Antonio Manuel Guerrero ante el juzgado de guardia de Sevilla - EFE / Vídeo: El Guardia Civil de la Manada sí que quiso renovarse el pasaporte

«Gira turística» de «La Manada» en plena libertad provisional

Los sevillanos salieron de su ciudad natal el pasado fin de semana para pasar unas jornadas de playa

MadridActualizado:

Los cinco miembros de «La Manada», condenados a nueve años de cárcel por abusar sexualmente de una joven durante los Sanfermines de 2016, continúan en libertad provisional y con la obligación de firmar en los juzgados tres veces por semana: lunes, miércoles y viernes.

Sin embargo, el pasado fin de semana algunos de los integrantes de La Manada abandonaron su ciudad natal para disfrutar de unas jornadas de vacaciones antes de volver este lunes a los pasillos de los tribunales.

José Ángel Prenda fue visto en la isla de Ibiza, destino famoso por sus fiestas. Por otro lado, Antonio Manuel Guerrero, el guardia civil, y Jesús Escudero, el peluquero de Triana, decidieron pasar el fin de semana en las playas de El Palmar, en Cádiz. A tenor de las imágenes captadas por Antena 3 y Telecinco, se les vio comiendo en un restaurante; Guerrero iba además acompañado de su mujer y su hija. Después de comer, ambos vieron, junto a otros amigos, el partido en que España cayó ante Rusia en el Mundial.

Según informa Telecinco, a los acusados en ningún momento se les vio incómodos, incluso saludaron a las personas que, al reconocerlos, les hicieron fotos.

Durante este periodo de libertad provisional, los cinco miembros de «La Manada» pueden ir a cualquier parte del territorio español –siempre y cuando firmen en los juzgados tres veces por semana– a excepción de la Comunidad de Madrid, donde tienen la entrada prohibida: es lugar en que reside la joven que los denunció.

Revisión por riesgo de fuga

El próximo día 5 de julio la Audiencia Provincial de Navarra decidirá si Antonio Manuel Guerrero debe volver a ingresar en prisión después de que éste intentara sacarse el pasaporte, retirado como medida cautelar tras su puesta en libertad provisional. Esta convocatoria se produce porque la acción de Guerrero se podría interpretar como riesgo de fuga: renovar su pasaporte quebranta la medida expresamente acordada en el auto de que «no podía obtener un nuevo pasaporte en el futuro».

Guerrero acudió a la oficina del pasaporte y el DNI de Tablada (Sevilla) para tramitar su documento, alegando que lo había perdido. La funcionaria que lo atendió, al comprobar si existía algún señalamiento judicial o prohibición que lo impidiera, descubrió su causa pendiente con un juzgado.

Al preguntarle, le respondió que era el propio juzgado el que le estaba requiriendo el pasaporte. La funcionaria le indicó que no podía expedir el documento solicitado. En ningún momento, Guerrero exhibió el auto judicial en el que consta la prohibición de salida de España.