Un rebaño de ovejas, a las afueras de Roma
Un rebaño de ovejas, a las afueras de Roma - AGENCIA ANSA

Ovejas y cabras para cortar la hierba en los descuidados parques de Roma

La decisión es acogida con ironía en las redes sociales, críticas de la oposición y muchos aplausos de ambientalistas y agricultores

Actualizado:

En Roma donde haya yerba veremos a partir de ahora ovejas y cabras. Llegarán donde no puede acudir el «Servicio Jardines» del ayuntamiento. No es una broma. La decisión de la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, del antisistema Movimiento 5 Estrellas, ha sido objeto de algunas burlas de los partidos de oposición y de los ciudadanos. Años de duros recortes presupuestarios han dejado casi sin jardineros a la ciudad más verde de Europa, con sus 330.000 árboles y con 40 millones de metros cuadrados de espacio verde. El servicio de jardinería agoniza porque solo cuenta con unos 150 jardineros especializados. Las riberas del Tíber, jardines y parques están en una situación lamentable. Los bancos aparecen cubiertos de vegetación exuberante y en muchos lugares la hierba ha crecido más de un metro. De ahí que un romano,Roberto, haya escrito a la alcaldesa con ironía en Twitter «el problema es que las ovejas no comen hierba alta. Dado el estado de nuestros parques y jardines, necesitamos camellos o jirafas».

Jabalíes en las afueras de Roma

La idea partió de la concejal de Asuntos ambientales, Pinuccia Montanari, que seguramente se inspiró en Berlín: un rebaño de ovejas de raza Gotland es utilizado para mantener la hierba, pastando entre mayo y noviembre, en los jardines del palacio de Charlottenburg, un lugar de interés turístico en la capital alemana. Pero Berlín no es Roma. La ciudad eterna, con graves problemas de recogidas de basuras, se está convirtiendo en un zoo. Los jabalíes llegan ya a las afueras de la capital. Hace unos días, los vecinos del barrio «Tumba de Nerón» vivieron una jornada insólita: una manada de estos puercos salvajes visitó la zona husmeando para encontrar comida.

El Partido Democrático (PD), en la oposición en el ayuntamiento, ha criticado con ironía la decisión de la alcaldesa: «Virginia Raggi ama profundamente los animales, porque ha llenado la ciudad de gaviotas, ratas y jabalíes. Ahora cabras y ovejas completarán el zoológico romano del Movimiento 5 Estrellas», ha dicho Orlando Corsetti, asesor del PD romano. La ironía se ha extendido a las redes sociales. « Virginia tuvo una gran idea: Utilizará ovejas para recortar la hierba. Cuando haya que podar los árboles, podemos traer castores», escribió un romano en Twitter.

Elogios de agricultores y ambientalistas

No todo han sido críticas. Virginia Raggi ha recogido muchos aplausos de ambientalistas, agricultores y ganaderos. «La capital puede contar con un verdadero ejército de cortadoras de césped naturales», dijo Coldiretti, la principal organización de agricultores, precisando que hay 50.000 ovejas en el campo alrededor de Roma. Fulco Pratesi, ambientalista y fundador de WWF Italia muestra su entusiasmo por la medida: «Es un retorno a la naturaleza. Los animales comen la hierba, se evita la necesidad de pesticidas y herbicidas, que son devastadores para el ecosistema. Además, se garantiza la fertilización natural de las zonas verdes».

Desde luego, la ultima idea de Raggi, con ovejas sustituyendo a jardineros y máquinas cortadoras de hierba, no solucionará el problema de los descuidados parques de Roma. Pero, aunque no lleguen a pastar en el Coliseo, como ocurría en la roma del 1800, al menos los romanos podrán evocar aquellas imágenes bucólicas de otros tiempos.