Vídeo ATLAS

Europa propondrá acabar con el cambio de hora

Una encuesta no vinculante realizada por la Comisión Europea reveló que el 80% de los ciudadanos de la UE querían poner fin a esta práctica

Corresponsal en BruselasActualizado:

Jean-Claude Juncker ha decidido recomendar la supresión de los cambios de hora en toda Europa. El presidente de la Comisión Europea lo ha revelado esta mañana en una entrevista al canal de televisión alemán ZDF. La decisión se produce después del análisis de una consulta pública en la que participaron casi cinco millones de ciudadanos y entidades de toda Europa, de las que una inmensa mayoría se pronunciaron en contra de mantener el cambio de hora.

La particularidad de esta consulta, la que ha suscitado una mayor participación en toda la historia de la UE, es que al menos dos tercios de los que han opinado eran alemanes, por lo que es fácil ver en esta decisión un gesto para complacer a la opinión pública y en especial en un país tan importante como Alemania, donde hay en este otoño elecciones en las que participan partidos populistas antieuropeos.

La decisión de la Comisión no es definitiva. Ahora le corresponde a los países ponerla en práctica, de forma que el resultado mantenga la homogeneidad en todo el mercado único. El Parlamento había pedido que la Comisión analizase si los eventuales beneficios del cambio de horario compensaban los inconvenientes. Los distintos países tienen ahora una ocasión para plantear la conveniencia o no de mantenerse en el huso horario en el que ahora viven. En Europa hay tres husos y España se encuentra en el central, del que participan 17 países que se encuentran a diferentes longitudes. Técnicamente, la división horaria debería darse entre Francia y Alemania, pero políticamente sería muy complicado ver una Europa en la que estos antiguos enemigos no compartan horario. Tampoco sería fácil para España tener un horario distinto del de Francia.

La consulta ha batido todos los records en materia de participación ciudadana con 4,6 millones de respuestas un 80% de las cuales en contra del cambio de horario. Los portavoces oficiales de la Comisión insistían en aclarar que «no ha sido un referéndum» sino un sistema para que aquellos interesados en el tema, personas o entidades científicas o económicas, puedan expresar su opinión. Donde ha tenido más eco esta consulta ha sido en Alemania, de donde proceden dos tercios de las respuestas.