ES NOTICIA EN ABC

Los finales más criticados de las series de televisión

Nunca es fácil ponerle el punto y final a una trama que ha cautivado durante años a millones de espectadores

Los protagonistas de «Perdidos»
Los protagonistas de «Perdidos» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este domingo HBO emitió el episodio final de «Juego de Tronos», un auténtico fenómeno televisivo que ha tenido en vilo a millones de personas en los últimos ocho años. Ahora que sus seguidores ya han visto el desenlace de la serie habrá opiniones para todos los gustos, y seguro que hay quienes se sienten decepcionados con el final de la saga. No es la primera vez, ni será la última, que los espectadores lamentan que el desenlace de una historia eche a perder toda la trama. Estas son algunas de las series que concluyeron dándole un disgusto a sus fans.

Perdidos

Tras seis temporadas en antena, «Perdidos» emitió en 2010 su desconcertante episodio final. Buena parte de los millones de seguidores de la serie a lo largo y ancho del planeta quedaron decepcionados con un desenlace abierto que deja demasiados cabos sueltos. Por Internet circulan decenas de teorías e interpretaciones acerca del significado de la escena final, en el que se ve a todos los personajes reunidos en un mundo paralelo creado antes del más allá. Pese a que el final no acabó de convencer a los fans, el director de «Perdidos» Jack Bender declaró hace unos meses a ABC que estaba «orgullosísimo del final de la serie».

Los Serrano

Un final abrupto y descabellado para una de las series españolas más populares en lo que va de siglo. En el último episodio Diego, interpretado por Antonio Resines, decide suicidarse tirándose por un puente. Tras saltar, una luz blanco da paso al despertar de un sueño y se ve a Diego en la cama junto a Lucía (Belén Rueda) en la mañana posterior a su noche de bodas, es decir, cinco años atrás. Resulta que toda la trama de «Los Serrano» no había sido más que un sueño e Resines en su noche de bodas. «La explicación de tan inesperado final es mucho más sencilla. La cosa se había ido liando capítulo a capítulo. Se les había ido tanto de las manos que no había forma humana de rematar aquello y algún iluminado dijo: “¿Y si hubiera sido un sueño?”. Y así se quedó», escribió el actor en su autobiografía.

Prison Break

«Prison Break» empezó a emitirse en 2005 en la cadena Fox y pronto cautivó a decenas de miles de espectadores con una trama adictiva y muy cuidada. No obstante, la serie fue desinflándose y la cuarta estuvo plagada de giros disparatados que defraudaron a sus seguidores. El episodio final, en el que veíamos a Michael Scofield morir electrocutado mientras intentaba ayudar a su mujer, dejó tantos cabos sueltos que tuvieron que incluir un capítulo extra de hora y medio para subsanar las lagunas de guion que habían quedado pendientes. En 2017, ocho años después del supuesto final, se presentó inesperadamente una quinta temporada en la que descubrimos que Michael no ha muerto y que ha sido encerrado en una cárcel yemení.

Cómo conocí a vuestra madre

«Cómo conocí a vuestra madre» era una sitcom llamada a suceder a «Friends», y en buena medida lo consiguió. Ya desde el mismo título de la serie estaba claro que todo el meollo del asunto era llegar a saber quién era la madre de los niños a los que Ted les cuenta su historia de amor. No obstante, la trama va liándose y complicándose, para algunos innecesariamente, y deja en un segundo plano esta historia. «Y así, chicos, es como conocí a vuestra madre. La misma que murió hace seis años»: este podría ser el resumen del final de «Cómo conocí a vuestra madre».

Dexter

Después de ocho temporadas en antena, «Dexter» concluyó con un final desconcertante e incongruente con la evolución del protagonista. Dexter es un asesino en serie, una persona violenta y sedienta de sangre cuyo padre le enseñó a canalizar esos impulsos hacia fines positivos, como asesinar a otros asesinos en serie. «Dexter» consigue que empaticemos con el asesino y plantea no pocos dilemas morales sobre la legitimidad de la violencia, pero al final la trama se atasca y no los guionistas no saben muy bien qué hacer con el protagonista.

Dos hombres y medio

A lo largo de más de una década «Dos hombres y medio» se convirtió en una de las series más populares de la televisión. De hecho Charlie Sheen llegó a ser el actor mejor pagado de la televisión, con unos honorarios de dos millones por episodio. No obstante, Sheen fue despedido por sus excesos con el alcohol y fue sustituido en la serie por un joven millonario interpretado por Ashton Kutcher. La decisión no cayó nada bien entre la audiencia, que se percató de que sin Sheen la serie perdía casi toda la gracia. Para el capítulo final, al productor se le ocurrió utilizar una animación y un doble para suplir a Charlie, que acababa siendo aplastado por un piano. «Tanto tiempo para terminar con esta inmadura y estúpiuda evolución», lamentó Sheen tras ver el final de «Dos hombres y medio».