Es Noticia
Jack Bender

«Estoy orgullosísimo del final de Perdidos»

El director, a lo largo de cuarenta años de carrera, ha producido varias adaptaciones de novelas de Stephen King

Jack Bender
Jack Bender - efe
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Si la televisión ha vivido ya varias edades de oro, el productor y director Jack Bender (Los Ángeles, 1949) ha pasado por todas. Como era un «mal estudiante», probó suerte como actor en series como «La chica de la tele». Pronto vio que su vocación estaba tras las cámaras y debutó en la dirección de «Con ocho basta». Su carrera siguió de éxito en éxito: «Falcon Crest», «Fama», «Sensación de vivir», «Ally McBeal», «Alias», «Los Soprano»... Con «Perdidos» dio un paso al frente: dirigió casi cuarenta episodios, incluido el final, y fue productor ejecutivo de prácticamente toda la serie. En los últimos años, además de capitanear la realización de dos episodios de «Juego de Tronos», se ha convertido en la mano derecha de Stephen King en televisión. «La cúpula», «Mr. Mercedes» (cuya primera temporada está ya en AXN Now), y la futura «The Outsider», todas ellas basadas en novelas del gran genio del terror, llevan su sello.

«Stephen King y yo trabajamos juntos habitualmente, soy un gran fan. Buscábamos algún proyecto nuevo, me mandó las galeradas de “Mr. Mercedes” y me encantaron. Él luego se enamoró de los personajes y siguió con la trilogía. Me gustó porque nunca le había visto en el género detectivesco. Creo que es tan brillante con esos personajes porque en realidad está describiendo a los monstruos que hay dentro de ellos», explica Bender sobre el origen de la historia protagonizada por Brendan Gleeson, que da vida a un policía jubilado que busca dar caza a un psicópata asesino (Harry Treadaway).

Bender dirige quince de los veinte episodios de las dos temporadas de «Mr Mercedes», algo que no es habitual en televisión. «Ahora, con las series limitadas, puedes dirigir casi todos los capítulos, y eso es positivo, porque se establecen dinámicas y relaciones con los actores que tienen continuación. Gleeson, que no había hecho nunca una serie, no tenía ni idea de que suele haber varios directores. Yo lo he hecho mucho, en “Los soprano”, etc. “Perdidos” es uno de los primeros proyectos en los que estaba a la cabeza de la producción, y creo que es importante tener cierta visión y control pero también dejar una ventana abierta a las sorpresa», cuenta.

Aunque han pasado ya ocho años del final de la serie fantástica producida por J. J. Abrams, el desenlace aún es un rompecabezas para muchos. «¿A ti te gustó el final?», pregunta Bender al otro lado del teléfono. «Porque hay mucha gente que se enfadó. “Perdidos” era una ficción sobre personajes, que habla sobre cómo vivimos y morimos. A algunos les fastidió que no resolviéramos algunos de los grandes misterios, pero realmente trataba sobre un grupo de gente, cómo vivían y con quién, de que no estuvieran muertos desde el principio, sino más perdidos en sus vidas antes del accidente que en la isla. Hicieron cosas buenas y malas, como todos, así que estoy muy orgulloso del final», afirma.

Pero si es difícil cumplir con las expectativas de los seguidores de grandes fenómenos televisivos, tampoco es sencillo llevar a la pantalla a un escritor tan aclamado como King, aunque cuentes con su beneplácito. «No siento más presión cuando adapto a King que cuando hago otra serie, aunque la respuesta lógica sea que sí. Si realmente te preocupa lo que haces, siempre tienes esa presión. En el caso de “Mr. Mercedes”, además, yo sabía que a King le encantaba. De hecho, dijo que es una de las mejores adaptaciones que se han hecho de sus textos. Un día dijo que era incluso mejor que lo que hay en el libro», bromea.

¿Estamos ahora en el mejor momento de la historia para hacer televisión? «Es una época extraordinaria para los que nos dedicamos a contar historias. Muchos directores, creadores y productores están haciendo series porque puedes dejar a los personajes respirar y pasar un tiempo con ellos», apunta el creador, que también reconoce que en el arte televisivo, por mucho tiempo que lleves en el oficio, «nunca sabes suficiente». «Se producen cientos de ficciones, pero lo bueno de eso es que cuando quieres contar algo puedes hacerlo de mil formas que además la gente consume. Y eso es apasionante», concluye Bender.