Un crucifijo en una escuela
Un crucifijo en una escuela - abc

«Afirmar que Dios ha creado el mundo no es ir contra las teorías científicas»

José Miguel García, responsable de Enseñanza de la Conferencia Episcopal, defiende que la asignatura de Religión será «confesional» pero «no un adoctrinamiento ni una catequesis»

Actualizado:

A José Miguel García, director del Secretariado de la Comisión de Enseñanza de la Conferencia Episcopal, el aluvión de críticas por parte de algunos sectores al currículo de Religión Católica de Educación Primaria y la ESO publicado en el BOE le preocupa enormemente. No tanto porque los ataques al contenido de esta asignatura, de oferta obligatoria para los colegios pero optativa para los alumnos en la Lomce, sean un intento de «marginar a la Iglesia Católica de la vida pública», sino porque los hay que quieren impedir la enseñanza religiosa en la escuela y «van contra el derecho de los padres de educar libremente a sus hijos, según sus creencias. La educación corresponde a los padres, no al Estado y menos a ciertos grupos ideológicos de presión».

«Ojo que está en peligro si hay libertad para que los padres puedan educar a sus hijos» conforme a sus convicciones religiosas, según recoge la Constitución, advierte el responsable en materia de enseñanza de la Conferencia Episcopal Española, encargada de elaborar el currículo según los acuerdos con la Santa Sede. «Existe una clarísima posición anticristiana, de marginación de la Iglesia católica en la vida pública» con una «intransigencia» que a su juicio es «antidemocrática» y «anticonstitucional».

Ante la polémica que se ha suscitado el currículo de Religión y Moral Católica, García no deja de sorprenderse que no haya habido ninguna reacción en estos medios de comunicación ni en ningún partido político cuando se publicó el de la Religión Islámica en el BOE. En él se establecen como objetivos para los niños «conocer y arraigar la fe en Alá, Creador del Universo, de todos los seres vivos y Único Dios adorado», «leer, recitar y memorizar diferentes fragmentos del Corán» o «conocer y participar en las prácticas del Islam como la oración, el azaque, el ayuno, la peregrinación, las celebraciones y festividades religiosas» y estos aspectos aparecen entre los estándares por los que se evaluará a los alumnos.

En el primero de los cuatro grandes bloques en que se divide el currículo de Religión y Moral Católica se incide en «elsentido religioso del hombre» y se aborda «la creación como regalo de Dios» porque, según añade García: «Afirmar que Dios ha creado el mundo no es ir contra las teorías científicas. Estas pretenden explicar el cómo se formó, pero no pueden decir nada sobre el origen, ya que la ciencia manipula, experimenta o estudia lo que hay, la realidad dada, pero no el inicio del ser».

«Si uno no elige conscientemente una negación religiosa, tiende a reconocer que la realidad no la ha hecho el hombre, que hay una realidad misteriosa que es el origen de todo y es buena y es bella porque la vida lo es», continúa el director del Secretariado de la Comisión de Enseñanza. De ahí que se quiera transmitir a los niños una «conciencia de agradecimiento», incluyendo entre los estándares por los que se les va a evaluar en esta asignatura optativa a los niños de 1º de Primaria que memoricen y reproduzcan «fórmulas sencillas de petición y agradecimiento». O un curso después se les pida expresar «oral y gestualmente, de forma sencilla, la gratitud a Dios por su amistad».

¿Rezos en la escuela?

«Serán fórmulas que ellos mismos escriban, en las que ellos se expresen», subraya José Miguel García. ¿Quiere decir esto que se les enseña a los niños a rezar? «Habría que ver qué se entiende por enseñar a rezar», responde antes de recordar que si los niños cursan la asignatura de Religión es porque sus padres así lo han elegido libremente. «Más bien se trata de familiarizar al niño con una concepción de la realidad como don», subraya. Esto no supone, en su opinión, que los niños se vean obligados a rezar. «No es un adoctrinamiento ni catequesis», asegura, pero la asignatura de Religión «es confesional. Como no puede ser de otra manera. Es natural que se explique a los niños que van a clase de Religión Católica esta fe, como los niños que elijan la Religión Islámica serán introducidos en la doctrina y prácticas de dicha religión».