El papa Francisco, ayer miércoles en la audiencia general en la plaza de San Pedro en el Vaticano
El papa Francisco, ayer miércoles en la audiencia general en la plaza de San Pedro en el Vaticano - EFE

El Papa critica la eutanasia durante un encuentro con médicos de España e Iberoamérica

«La auténtica compasión no considera buena la desaparición de una persona»

Ciudad de El VaticanoActualizado:

El Papa Francisco se ha reunido esta mañana con representantes de colegios médicos de España, Portugal y América Latina, y ha denunciado a quienes «se escudan en una supuesta compasión para justificar y aprobar la muerte de un enfermo». «La verdadera compasión no margina a nadie, ni la humilla, ni la excluye, ni mucho menos considera como algo bueno su desaparición», ha recordado Francisco.

En un fuerte discurso que contenía su sello más personal, el Papa les ha dicho que «la identidad y el compromiso del médico no se apoya sólo en su ciencia y competencia técnica, sino principalmente en su actitud compasiva y misericordiosa hacia los que sufren en el cuerpo y en el espíritu». Por eso, ha presentado la compasión como «el alma misma de la medicina». «Pero, ojo, compasión no es lástima, sino padecer-con», ha precisado.

Para el Papa, ese modo de vivir la compasión «es la respuesta adecuada al valor inmenso de la persona enferma, una respuesta hecha de respeto, comprensión y ternura, porque el valor sagrado de la vida del enfermo no desaparece ni se oscurece nunca, sino que brilla con más resplandor precisamente en su sufrimiento y en su desvalimiento».

Francisco les ha alertado de la cultura del descarte que «rechaza y desprecia a las personas que no cumplen con determinados cánones de salud, de belleza o de utilidad», y les ha pedido que no cedan a «la tentación funcionalista de aplicar soluciones rápidas y drásticas, movidos por una falsa compasión o por meros criterios de eficiencia y ahorro económico».

«Está en juego la dignidad de la vida humana; está en juego la dignidad de la vocación médica», ha añadido. Para ponerlo en práctica, les ha invitado a «pensar y sentir que la persona enferma es nuestro prójimo, que es de nuestra carne y sangre».

Entre los participantes había 140 representantes de colegios de médicos de España, integrados en la Organización Médica Colegial (OMC). También, representantes de la Confederación Médica Latino Iberoamericana.