Es Noticia

125 aniversario de John Ford: El hombre que enterró sus contradicciones en el desierto

Una treintena de críticos, escritores y políticos esbozan un retrato del mito a través de sus más de 150 películas en el libro «El universo de John Ford»

El cineasta nació el 1 de febrero de 1894 y falleció el 31 de agosto de 1973

John Ford, en el rodaje de «El álamo», de John Wayne. El cineasta acudió al plató de la película de su actor fetiche y llegó a filmar algunos planos
John Ford, en el rodaje de «El álamo», de John Wayne. El cineasta acudió al plató de la película de su actor fetiche y llegó a filmar algunos planos - Ed. Notorious
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En 1950, cuando el senador Joseph McCarthy se entretenía con su particular «caza de brujas», el sindicato de directores se reunió para ver cómo se posicionaba. Uno a uno, los cineastas fueron hablando hasta que le llegó el turno a John Ford: «Hola, me llamo John Ford y dirijo películas del Oeste». Una frase sencilla pero cargada de contenido, como su cine: ¿Hay algo más «americano» que el wéstern? ¿Podía alguien sospechar de un director que ganó dos Oscar por sus documentales de guerra que rodó mientras servía contra los nazis? Pero el alegato continuó: «No creo que debamos ponernos en la tesitura de informar de manera peyorativa sobre ningún director, ni delatarle, sea comunista o haga lo que haga». Es decir, protegía a los suyos. Y lo suyo era el cine. Elegir entre los buenos y los malos, tan definidos en los wéstern, no era tan fácil en la vida real.

Portada del libro «El universo de John Ford»
Portada del libro «El universo de John Ford»

La figura del considerado como el director más grande de todos los tiempos -recuerden aquella respuesta de Orson Welles: «Mis tres directores favoritos son John Ford, John Ford y John Ford»- es diseccionada a través de la mirada de 29 personalidades, entre ellos periodistas, escritores, profesores, políticos..., en el libro «El universo de John Ford». Más de 500 páginas en las que se analizan sus películas en un ejercicio que permite componer una fotografía fija del carácter, las contradicciones y el talento revolucionario, por innovador, del creador de clásicos como «La diligencia», «Fort Apache» o «Escrito bajo el sol».

Ufano cascarrabias

En sus páginas satinadas, hasta 70 películas pasan por el ojo crítico de Eduardo Torres-Dulce, Espido Freire, Luis Herrero, Víctor Arribas, Fernando R. Lafuente, Oti Rodríguez Marchante... Las demás, hasta completar el centenar y medio de cintas que filmó, así como sus incursiones en la televisión, sus cortos, los documentales y el trabajo que ejerció como productor, quedan perfectamente explicados en la segunda parte del libro, un «Diccionario» que desentraña qué sucedió a su alrededor en sus 79 años de vida: sus polémicas, su vertiente pacifista y la belicista, su obra llena de testosterona y que exuda tierna calidez, el ufano cascarrabias y el genio. Todo, hasta la definición que de él hizo François Truffaut: «John Ford es uno de esos poetas que no hablan de poesía».

Entre los análisis de las películas y el Diccionario se cuelan anéctodas sutiles que ayudan a comprender -o al menos, a descubrir- sus mil aristas. Una de ellas la cuenta Espido Freire, que defiende que «en John Ford no había una diferencia entre lo que hacía, lo que había elegido rodar y lo que pensaba». «Por eso -asegura la escritora- “Centauros del desierto” supondrá un cambio: Ford toma un modelo que conocemos y lo retuerce hasta que se convierte en lo opuesto, pero, aún así, sigue siendo reconocible». O su relación con la Academia de Hollywood, contra la que firmó en 1945 un manifiesto para boicotearla. «Nadie puede respetar una organización con un nombre tan altisonante y que ha fracasado en todos los empeños que ha asumido. Cuanto antes acabemos con ella, mejor», suscribió. Ese mismo año ganó -y recogió, a diferencia de su guionista- el primero de sus seis Oscar. Ninguno, y es otra de las contradicciones que le rodearon, lo ganó por un wéstern.

Y, aunque ahora la figura de John Ford es una leyenda, inquebrantable y adorada, el paso del tiempo le afectó. Al igual que afectó a las películas del Oeste, que fueron perdiendo público. Así lo relata el periodista Moisés Rodríguez. «Año 1962. John Ford tiene 68 años y John Wayne 55. Para entonces ya habían colaborado en multitud de películas, entre ellas algunas de las más grandes de la Historia del Cine. Pero su época dorada llegaba a su fin. Sabía que era hora de enterrar una época para dar paso a los nuevos tiempos, pero no quiso hacerlo sin antes dejar una maravillosa mirada nostálgica al pasado que es “El hombre que mató a Liberty Valance”».

Después, en su vejez, forjaría su leyenda de hombre hosco y huraño. Murió once años después de filmar «El hombre que mató a Liberty Valance», y en sus últimos años se sintió desplazado, arrinconado. Todos le olvidaron excepto para recordarle sus años de gloria, como una reliquia que nadie quería tocar.