María Teresa Mesa Escolano ejerce de portavoz de la familia Limón Romero desde el pasado domingo 12 de octubre
María Teresa Mesa Escolano ejerce de portavoz de la familia Limón Romero desde el pasado domingo 12 de octubre - efe
ébola en españa

¿Quién es la nueva portavoz de la familia Limón Romero?

María Teresa Mesa Escolano es amiga de la auxiliar infectada de ébola y su marido y va a ser ella la que dé la cara ante los medios a partir de ahora. Ha leído dos misivas escritas por Javier Limón, que utiliza la prosa como escapismo al dolor

Actualizado:

De pronto, una cohorte de periodistas rodeaba a una señora que leía la misiva de Javier Limón a los medios y reclamaba, entre otras cosas, la dimisión del consejero de Sanidad en Madrid, Javier Rodríguez. El marido de Teresa Romero, la auxiliar de enfermería infectada de ébola y que se encuentra interna en el Hospital Carlos III de Madrid, se había comunicado ya a través de un «vídeo-selfie» solicitando que no sacrificasen a su perro Excálibur, y también por Facebook y WhatsApp, con un mensaje que circuló masivamente y en el que pedía que no se le truncase el destino al can. Pero, ¿quién es esa amiga de la familia que desde el pasado domingo 12 de octubre hace las veces de portavoz?

Según ella misma, María Teresa Mesa Escolano, sustituye al hermano de la auxiliar, que estaba ya «muy cansado» tras una ronda de entrevistas mediáticas y apariciones estelares en programas de televisión, hablando sobre el estado de su familiar. Mesa Escolano reclamó el pasado domingo que se respetase siempre a la mujer de Limón, a quien su marido describe como «una profesional excepcional y una buenísima trabajadora». De este modo, Limón, por boca de Mesa Escolano, culpaba de todo lo acaecido «en esta historia» -escribió- a algún fallo en el protocolo.

Porque Mesa Escolano pone la voz y Limón es el artífice de la escritura. Dice la amiga de la familia que el marido, que todavía permanece en observación por si hubiese contraído también la enfermedad vírica aunque continúa asintomático hasta el día de hoy, está escribiendo como vía de escape. De hecho, dijo estar recogiendo sus pensamientos por escrito como acto de rebelión para que «esto no se quede así», ya que «está sufriendo muchísimo, sobre todo por la dignidad de Teresa». En sus llamamientos en prosa que ahora hace, el marido de Romero sí quiso felicitar al personal sanitario del Carlos III de Madrid un mensaje de agradecimiento del marido de Romero por el trabajo que están realizando.

En su primera aparición, la amiga y ya portavoz de la familia hizo estas declaraciones del lado del hermano de la auxiliar. Era el domingo. 24 horas después ya apareció sola, frente a frente con las «alcachofas» y las cámaras. «Esperanzados», el primer día; algo menos el segundo. El estado de ánimo de la portavoz de la familia también fluctúa en base a los vaivenes de la carga viral que registra la técnico-sanitaria contagiada. La portavoz dijo que Teresa es un ejemplo para todos, porque tiene un «carácter excepcional» y porque en medio de su estado da ánimos a todos.

Con recurso ya de avezados portavoces, evitó detallar las malas noches de Teresa

Algo más alambicado fue su lenguaje cuando se le preguntó por los momentos dramáticos, casi al borde de un desenlace fatal, que había atravesado Teresa las últimas noches, Mesa Escolano ya echó mano de ese recurso de ambigüedad y abulia que demuestran los portavoces que no quieren dar más detalles: «Anoche (por la madrugada del sábado al domingo) hubo algún traspié», evidenció, pero sin aportar nada más.

María Teresa Mesa Escolano dijo ser el lunes 13 de octubre una de las pocas personas que junto al personal sanitario se había protegido con el traje antiébola amarillo y se había internado en la habitación de la quinta planta donde Limón permanece aislado y sin la sintomatología propia del ébola, por el momento. A continuación, salió del centro y a las puertas del hospital madrileño volvió a hablar en nombre del matrimonio. Esta vez leyó un comunicado -como en la víspera- procedente de la pluma de Limón y en el que se repetían los agradecimientos al equipo del hospital porque «su trabajo es su mejor compañía en estos momentos de soledad».

La carta más dura contra el consejero

El alegato más firme de Limón al que dio voz la amiga del matrimonio se coreó contra Rodríguez, consejero del ramo en Madrid que apuntó que la auxiliar de enfermería había ocultado información sobre el contagio. Este martes Rodríguez pidió perdón por su error y sus palabras. No obstante, a él Rodríguez (y Mesa, por extensión) le recriminaron: «Señor consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, me dirijo a usted para mostrarle mi respeto y admiración y suplicarle desde la ignorancia de un soldador y de su mujer que se debate entre la vida y la muerte. Le invito a que me explique cómo se pone el traje, porque desgraciadamente mi mujer no ha hecho ningún máster. Teresa ha tenido media hora o poco más, a través de una compañera, para aprender a ponerse el traje, y una vocación y humildad de la que usted carece. Dice usted que nos fuimos de vacaciones y que por eso no estaba tan mala, solo tenía ébola, y que se fue a la peluquería pero nadie ni el protocolo advertían que no podían irse de vacaciones o a la peluquería. Cuando ahora sé que en otros países se pone en cuarentena a los sanitarios, yo, que solo soy un soldador, entiendo que si se hubiera hecho la vida de mi mujer no correría peligro y Excalibur (el perro sacrificado por orden de las autoridades sanitarias) seguiría vivo», sostiene Limón.

«Yo, a diferencia de usted, no estoy bien comido, porque mi mujer se debate entre la vida y la muerte, por lo que no me pasa la comida; y estoy mal bebido porque no me quedan líquidos de tanto llorar. Lo único que estoy es bien fastidiado, pero le tengo respeto, cosa que usted no ha tenido con Teresa, concluye la misiva antes de increpar: «Tenga usted pundonor y dimita».

Mesa Escolano fue la portavoz que dijo que los médicos estaban muy preocupados por el «edema pulmonar» que presenta Teresa. Es ahí -y no en otros rostros ni voces- donde está todavía el «foco» de la noticia. Y del ébola en España en estos momentos.