da «gracias a Dios por generoso testimonio de vida» del prelado del Opus Dei

Afirma que Javier Echevarría «entregó su vida en un constante servicio de amor a la Iglesia y a las almas»

Corresponsal en el VaticanoActualizado:

En un telegrama de condolencia al vicario auxiliar del Opus Dei por el fallecimiento del prelado Javier Echevarría, el Papa Francisco manifiesta que «me uno a vuestra acción de gracias a Dios por su paternal y generoso testimonio de vida sacerdotal y episcopal».

El Santo Padre afirma que el obispo madrileño, fallecido el lunes en Roma a los 84 años, «entregó su vida en constante servicio de amor a la iglesia y a las almas», siguiendo el ejemplo de sus dos predecesores al frente del Opus Dei, san Josemaría Escrivá de Balaguer hasta 1975, y el beato Álvaro del Portillo hasta 1994.

Francisco añade que reza para que el Señor acoja a «este fiel servidor suyo», y lo encomienda «a la protección de nuestra Madre, la Virgen de Guadalupe, en cuya fiesta entregó su alma a Dios».

A primera hora del martes, antes de enviar el telegrama, el Papa telefoneó personalmente al vicario auxiliar del Opus Dei, el sacerdote español Fernando Ocáriz, para confirmarle su cercanía en estos momentos de pena y enviar una bendición a los 94.000 fieles de la prelatura, entre los que se cuentan más de 2.000 sacerdotes, y a cientos de miles de amigos en los setenta países en que realiza actividades educativas y sociales de todo tipo.

Reposará junto a Álvaro del Portillo

La capilla ardiente quedó instalada a primera hora de la tarde del martes en la iglesia prelaticia de Santa María de la Paz, en la calle Bruno Buozzi 75, de Roma, a donde están acudiendo de modo continuo personas de todas las nacionalidades.

El sepelio tendrá lugar el miércoles por la tarde en la cripta de la iglesia prelaticia de modo casi privado por tratarse de un espacio de reducidas dimensiones. Javier Echevarría reposará bajo una losa de mármol negro justo al lado de su predecesor, el beato Álvaro del Portillo.

El funeral público tendrá lugar el jueves por la tarde en la basílica romana de san Eugenio, confiada por san Juan Pablo II al Opus Dei, y que lleva ese nombre en honor de Pio XII.

El vicario auxiliar, Fernando Ocáriz, ha manifestado en varios mensajes breves a fieles y amigos de la prelatura que el lunes pudo darle la unción de enfermos y la recibió «con alegría» poco antes de fallecer serenamente. Sus últimas palabras, con voz muy débil, fueron «estoy rezando por la fidelidad de todas y todos».

En una entrevista con Radio Vaticana, don Fernando Ocáriz ha afirmado que «nuestros sentimientos en este momento son de pena, pero también de serenidad, porque se nos ha ido al Cielo una persona buena, que sabemos que desde allí nos va a ayudar».

El sacerdote español, nacido en París en 1944, añadió que don Javier Echevarría deja como herencia «una fidelidad que no es repetición mecánica porque, en palabras del propio fundador, lo importante es que permanezca el núcleo, el espíritu: los modos de decir y de hacer cambian con el tiempo».