Lobo ibérico
Lobo ibérico - FAPAS

Lobo ibérico: piden un plan para la recuperación de la especie en Guadalajara

Y Aragón, por su parte, apostará por la convivencia con el lobo si se asienta en la comunidad

Guadalajara/ZaragozaActualizado:

Los miembros del proyecto de voluntariado nacional para el censo del lobo ibérico y evaluación del Estado de sus poblaciones han pedido al Gobierno regional que elabore un plan de recuperación y protección del animal en la provincia de Guadalajara, donde apenas existen tres ejemplares.

El proyecto de ciencia ciudadana nació en 2015, impulsado, coordinado y dirigido por Fernando Palacios y Ángel Manuel Sánchez desde el Departamento de Biodiversidad y Biología Evolutiva del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (MNCN-CSIC).

En rueda de prensa, el viernes pasado solicitaron al Gobierno de Castilla-La Mancha que cumpla con la legislación y elabore un censo de lobos ibéricos en Guadalajara, ya que la provincia cuenta con un «único y mermado» grupo de lobos asentados en una zona sin protección, entre Atienza y Sigüenza. Este grupo ha sobrevivido a posibles disparos y envenenamientos el pasado año, motivo por el cual solicitan a la Administración autonómica medidas inmediatas de protección.

En este sentido, han señalado que Castilla-La Mancha no cuenta con un plan de recuperación de la especie en la provincia, obligatorio desde 2004, y además debe ejecutar un plan de recuperación y vigilancia exhaustiva contra el veneno en estos territorios que hace peligrar una especie esencial en el ecosistema.

Palacios ha apuntado que no comparten la apreciación del Gobierno regional de que está cumpliendo con la ley y también han advertido que se están usando métodos como la captura con lazo, que podrían considerarse prohibidas en la Unión Europea además de peligrosas.

Castilla-La Mancha cuenta con un «único y mermado» grupo de lobos asentados en una zona sin protección

En cuanto a los ataques al ganado, estos expertos han señalado que España, y más en concreto Guadalajara, tiene un elevado índice de abandono de perros y que en la mayoría de los casos esos ataques no son lobos sino perros asilvestrados los responsables. Tal hipótesis cobra mayor verosimilitud si se tiene en cuenta que apenas hay tres lobos en la provincia, lo que hace pensar que es inviable que sean los responsables de dichos ataques.

En opinión de los expertos, si se llevara a cabo un plan real de protección y recuperación que cuidase el hábitat permitiendo que el lobo tuviese suficiente animales silvestres para alimentarse, éste no atacaría al ganado.

Además, han recomendado a los ganaderos guardar al ganado por la noche y realizar un pastoreo ecológico que no esquilme ciertas zonas afectando al hábitat. También han instado a regular el ámbito cinegético, puesto que consideran que hoy todos los ungulados, de los que se alimenta el lobo, son presa de los cazadores, dejando sin alimento a este depredador.

Asentamientos

El Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Aragón, por su parte, ha anunciado que apostará por la convivencia con el lobo si la especie se asienta en alguna población estable de la comunidad, lo que podría ocurrir en los próximos años, ya que por ahora solo tiene apariciones puntuales.

La decisión ha sido tomada tras valorar los diferentes impactos medioambientales, agrarios, económicos y sociales que supone la presencia del lobo en Aragón y a la luz de un estudio previo realizado en otras comunidades en las que sí existen manadas permanentes.

Desde el departamento, según informa la agencia Efe a partir de una nota emitida por fuentes del ejecutivo, se adoptarán medidas en un doble sentido, preventivo y compensatorio, para facilitar el equilibrio entre la biodiversidad y las explotaciones ganaderas.

El objetivo es reducir los posibles daños y por ello se pretende asegurar un apoyo económico a los ganaderos en la adopción de medidas de autoprotección efectiva. Además, se establecerá un sistema de compensaciones por aquellos perjuicios que efectivamente puedan tener lugar.

En los próximos años, la presencia del lobo en Aragón puede ser más habitual e incluso estable

Varios responsables y funcionarios de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Aragón trabajan en la actualidad en el asunto, aunque los resultados prácticos no podrán verse de forma inmediata porque el proceso normativo necesario es novedoso en la comunidad. Y, por lo tanto, se requiere de la articulación de las correspondientes garantías administrativo-jurídicas, añaden las citadas fuentes.

La reciente captura fotográfica de un ejemplar de Canis lupus en Los Monegros se ha visto confirmada recientemente por los análisis genéticos de las muestras recogidas en el lugar donde se realizaron las instantáneas.

Se trata de una especie de procedencia en Cataluña, donde se ha identificado a un grupo de pocos ejemplares llegados desde Italia a través de Francia.

Tal circunstancia posibilita que la hipótesis de que el lobo que ha atacado en los dos últimos meses diferentes rebaños de Monegros es un animal en dispersión, por lo que no se establecerá en estos parajes, sino que regresará a su lugar de origen.

En todo caso, el crecimiento de la población lobera en comunidades limítrofes y la situación de despoblación de grandes áreas del territorio aragonés hace «altamente probable» que en los próximos años la presencia del lobo pueda llegar a convertirse en algo más habitual e incluso estable. Hasta ahora la presencia de la especie ha sido ocasional.

En España hay unas 297 manadas de lobo, lo que supone entre 2.000 y 2.300 ejemplares, la mayor parte de los cuales se encuentran en Castilla-León (179 manadas), Galicia (84), Asturias (37) y Cantabria (12).