Los Arrecifes de Coral que muestra corales sanos en la Gran Barrera de Australia
Los Arrecifes de Coral que muestra corales sanos en la Gran Barrera de Australia - EFE
Calentamiento

Más del 90% de la Gran Barrera de Coral se decoloró en 2016

Una investigación concluye que el calor extremo es el principal factor de blanqueamiento en masa

MadridActualizado:

El calentamiento de los océanos ha desencadenado tres importantes episodios de blanqueamiento en masa en la Gran Barrera de Coral durante las últimas dos décadas. Según una investigación dirigida por investigadores de la Universidad James Cook (Australia), cuyos resultados publica la revista «Nature», el último y más grave de estos episodios de decoloración fue el de 2016, porlas condiciones extremas que propició el fenómeno de El Niño.

El estudio analiza la extensión y severidad de estos tres eventos a gran escala de blanqueamiento en masa, que se dieron el 1998, 2002 y 2016. Sin duda, el del año pasado fue mucho mayor en alcance y severidad que los eventos anteriores. Así, en 1998, el 45% de los arrecifes escaparon al blanqueamiento, una cifra que se redujo al 42% en 2002 y a solo el 9% en 2016. Esto es, más del 90% de los corales en los 2.300 kilómetros de largo que tiene la Gran Barrera se decoloraron. En comparación con los dos episodios anteriores, los episodios de blanqueo extremo -en los que más del 60% de los corales en un área determinada perdieron su color- fueron más de cuatro veces más frecuentes en 2016.

Además, los investigadores han podido comprobar que la diferente distribución del blanqueamiento se debe a los patrones espaciales del calentamiento del océano, y poco influye la presión pesquera o la calidad del agua. En general, los arrecifes no blanqueados estaban situados hacia el extremo sur de la Gran Barrera de Coral, donde las aguas generalmente son más frías.

La gestión local de las pesquerías en los arrecifes y la calidad del agua ofrecieron poca o ninguna protección contra el calor extremo, aunque los investigadores señalan que estos esfuerzos pueden ayudar a estos ecosistemas a recuperarse de los episodios de blanqueo. No obstante, consideran improbable que la Gran Barrera se recupere completamente del severo blanqueamiento que ocurrió en 2016, que afectó a más del 90% de sus corales.

Acción urgente

Los corales se blanquean cuando el estrés térmico mata a las algas simbióticas que dan a los corales sus llamativos colores y les suministran energía en forma de azúcares. El aumento de las temperaturas de la superficie del mar debido al calentamiento global ha desencadenado importantes eventos de blanqueo en los arrecifes de coral tropicales, y este daño puede ser potencialmente fatal para estos delicados ecosistemas, ya que el blanqueamiento prolongado puede resultar en la mortalidad de los corales. En este sentido, los investigadores consideran que es necesaria una acción global urgente y rápida para frenar el calentamiento global y asegurar un futuro viable para el sistema de arrecifes más espectacular del mundo.

Las previsiones no son buenas. Estudios anteriores han demostrado que la Gran Barrera de Coral ha sido capaz de sobrevivir a los últimos episodios de blanqueamiento debido a que los corales estuvieron expuestos a un patrón de calentamiento progresivo en el periodo previo a cada episodio. Sin embargo, este patrón de protección o mecanismo de tolerancia previa es probable que se pierda bajo los futuros escenarios de cambio climático.

Sin embargo, los investigadores consideran que los futuros aumentos de temperatura en la superficie marina derivados del cambio climático podrían causar la pérdida de este mecanismo de defensa que los corales han desarrollado para adaptarse. Un aumento de 0,5ºC podría suponer la pérdida de este mecanismo de tolerancia térmica. Los resultados indican que la decoloración del coral podría aumentar de manera drástica en las próximas décadas.

Más blanqueamientos para 2050

Así, cuando las temperaturas de la superficie marina sean, aproximadamente, 0,5°C más altas que las actuales -lo que se espera para dentro de cuatro décadas- la mayoría de los corales comenzarán a experimentar eventos de decoloración únicos y repetitivos. En la actualidad, el 75% de la Gran Barrera de Coral se encuentra dentro del escenario de protección, pero si las temperaturas de la superficie marina aumentan 2°C, como podría ocurrir hacia el año 2100, según los cálculos actuales, la proporción de corales que se beneficiarían del escenario de protección caería unos dos tercios, a solo el 22%, lo que implica que los futuros eventos de estrés térmico serán mucho más letales para los corales.

Además de la temperatura los cambios en la química del océano amenazan la supervivencia de los corales en todo el planeta. La acidificación del océano se produce porque éste absorbe buena parte del dióxido de carbono en la atmósfera, donde reacciona con el agua de mar para formar un ácido que es corrosivo para los arrecifes de coral, los moluscos y otras especies marinas. Aproximadamente una cuarta parte de las emisiones anuales de dióxido de carbono antropogénico es absorbida por los océanos, lo que está provocando que estos sean cada vez más ácidos.

Los arrecifes de coral son particularmente vulnerables a la acidificación porque la arquitectura del arrecife se construye a partir de la adición de carbonato de calcio (calcificación), un proceso que se hace más difícil a medida que aumentan las concentraciones de ácido y el pH del agua circundante disminuye.