ES NOTICIA EN ABC

La Voz Llegan a su fin las audiciones a ciegas de «La Voz»

Los cuatro coaches ya tienen formados a sus equipos para afrontar la segunda fase

Mar Valdés fue la última aspirante en clasificarse para la segunda fase de «La Voz»
Mar Valdés fue la última aspirante en clasificarse para la segunda fase de «La Voz» - ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«La Voz», el talent show musical de Antena 3, emitió este martes, por segunda noche consecutiva, la duodécima entrega de las audiciones a ciegas. Paulina Rubio, Luis Fonsi y Antonio Orozco tenían por delante la tarea de completar sus equipos de cara a la siguiente fase, mientras que Pablo López estaba de espectador tras completar anoche su equipo fichando a Sandra Groove. A Fonsi solo le falta una voz; mientras que a Paulina y a Antonio, dos.

El talent está teniendo un éxito arrollador. Tras más de un mes con dos emisiones semanales, «La Voz» lleva ya diez noches de liderazgo en prime time. El programa acumula un 20,6% de cuota de pantalla con 3.190.000 espectadores de media, situándose como el programa más visto de la televisión.

La noche comienzó con Rosco, un rockero madrileño de 29 años: «Estoy acojonado, pero con muchas ganas de reventarlo, de hacer rock and roll y de defender un temazo que es una gran responsabilidad». El joven decidió subior a la palestra con «Come together» de The Beatles, y consiguió convencer a Paulina Rubio, que se dio la vuelta y se lo llevó a su equipo. También Pablo López quedó cautivado por su voz pero no pudo ficharle porque su equipo estaba ya completo. «Ya que no me he podido quedar con tu voz, deja que me quede tu guitarra, por favor», bromeó el coach. Orozco felicitó a Rosco por «tu buen humor y tu carácter. Traes muy buena onda». Desde ese momento a Rubio le quedaba solo un hueco en su grupo: «Me queda una persona vacante y tengo que ser muy cautelosa», reflexionó la mexicana.

Muy diferente fue la actuación de Miriam Reyes, una tinerfeña de 28 años que dijo sentirse «muy ilusionada. La música es lo que realmente me da vida. No sé cómo me va a salir, pero voy con mis mejores armas». La joven declaró ser una enamorada del reggaeton, sin embarg para su número eligió cantar «Memory» de Barbra Streisand. Ningún coach se dio la vuelta pero Rubio aprovechó, como siempre, para soltarle su discurso: «A veces las cosas no se pueden explicar con palabras. Hoy ha faltado algo. Ha estado muy bonito, has llegado muy bien a los altos y bajos, el público aplaudió, se paró, pero no por ahora. Vuelve más adelante. Gracias».

Luego fue el turno de una pareja, Ángel y Leonardo, dos veinteañeros coruñeses: «"La Voz" es para nosotros la prueba de fuego para saber si funcionamos como dúo, ya que nunca hemos cantado juntos sobre un escenario». Su canción fue «Toxic», de Britney Spears, y consiguieron que Orozco, Rubio y Fonsi se diesen la vuelta. Los jóvenes decidieron quedarse en el equipo de Fonsi, que completaba así sus plazas.

La siguiente actuación corrió a cargo de Francis Soul Jr., un madrileño de 56 años que se quedó fuera del programa. Al llegar se quejaba de que «la tecnología está eliminando a los músicos de verdad. Llevo treinta años cantando y para mí venir a "La Voz" es un honor porque es el único programa donde me siento libre de cantar con los músicos». Ninguno de los coaches se dio la vuelta y el madrileño se volvió a casa con las manos vacías.

Desfilaron por el escenario más artistas y Paulina cerró su equipo con Juanjo García, un almeriense de 18 años que ya había pasado por «La Voz Kids» y que salió a la palestra a cantar «Y ahora» de Manuel Carrasco. De este modo, el único que restaba por completar su alienación era Orozco, que se quedó prendado de la voz de Mar Valdés cantando «Mans world» de James Brown.