África

Indignación en Sudáfrica por la violación de una niña de 7 años en un restaurante

El supuesto agresor, de 20 años, fue arrestado en la escena y se encuentra en prisión preventiva

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

Sudáfrica está conmocionada por un nuevo episodio de abuso sexual: una niña de siete años fue violada el sábado en los baños de un restaurante de Pretoria. El supuesto agresor, de 20 años, se encuentra bajo custodia y se enfrenta a cargos de violación, agresión, lesiones corporales graves y posesión de drogas. El martes, el Tribunal de Magistrados de la capital administrativa le denegó la libertad bajo fianza y aplazó el juicio hasta el 2 de octubre para llevar a cabo una investigación más exhaustiva.

Según la policía, el joven acechó a la menor en la zona de juegos del restaurante familiar del grupo Dros en Silverton, luego la siguió hasta el baño y la arrastró hasta el aseo masculino donde tuvo lugar la supuesta violación. La madre de la niña, que aparentemente es una clienta habitual, notó la ausencia de su hija y preguntó a la cuidadora por el paradero de la pequeña y ésta le contestó que se encontraba en el baño. La mujer inició la búsqueda de la pequeña y fue entonces cuando un ruido que venía del baño de hombres le alertó, sin embargo no pudo entrar debido a que la puerta estaba bloqueada. Según detalla un testigo, cuando abrieron la puerta vieron a la pequeña y al joven semi-desnudos y la víctima sangraba. Al trascendir los hechos en el local, algunos de los clientes se personaron en la escena y comenzaron a agredir al supuesto violador, quien fue arrestado allí mismo y, actualmente, se encuentra en prisión preventiva. Otro testigo presencial dijo en una emisora de radio local que había visto al supuesto agresor en el restaurante antes y afirmó que las camareras le conocían.

Reacciones y un llamamiento

La portavoz de Mujeres y Hombres contra el Abuso Infantil de Sudáfrica, Vincentia Dlamini, declaró que es necesario establecer un precedente, empezando por negar la libertad bajo fianza en este tipo de casos. En la misma línea, la portavoz de la Fiscalía Nacional (NPA, por sus siglas en inglés), Phindi Louw-Mjonondwane, dijo que la violación de menores es una ofensa muy grave: «Nos corresponde a nosotros, como NPA, cuidar el bienestar de la niña y asegurarnos de que reciba todo el apoyo y la ayuda que precise para que esté preparada mentalmente para dar su testimonio en el tribunal». El Departamento de Seguridad Comunitaria de Gauteng confirmó que la familia de la niña está recibiendo asesoramiento y ayuda profesional: «Estamos ayudando a la familia a lidiar con este trauma en particular, que no solo traumatizó a la niña, sino que también a sus padres», declaró Sizakele Nkosi-Malobane. Según dicho departamento la menor podría necesitar tratamiento de por vida.

Nkosi-Malobane ha pedido a los padres que vigilen a sus hijos pequeños en los espacios públicos: «Ruego a nuestras comunidades, particularmente a los padres, que aseguremos que nuestros hijos no desaparezcan de nuestra vista más de cinco minutos porque tenemos animales que se aprovechan de niños y mujeres en este país».

Pocas horas después de que esta noticia indignara a la sociedad sudafricana, los medios locales se hacían eco de otro caso de abuso sexual: una menor, de 17 años, fue supuestamente violada horas después de dar a luz por un hombre que se hizo pasar por médico en la provincia de Eastern Cape. Según fuentes policiales, el supuesto agresor, de 30 años, se acercó a la joven para realizarle una revisión postnatal debido a que esta se quejó de haber sufrido un fuerte sangrado y fue entonces cuando se habría producido la agresión sexual. La joven había dado a luz el lunes. El jefe de la policía confirmó que el agresor, que fue detenido el martes, no trabajaba en el hospital donde tuvo lugar la violación. Este caso volvió a estremecer al país por su crueldad.

Los abusos sexuales aumentan

Sudáfrica tiene una de las tasas más altas de violación en el mundo y las mujeres y los niños son los más vulnerables. La policía registró 40.035 violaciones en el período acontecido entre el 31 de marzo de 2017 y el 31 de marzo de 2018, lo que supone un promedio de 110 abusos sexuales de este tipo al día. La cifra muestra un ligero aumento respecto al año anterior, en el que se registraron 39.828 violaciones. «Un total de 250 de cada 100.000 mujeres fueron víctimas de delitos sexuales, y el 80% de estos fueron violaciones», según reza el informe de Estadísticas de Sudáfrica (Stats SA) publicado en junio.

En la provincia de Gauteng (donde se encuentran Pretoria y Johannesburgo), los delitos sexuales aumentaron en un 5,7% con 10.116 casos registrados, de los cuales 8.062 fueron violaciones.