Las injustas mentiras que pesan sobre un alimento esencial en nuestra dieta: el pan

Es una fuente de hidratos de carbono, fibra, vitaminas, minerales y proteínas, por lo que el pan siempre ha sido un alimento básico para cubrir los requerimientos nutricionales y energéticos del hombre. Además, sobre él pesa uno de los más temidos mitos que ha llevado a reducir su consumo: se cree que el pan engorda. Pero no es así.

MADRIDActualizado:

Es difícil que al hablar de las bondades y defectos del pan no se genere un apasionado debate acerca de si engorda o no. La realidad es que menos discutible es el hecho de que hay poca gente que no disfrute de una buena rebanada en su mesa, ya sea en el desayuno, el almuerzo o la cena.

Pero el pan no engorda. Es un mito que de, de hecho, ha calado tanto que ha influido en la dismunición de su consumo. Hace unos años, durante el simposio « Pan y Salud», organizado por la Unión Internacional de la Panadería y Pastelería, en el marco del XX Congreso Internacional de Nutrición de Granada, el profesor Lluis Serra dijo lo que todos queríamos escuchar. « Una dieta rica en pan, sobre todo en el caso del integral, puede favorecer la disminución del peso y el Índice de Masa Corporal (IMC)». Durante el Día Mundial del Pan, que se celebra todos los 16 de octubre, en el Museo del Pan de Mayorga en Valladolid el director del centro, Miguel Román aseguró que había que «ayudar a desmontar ese mal mito de que engorda». «Esto es como todo, si te comes una barra de pan rellena de grasa lo que te engorda no es el pan», defendió.

No solo no engorda sino que, además, en aquel Congreso se dio otra buena noticia: las personas que ingieren tres o más porciones de alimentos ricos en cereales integrales, tienen entre un 20 y un 30% menos de posibilidades de padecer enfermedades cardiovasculares que las personas que consumen menos cantidad.

No solo no engorda y ayuda a combatir enfermedades. Por si todo esto fuera poco, el pan es un alimento muy bueno e imprescindible en nuestra dieta. Según un informe sobre las características del pan realizado por las panaderías Panaria, es una fuente de hidratos de carbono, fibra, vitaminas, minerales y proteínas, por lo que el pan siempre ha sido un alimento básico para cubrir los requerimientos nutricionales y energéticos del hombre.

Por ello, es un alimento inamovible de la base de la pirámide alimenticia. En el perfil calórico de una dieta sana y equilibrada, como mínimo, el 50% de las calorías totales han de provenir de los hidratos de carbono. Aumentar el consumo de pan contribuye al cumplimiento de estos objetivos nutricionales, evitando posibles desequilibrios en la dieta.

Respecto a su idoneidad para bajar de peso, Serra explicó que «el pan integral aporta una cantidad importante de fibra que contribuye a disminuir la carga glucémica. Sin embargo sigue existiendo el pensamiento, entre un gran número de personas, de que el pan engorda. Esta idea provoca que muchas personas reduzcan o incluso eliminen este producto de su dieta».

Por poner algunos ejemplos acerca de la disminución de su consumo, podemos citar el caso español. Según el informe de Panaria, los expertos recomiendan consumir entre 220 y 250 gramos de pan al día repartidos en las diferentes comidas (en raciones de 40-60 gramos). Sin embargo, estas cantidades recomendadas están muy por encima del consumo medio actual, que en España es aproximadamente de 150 gramos.

En la actualidad, las cifras de consumo global de pan se sitúan muy alejadas de los 90 kg per cápita que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda dentro de una dieta saludable y equilibrada. A nivel mundial, cada individuo consume alrededor de 54 kg de pan al año. Esta cifra mejora a nivel europeo, alcanzándose los 60kg. En España sólo se consume el 50% de la cantidad que la OMS recomienda, según señala el informa de Panaria.

Ventajas para la salud

Dentro de los panes favoritos para incorporar a nuestra dieta y que nos ayuden a bajar de peso, se incluye uno tipo de pan especial, que Panaria define como aquellos con ingredientes adicionales, otras harinas, que aportan un valor añadido con muchas ventajas para la salud. El pan integral está elaborado con harinas integrales, y por tanto, es más rico en vitaminas, minerales y fibra que el pan blanco. Pero también son muy recomendables:

•Pan con salvado: Se hace con harina refinada a la que se le añaden fragmentos de salvado. Sigue siendo un tipo de pan blanco, pero con un mayor aporte de fibra.

•Pan de centeno: Es más compacto que el de trigo debido a que los cereales de centeno contienen menos gluten. Es de color oscuro, con un sabor relativamente amargo y una textura menos esponjosa. Tiene menos proteínas y grasas, pero más hidratos de carbono y fibra que el de trigo.

•Pan de maíz: Está elaborado con harina de maíz, que no contiene gluten, lo que lo convierte en la opción ideal para personas celíacas e intolerantes al gluten.

•Pan con bajo contenido de sal: cuenta con una cantidad inapreciable de sodio.

•Pan sin gluten: hechos con harinas sin gluten, como puede ser el almidón o la harina de maíz, aptos para celíacos.