Mapa de los divorcios en los Estados Miembro de la Unión Europea
Mapa de los divorcios en los Estados Miembro de la Unión Europea - B.G/ABC

España, entre los diez países de la UE con más divorcios

Hubo dos rupturas matrimoniales por cada 1.000 habitantes en 2017, más que en Alemania, Francia, Reino Unido o Italia

MadridActualizado:

En España se rompieron 97.960 matrimonios en 2017, según los datos de Eurostat. Los dos divorcios que se producen por cada 1.000 españoles le convierten en el noveno país de la Unión Europea con más separaciones. Portugal, que reforma su ley de divorcio esta semana, le sigue en décima posición. Además, las parejas de estos dos Estados no terminan de decidirse a pasar por el altar, o por el juzgado, por lo que las tasas de matrimonio son de las más bajas de los 28 miembros de la UE. La estadística muestra que 57 de 100 matrimonios españoles terminan en divorcio, 64 de 100 en el caso del país vecino.

Ante esta situación, el Parlamento luso votará esta semana, y sin más oposición que la de los conservadores del Centro Democrático e Social, la reforma de la ley del divorcio vigente desde 1966. Si antes los portugueses separados tenían que esperar entre seis y diez meses para volver a casarse, ahora los hombres y las mujeres podrán hacerlo al día siguiente. En España la espera continúa siendo mayor. Aquellos divorciados que rehagan su vida y decidan volver a casarse tienen que esperar al menos 30 días, dependiendo de la rapidez del jugado y del Registro Civil. Aunque desde hace una década las separaciones en España no han bajado de las 94.000 anuales, desde 2015 no han dejado de aumentar, según el INE.

Más divorciados que en Alemania, Italia o Francia

En España se rompen proporcionalmente más parejas que en Alemania, Francia, Reino Unido o Italia. Ninguno de ellos está entre los diez europeos con más divorcios. Aunque Alemania es el territorio donde se producen mayor número de rupturas matrimoniales, la tasa es inferior a la de España, pues no llegan a romperse dos matrimonios por cada 1.000 alemanes. En España sí.

Tampoco llegan a romperse dos uniones por cada 1.000 ciudadanos en Francia, Italia ni Reino Unido. Los franceses se encuentran por detrás de los alemanes en materia de divorcio, pues de 28 miembros, su tasa es la décimo cuarta más elevada. La vigésima posición la ocupa Reino Unido, mientras que Italia está tres puestos por debajo.

Los italianos son los que menos se casan, solo superados por Eslovenia, aunque casi la mitad terminan divorciándose: 47 de cada 100 matrimonios se rompen, según los últimos datos de 2017 de Eurostat. La situación mejora en Alemania y Reino Unido donde, además de haber más matrimonios (cuatro al año por cada 1.000 ciudadanos), hay menos rupturas. Tan solo 37 alemanes de cada 100 terminan con su unión, mientras son 39 de cada 100 en el caso de los británicos. En comparación con los cuatro países anteriores, en Francia es donde más se separan, 55 rupturas por cada 100 matrimonios.

Más divorcios y más matrimonios

En Letonia y Lituania es donde se producen más rupturas. Con tres matrimonios rotos por cada 1.000 habitantes, estos dos países bálticos son los que registran las mayores tasas de divorcios de los 28 de la UE. A su vez, según Eurostat, Lituania es donde hubo más bodas en 2017: siete nuevos matrimonios por cada 1.000 ciudadanos. Letonia queda en tercer lugar, por debajo de Rumanía, al producirse seis casamientos por cada 1.000 letones.

Dinamarca es el tercer país de la UE con mayor tasa de desuniones matrimoniales (15.265 rupturas), pero también está entre los diez primeros con mayor tasa de matrimonios. Además, los últimos datos de Eurostat reflejan que 48 de 100 matrimonios se rompen. Es decir, más de la mitad de las uniones prosperan, ya que por cada 1.000 habitantes hay cinco matrimonios y dos divorcios.

En Chipre y Suecia no les va peor a las parejas que deciden casarse. En ambos Estados también se producen dos divorcios por cada 1.000 habitantes, misma cifra que los daneses y, de la misma manera, queda compensado con los matrimonios: por cada 1.000 chipriotas hay seis que pasan por el altar, mientras que en el caso de los suecos se casan cinco por cada 1.000 habitantes. Los que menos se casan son los luxemburgueses, italianos y eslovenos.