La ministra de Educación y FP, Isabel Celaá
La ministra de Educación y FP, Isabel Celaá

Las becas de Celaá salen adelante en el Consejo Escolar del Estado con el rechazo de sindicatos y padres

STES, CC.OO, UGT y CEAPA (que representa a los padres) han decidido no apoyar el informe que elaboró la Comisión Permanente del Consejo Escolar del Estado sobre el proyecto de real decreto de becas

MADRIDActualizado:

La Comisión Permanente del Consejo Escolar del Estado, el máximo órgano consultivo del Estado en educación, ha votado a favor de las becas de Celaá. Sin embargo, estas no cuentan con el apoyo de los sindicatos que, por segundo año consecutivo, han votado en contra y presentaron un voto particular.

STES, CC.OO, UGT y CEAPA (que representa a los padres) han decidido no apoyar el informe que elaboró la citada comisión permanente sobre el proyecto de real decreto de becas.

La semana pasada estos sindicatos ni siquiera tomaron en consideración el informe y se manifestaron abiertamente en contra de unas becas que son iguales a las del PP y que los socialistas tanto criticaron. Entre la reunión de la semana pasada y esta de hoy, la comunidad educativa pensaba que el Ministerio de Educación recapacitaría y cambiaría el contenido del proyecto de real decreto. Pero no fue así. Las becas salen del Consejo Escolar exactamente igual a como las elaboró el Gobierno: iguales a las del exministro de Educación, José Ignacio Wert. Sin embargo, también se aprobaron todas las enmiendas al mencionado proyecto de real decreto que exigían subidas de las cuantías que se otorgan, nuevas modalidades (desplazamiento), actualización de las cuantás con el IPC, actualización de umbrales, etc (todas ellas del sindicato de estudiantes CANAE). Aunque eso no significa que el proyecto se modifique ya que el Consejo Escolar es un órgano consultivo, no preceptivo.

El decreto que Educación ha puesto sobre la mesa fue diseñado por el PP pero finalmente fue aprobado por el PSOE tras la moción de censura y el cambio de Gobierno. Pese a haber sido duramente criticado por los socialistas, no modificaron las propuestas de sus predecesores.

Así, mantiene la polémica parte fija y variable en que se dividen las becas y que contraviene el «ideario» socialista. Mientras la cuantía fija se destina a los estudiantes por razones económicas, la variable se reparte con el dinero que queda y tiene en cuenta la renta pero también la excelencia académica, es decir, que los alumnos con mayor rendimiento de menos renta reciben más dinero. La única modificación del proyecto es un incremento de 100 euros en la cuantía anual de las becas para los alumnos de las rentas más bajas.