Es Noticia
Oscar 2019

Del grito de Penélope Cruz a un espontáneo desnudo: los momentos más comentados de 90 años de Oscar

Los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas acumulan 91 ediciones plagadas de anécdotas

Todos los ganadores de los Oscar 2019

Premios Oscars 2019: el mejor resumen de una gala descafeinada

Warren Beatty y Faye Dunaway, durante los Oscar 2017
Warren Beatty y Faye Dunaway, durante los Oscar 2017 - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Son muchas las anécdotas que surgen en cadagala de los Oscar. La resaca de los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas se llena de un sinfín de titulares que recogen los momentos más divertidos de la gala para disfrute de aquel que no haya podido verla. Sin embargo, un momento que jamás olvidaremos será aquel que protagonizaron Warren Beatty y Faye Dunaway en los Oscar 2017. Los veteranos actores anunciaron que el Oscar a la Mejor película era para «La La Land» cuando en realidad era para «Moonlight».

En el sobre que les pasaron desde el «backstage» hubo un error, por lo que les dieron el correspondiente a Mejor Actriz: Emma Stone por «La La Land». Al abrirlo, Beatty solo leyó la segunda parte, por lo que anunció al musical como mejor película. En ese momento, el equipo de la película de Damien Chazelle subió al escenario a recoger su galardón, aunque desde el primer minuto se intuía que algo iba mal.

Otro de los momentos más recordados data de 1974, el año de «El Padrino II» y «Asesinato en el Orient Express». David Niven era el encargado de dirigir la gala ese año. La sala estaba completa, el público tenía ganas de divertirse y había una larga lista de actores esperando su estatuilla. Todo parecía ir sobre ruedas hasta que un espontáneo se coló en el plató completamente desnudo mientras hacía el símbolo de la paz con su mano izquierda. Se trataba de un acto de protesta para reivindicar los derechos de los homosexuales. Se trataba de Robert Opel, un fotógrafo de profesión que había llegado hasta el backstage con una acreditación de prensa aunque hay quien sigue pensando que tenía cómplices en la organización.

Justo un año antes, en 1973, vimos cómo Marlon Brando conseguía un Oscar por su interpretación en la película «El Padrino» y también como el actor lo rechazaba. En su lugar, acudió a recogerlo una joven de ascendencia apache llamada Sacheen Littlefeather, quien cargaba con un contundente y largo discurso (que ocupaba 15 páginas). En él, el actor explicaba por qué había decidido rechazar el premio como protesta por el trato vejatorio que la industria del cine y la sociedad estadounidense había dado al pueblo nativo americano. La intención de la joven fue leer el documento, pero, ante la amenaza de ser detenida, resumió en un minutos los motivos por los que el actor renunciaba.

También ha habido discursos que nos han emocionado. Como el del italiano Roberto Benigni, que se paseó sobre los sillones y cabezas de los asistentes a los Oscar de 1999 antes de recoger su Oscar a la Mejor película extranjera por «La vida es bella». El director y protagonista de la cinta recibió el galardón entre los aplausos de los asistentes, un reflejo del impacto que causó esta cinta europea. Benigni volvió a impregnar la situación con su alegría y su peculiar forma de ver la vida.

El Oscar que ganó Anna Paquin pilló por sorpresa a muchos de los presentes y es que solo tenía 11 años cuando interpretó «El piano». La actriz no supo cómo reaccionar y estuvo casi un minuto en el atril con el Oscar en la mano mientras el público se reía porque la pequeña tenía hipo. Pero no fue la actriz más joven en hacerse con el premio. Shirley Temple recogió la estatuilla con solo seis años, pero se trataba de un premio de honor. Tatum O'Neal sí es la más joven ganadora de un Oscar oficial, con 10 años, por «Luna de papel».

Aunque si hablamos de entregas de premios tenemos que recordar el «¡Pedrooo!» que gritó Penélope Cruz para anunciar el Oscar a mejor película en lengua no inglesa era para su amigo Almodóvar por «Todo sobre mi madre».

No todos los «momentazos» han sucedido durante la gala. Hay algunos que ocurren antes de ella. En el año 2000 robaron el camión que transportaba las estatuillas desde Chicago a Los Ángeles. Aparecieron, pero desde entonces, la Academia siempre tiene galardones de reserva en sus almacenes. Aunque si hablamos de robos, el más sonado fue el que sufrió Frances McDormand. La actriz, que había ganado el galardón por «Tres anuncios en las afueras» y ya había grabado su nombre en la estatuilla, vio que su premio desapareció de una fiesta posterior a la gala en esa ciudad estadounidense.