Es Noticia
«Norman, el hombre que lo conseguía todo»

Richard Gere: «Aquí se creen que Hollywood es Sodoma y Gomorra»

El actor, más entregado a su labor solidaria que a luchar por el Oscar, estrena este viernes «Norman, el hombre que lo conseguía todo», donde interpreta a un tramposo e idealista ejecutivo de Nueva York

Norman (Richard Gere), un ejecutivo arribista y con más inventiva que clientes
Norman (Richard Gere), un ejecutivo arribista y con más inventiva que clientes - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Aunque peina canas brillantes, el protagonista de «Pretty Woman» acapara las miradas y todos los selfies posibles en cada evento al que acude. Richard Gere estuvo en Barcelona y Madrid para defender su papel en «Norman», un hombre de negocios de poca monta, y atender sus múltiples compromisos solidarios.

En «Norman, el hombre que lo conseguía todo» se mete en el traje de un protagonista con unos andares y una manera de hablar que recuerdan a Forrest Gump. «Cuando acepté el proyecto me pasé ocho meses junto a Joseph Cedar, director y responsable del guión, para perfeccionar la personalidad de este hombre que es totalmente opuesto a mí», explicaba el intérprete a ABC sobre cómo preparó un personaje que ocupa cada secuencia de la película.

Resulta imposible averiguar de dónde viene y a dónde va Norman. «No sabemos nada de él, ni su estado civil, ni su origen, ni lo que tiene... Y mucho menos lo que es en realidad». Tampoco queda claro si es un estafador o un héroe: «No puedo decir que es corrupto porque para mí la corrupción tiene que ver con la motivación negativa, y él no la tiene. Él confía en que los sueños se hagan realidad».

«Mi idea es seguir trabajando hasta que el cuerpo y la mente me lo permitan»Richard Gere

A sus 67 años, y siempre con sus maneras de estrella, Richard Gere se ha labrado una carrera plagada de títulos. En 1980 tuvo su primer gran éxito en «American Gigoló»; en 1982 se puso a las órdenes de los militares más duros en «Oficial y caballero»; después, en 1990, medio planeta se enamoró del protagonista de «Pretty Woman». Ese papel de galán le acompañaría en sus dos próximos éxitos de taquilla: «Novia a la fuga», en 1999, y «Bailamos», en 2004. «Creo que estos cinco títulos son los que me han dado la popularidad que tengo ahora. Mi idea es seguir trabajando hasta que el cuerpo y la mente me lo permitan. He encontrado historias que quería hacer y, si miro atrás, me sorprendo de todo lo que he hecho», presume uno de los últimos caballeros de Hollywood. «He tenido mucha suerte. Empecé en el teatro de repertorio a los diecinueve años y desde entonces no he parado. Cada vez que acepto un guión me emociono con el proyecto. No puedo ni debo olvidar que tuve profesores muy buenos», asegura.

Repite que no se puede quejar de las ofertas que recibe y recuerda que muy pronto se estrenará «The Dinner», dirigida y escrita por Oren Moverman. «Estuve en la Berlinale con 'The Dinner', una historia con un regusto parecido a 'Un Dios salvaje' de Roman Polanski». Gere recala de tanto en tanto por los festivales internacionales, pero no es actor de estatuillas. «Curiosamente no me han dado muchos premios –sonríe–. Veo el recorrido de mi trayectoria como un proceso creativo y no como una carrera para ganar premios. La meditación me ayuda mucho para trabajar mis personajes».

Personajes maduros

«Norman» es una buena señal de que hay guiones para actores que bordean los setenta años (el próximo 31 de agosto cumplirá sesenta y ocho). Una suerte que no tienen todas las actrices de su edad: «Sé que muchas intérpretes veteranas se quejan de que no tienen trabajo, pero yo creo que el único culpable es el público. El cine funciona según el mercado».

Enfundado en la misma talla de pantalón y chaqueta desde hace por lo menos cuarenta años, reconoce que se cuida bastante. En su breve e intensa visita a la Ciudad Condal le localizaron en el Restaurante Celéri, que regenta el chef Xavier Pellicer, y que tiene fama de atender a vegetarianos y veganos: «Hemos comido ahí y todo era exquisito, si tengo que volver por aquí creo que repetiremos». Ese plural se refiere a su nueva y joven novia, la abogada gallega Alejandra Silva, pero no suelta prenda en la lengua cervantina. Y eso que en los últimos meses ha hecho un máster en España. Cuando se le pregunta por lo que más le llama la atención de los europeos apunta hacia la forma en la que les miramos: «Me choca mucho que crean que Hollywood es Sodoma y Gomorra cuando en realidad todos somos iguales».

En «Norman» deambula de nuevo por las calles de Nueva York. Unas avenidas que ya transitó como vagabundo en la película de 2014 «Invisibles». «Los dos son personajes interesantes de películas interesantes. Creo que la diferencia es que el rol de “Invisibles” lo preparamos durante años y hubo mucho compromiso en rodar esa película. Además, fue muy complicado trabajar en las zonas más concurridas de la Gran Manzana».

Un hombre solidario

La sociedad del siglo XXI parece más concienciada con temas tan graves como la situación de los refugiados. Richard Gere cree que el cine debe involucrarse: «Hay proyectos sobre los refugiados, pero no son suficientemente buenos. El público exige calidad y excelencia. Desde aquí quiero felicitar el que hizo la organización Proactiva Open Arms sobre el rescate de inmigrantes». Además, Richard Gere aprovecha cada entrevista para hablar de la Fundación ICT, que trabaja para promover los derechos humanos y las libertades para el pueblo del Tibet: «El Tibet es una causa a la que dedico todas las horas que puedo».