Es Noticia

TCMS El «sueño» de María Villalón: de servir sándwiches y hamburguesas a ganar «Tu cara me suena»

La cantante ganó la primera edición de «Factor X», pero después el éxito le dio la espalda. Ahora, se ha resarcido al hacerse con el triunfo en la séptima edición de «Tu cara me suena»

María Villalón, en la gala final de «Tu cara me suena»
María Villalón, en la gala final de «Tu cara me suena» - ATRESMEDIA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La historia de María Villalón (Ronda, 1989) parece escrita por alguno de los mejores dramaturgos de la literatura universal. La joven es un ejemplo de que si se aúna el esfuerzo con el talento, la fortuna y el éxito llegan solos, aunque sea más tarde que pronto. El pasado viernes, la cantante se coló en la final de «Tu cara me suena» y solo siete días más tarde, se ha hecho con la victoria en la última gala del formato.

«Estar aquí es una segunda oportunidad que me ha dado la vida, porque me ha ayudado a volver a darme a conocer. Es un sueño», manifestaba ilusionada la cantante a ABC antes de la final. Junto a ella, competían por ese primer puesto artistas tan consagrados como Carlos Baute y Soraya Arnelas, el actor Jordi Coll y la estrella en ciernes Mimi Doblas (también conocida como Lola Índigo). Talentos de lo más acostumbrados a los focos y a una fama que hasta hace poco daba la espalda a Villalón. Ella misma se define como «la desconocida» de esta edición, pero no le importa. Y ahora menos, que la ha ganado.

Hace doce años, Villalón tocó el cielo al alzarse con el triunfo en la primera edición del concurso musical «Factor X», en la que también participó Leire Martínez, ahora vocalista de la consagrada banda española La Oreja de Van Gogh. En la final del «talent», derrotó a la hoy reconocida actriz y cantante Angy Fernández y sirvió para dar a conocer a la artista, que entonces tenía 18 años. Aunque no tanto como para que pudiera vivir del arte. Porque a pesar del éxito que tuvo su single «La lluvia», una de las canciones del pop nacional más reconocibles de la última década, la gloria de Villalón fue efímera.

Una carrera de fondo

Hasta el punto de que, en 2012, cinco años después de tocar el cielo en «Factor X», la joven tuvo que entrar a trabajar en un McDonald’s en la Gran Vía madrileña para seguir costeándose su vida en la capital. Aquella noticia fue muy sonada. «Me acuerdo que entonces acababa de terminar la carrera en la universidad y tenía que trabajar para seguir viviendo en Madrid y luchar por mi música. Yo lo viví con mucha normalidad, porque desde que empecé a cantar he sabido lo complicado que es esto y que la música es una montaña rusa. Es lo normal tener otros trabajos para vivir de esto», explica la cantante, que desde que terminó su contrato con la discográfica Sony, en 2011, ha tenido que recurrir al «crowfunding» para poder financiar su música.

«Recuerdo aquellos titulares rollo: “María Villalón, de los focos al fogón”. Y yo pensaba: “Pues sí, porque tengo que comer”. Aquello fue un revuelo impresionante. Lo que nunca conseguí con la música lo conseguí en el McDonald’s», bromea la artista, feliz porque con su historia pudo dar a conocer lo que considerar «una realidad». «La mayoría de los que nos dedicamos a esto tenemos que tener otros trabajos, porque si no es imposible. Es complicado entrar en la industria, pero más lo es mantenerse», rubrica Villalón, que siete años después de servir hamburguesas, patatas y refrescos ha vuelto a la primera línea de la mano del concurso de Antena 3, del que curiosamente es seguidora acérrima.

Aunque su odisea no ha sido sencilla, ni mucho menos. Hace un año, tomó la decisión de irse a vivir a Escocia y comenzó a trabajar en otra cadena de comida rápida, Pret a Manger. Allí cambió las hamburguesas por los sándwiches, y fue donde le llegó la oportunidad de entrar a «Tu cara me suena». «Había intentado varias veces entrar al programa, pero nunca había conseguido siquiera que me hiciesen el cásting. Así que hace dos años y pico me grabé yo sola y les envié el vídeo, pero nunca más se supo. Después me fui a Edimburgo y decidí darme un tiempo por la música. Allí trabajaba haciendo sándwiches, y me acuerdo que un día estaba en mi descanso, comiéndome un faláfel y me llamaron para hacer el cásting». Una semana después, su teléfono sonó de nuevo: estaba dentro de «Tu cara me suena». Ahora, se ha metido en la final por méritos propios.

«Un día estaba en mi descanso del trabajo, comiéndome un faláfel... y me llamaron para hacer el cásting de "Tu cara me suena"»

Trayectoria dilatada

«Mi madre siempre dice que lo que siembras lo acabas recogiendo. Para mí eso es lo que significa estar aquí. Llega un momento en que, cuando intentas algo durante tanto tiempo sin suerte, terminas pensando que lo mismo eso no es para ti. Pero mira, la vida es así y te sorprende cuando menos te lo esperas», cuenta la cantante, que además de ganar «Factor X» y «Tu cara me suena» es licenciada en Filología Hispánica, ha publicado siete discos, dos libros, ha dado conciertos por toda España y ha hecho sus pinitos en radio (trabajó como locutora en Happy FM y Europa FM) y televisión (se interpretó a sí misma en dos episodios de la serie «Yo quisiera», de Mediaset).

De cara a la final del concurso, Villalón era también la favorita de algunos miembros del jurado, como Chenoa. Pero también de más personalidades del formato. «Muchos dicen que quieren que gane yo. Creo que porque soy la que más necesita ese empujoncito y a la que mejor le vendría hacerse con el primer puesto. Todo el mundo me está intentando ayudar un montón para que cuando termine esto tenga mi oportunidad», afirmaba la artista antes de la gala. Sus lágrimas al final de la edición lo decían todo.

Ahora, Villalón sueña con volver a engancharse a la música. «Publiqué mi último disco en 2015 y me gustaría muchísimo poder volver. Aunque también me llama mucho el mundo de la interpretación, así que cualquier cosa que venga será genial», asegura la artista, que cuenta con un mantra de vida tan optimista como irrefutable. «Todo pasa por algo, hasta lo que no pasa. Muchas veces no me han salido cosas y ha sido porque me estaban esperando otras mejores. Si te lo curras, todo acaba llegando». Palabra de una cantante que, a base de constancia y tesón, ha regresado al lugar que nunca debió abandonar.