Claves para la circulación y estacionamiento de los patinetes eléctricos en las ciudades

Madrid y Barcelona tienen normativas específicas para este tipo de vehículos

Actualizado:

Los patinetes eléctricos han sido la última incorporación a las calles, convirtiéndose en una de las alternativas más baratas a la hora de desplazarse en zonas restringidas a los vehículos más contaminatnes. Es un medio de transporte que, aunque ya lo han probado muchos usuarios, han traído consigo una gran polémica llegando incluso a tener que ser retirados del espacio público.

Son también muchas las empresas que han visto una oportunidad de negocio dentro del sector. Sin embargo, muchas ciudades españolas todavía no están preparadas para acoger esta nueva opción de transporte y las compañías de alquiler de patinetes y usuarios de los mismos se han encontrado con la oposición de los ayuntamientos.

La firma de servicios legales Metricson advierte que esto sucede porque antes de implantar el servicio es necesario determinar el régimen legal aplicable en esa localidad. En caso de que no exista un uso especialmente regulado, como ocurre en Valencia o pasó en su día en San Francisco, ciudad pionera en el uso de este medio de transporte, el propio ayuntamiento puede impedir provisionalmente la circulación o estacionamiento de los vehículos hasta que se apruebe una ordenanza. Por lo que el principal riesgo para las empresas que ofrecen este tipo de servicios es económico.

Si por el lado contrario, existe normativa en la ciudad en la que están presentes (en España, la primera ciudad en regular expresamente el uso de estos patinetes eléctricos es Barcelona, seguida de Madrid, que ya cuenta con un proyecto de ordenanza a la espera de ser aprobado por el Pleno del Ayuntamiento), los abogados de Metricson recomiendan a estas empresas trabajar en la educación de sus usuarios: informarles de qué pueden y qué no pueden hacer como, por ejemplo, las vías por las que pueden circular y el uso obligatorio del casco. Así se evitará que los ayuntamientos actúen de forma contundente al considerar que la actividad está fuera de control.

Según los abogados de Metricson, el principal reto para este nuevo modelo de negocio es la formación vial de los usuarios y el seguimiento y colaboración con las autoridades.

En cuanto al régimen laboral, Metricson advierte que al no existir por el momento empresas en este sector con envergadura suficiente como para forzar la redacción de nuevos convenios, esto dificulta la correcta calificación de los trabajadores. De hecho, este tipo de empresas se encuentran ante la disyuntiva de tener que elegir para sus empleados un convenio colectivo que no contempla realmente su actividad mixta: la online, mediante la cual venden y cobran el servicio, y la offline, ya que el servicio se presta en la calle y además mediante un elemento de transporte que formará parte del activo de la empresa. Por lo que estas empresas deben convivir también desde el punto de vista legal con estos dos mundos, el online y offline, para lograr sus objetivos.