Millones de jóvenes piden «justicia climática» a los políticos
Millones de jóvenes piden «justicia climática» a los políticos - ABC
Con el apoyo de

Millones de jóvenes de todo el mundo piden «justicia climática» a los políticos

Los españoles se han organizado para acudir juntos a lugares icónicos de 50 ciudades y exigir medidas urgentes contra el calentamiento global

Actualizado:

Y el día que muchos habían señalado en el calendario ha llegado. «El próximo 15 de marzo, los estudiantes y jóvenes nos movemos por el clima en España y en todo el mundo. Las generaciones de nuestros padres han estado durante décadas hablando del "mundo que dejaremos a nuestros hijos"; ahora, los hijos hablaremos del mundo que nos van a dejar». Así se expresaba uno de los integrantes del recién surgido movimiento Fridays for Future (FFF) en su cuenta de Twitter con antelación a la gran movilización internacional que se celebra hoy en 1.600 municipios de 105 países para alertar sobre la urgencia de gestionar mejor los efectos del cambio climático.

Al igual que Greta Thunberg, una adolescente sueca conocida desde hace siete meses por faltar a clase un día a la semana para protestar contra la desidia y la ineficacia que, en su opinión, muestran los gobiernos a la hora de combatir el calentamiento global, los miembros de FFF -aglutinados, en el caso de España, en torno a una treintena de grupos con sedes en distintas ciudades, como Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao o Zaragoza- están cambiando las sillas de las aulas por las sentadas cada viernes frente a los parlamentos nacionales – como la convocatoria del 1 de marzo ante el Congreso de los Diputados- con el objetivo de reclamar «justicia climática». «Ni un grado más ni una especie menos» o «Hay más plástico (en el océano) que sentido común» constituyen algunas de las consignas más compartidas en la citada red social.

«En España empezamos hace ocho semanas, cuando nos juntamos cinco amigos y decidimos que teníamos que plantarnos igual que lo estaban haciendo jóvenes de Europa, donde ha llegado a haber manifestaciones de 70.000 personas en Bélgica. Aquí faltaba ese pequeño impulso», explica a la agencia Ep Lucas Barrero, estudiante de Biología y Ciencias Ambientales en la Universidad de Gerona. «Cada territorio funciona de forma independiente, pero estamos coordinados a nivel nacional. Somos, además, un movimiento "apartidista" sin vinculación a ninguna organización. La mayoría de los políticos actuales no estarán vivos dentro de 50 años, pero nosotros sí, y no podemos depender de sus intereses y compromisos», matiza Barrero.

«La huelga estudiantil ha recibido apoyos de partidos políticos, sindicatos, empresas y otras organizaciones. Pero en tales apoyos está ausente cualquier referencia a compromisos de reducción medibles y coherentes con las indicaciones científicas», se lamentan desde Ecologistas en acción. Según establece el panel de Expertos Sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas, convendría reducir, al menos, en un 58% las emisiones de CO2 con respecto a las registradas durante 2010 para 2030, recuerdan desde la ONG. Cualquier meta que se fije por debajo de dicha cifra sería, en su opinión, «insuficiente», «temeraria», «negligente» o «suicida».

Más de 15.000 investigadores de diferentes naciones del continente y de EE.UU. también han mostrado su adhesión al movimiento de protesta FFF.

Próxima ley de cambio climático

Sí accedieron, a finales de enero, al hemiciclo de la Cámara baja, a través de su Comisión de Derechos de Infancia y Adolescencia, ocho niños procedentes de Andalucía, Galicia, Asturias, Cataluña, Castilla y León, Comunidad Valenciana y Madrid, para exponer, por tercer año consecutivo de la mano del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), sus ideas sobre educación, igualdad o cambio climático, entre otras cuestiones, ante quienes elaboran y aprueban las leyes que regulan nuestras relaciones.

Hasta el próximo viernes, precisamente, permanecerá abierto el periodo de información pública del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética que contempla la desacarbonización al 100% de la economía española para 2050, en línea con la Agenda 2030 y el Acuerdo de París.

En una primera fase, hasta 2030, la norma redactada por el Ministerio para la Transición Ecológica prevé la disminución en un 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a los niveles de 1990; la generación del 70% de la electricidad a partir de energías renovables o la mejora de la eficiencia energética en un 35%.

Tráfico
Tráfico- ABC

«¿Cómo se desplazan ustedes para asistir al Congreso?», les preguntó a los diputados presentes aquel día en la sala Ernest Lluch el chico responsable de proponer algunas de las medidas, como el fomento del transporte público, que han pensado desde los Consejos de Participación Infantil y Juvenil de Unicef para tratar de solventar el cambio climático.

Dado que el transporte es el responsable de más del 26% de las emisiones contaminantes, el anteproyecto también determina, por ejemplo, que a partir de 2040 no se podrán vender o matricular ni turismos ni vehículos comerciales ligeros que produzcan «de forma directa» emisiones de dióxido de carbono.

Modelo de desarrollo económico

«Las olas de calor y frío y la calidad del agua y del aire perjudican de forma especial a nuestros niños, porque son los más vulnerables», manifiesta Maite Pacheco, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Unicef Comité Español. Se estima que el cambio climático afectará a unos 175 millones de niños cada año durante la próxima década.

Los movimientos estudiantiles que proliferan en Bélgica, Suecia, Países Bajos, Estados Unidos, Reino Unido, Australia o España «ya está colapsando mentalidades adultas», aseguran desde Greenpeace. Los jóvenes parecen tener la clave para revertir el problema que plantea el calentamiento global: «modificar lo que está a nuestro alcance, como el modelo de desarrollo económico, gracias a políticas medioambientales más ambiciosas, en lugar del clima», insisten desde la organización.

Durante la próxima década, el cambio climático afectará a unos 175 millones de niños cada año

«Encontrar un trabajo», «sufrir una guerra o un ataque terrorista» y el «cambio climático» constituyen, por este orden, las mayores preocupaciones de los jóvenes (9-30 años), según una encuesta realizada en 23 estados miembros de la Unión Europea que se publicó el 20 de noviembre de 2018 (Día Universal del Niño). España será uno de los países europeos más afectados por el cambio climático.