A prueba el Honda CR-V hybrid: eficiencia y habitabilidad para el día a día

Esta modelo, en camino hacia la electrificación de la marca japonesa, ya está disponible desde 34.200 euros

MADRIDActualizado:

Honda quiere que el 100% de sus coches para Europa estén electrificados para 2025. A pesar de ser una de las marcas que más retraso lleva en el sector del coche eléctrico, quiere recuperar terreno perdido con una fuerte inversión en los próximos cinco años. Para ello, el fabricante japonés basará su electrificación en la apuesta por los híbridos, y posteriormente por los híbridos y los híbridos enchufables, aunque también ha presentado su primer eléctrico puro para 2020 -entra en producción ya en 2019-: el e Prototype.

Y en este camino hacia la electrificación, entra en juego el nuevo CR-V Hybrid, un «todocamino» con tecnología avanzada de propulsión híbrida con la tecnología Intelligent Multi-Mode Drive (i-MMD). Combina dos motores eléctricos (generador e impulsor), un motor de gasolina de ciclo Atkinson, una batería de iones de litio y una transmisión fija que proporcionan elevados niveles de eficiencia y perfeccionamiento. En este nuevo modelo, la tecnología híbrida puede combinarse con tracción delantera o tracción total. Su precio parte desde los 34.200 euros (con tracción delantera) y llegan a los 40.000 euros; y los de las versión con tracción total empiezan en los 40.200 euros y ascienden hasta los 46.850.

En detalles, el CR-V Hybrid está equipado con un eficiente motor de gasolina i-VTEC de 2 litros de ciclo Atkinson, que ofrece una potencia de 145 CV y un potente motor eléctrico de 184 CV. La unidad de potencia gasolina-eléctrica es capaz de hacer que el CR-V Hybrid pase de cero a 100 km/h en 8,8 segundos en las versiones equipadas con tracción delantera y en 9,2 segundos en las versiones con tracción total. Así, alcanza una velocidad máxima de 180 km/h.

El modelo japonés mejora en calidad de marcha, respuesta de la dirección, control de la carrocería y gestión del ruido, vibración y rumorosidad (NVH). Optiene una serie de funciones inteligentes que hacen que sea más fácil de usar todos los días. Y con una longitud exterior algo mayor que la de sus predecesores, que permite disfrutar de un interior mucho más amplio. Además, su elegante línea del techo premiten un suave flujo de aire por encima y por debajo del CR-V, lo que reduce la resistencia y mejora la estabilidad.

Todos los ocupantes del vehículo cuentan con un habitáculo muy espacioso. Los asientos delanteros son cómodos y envolventes, y las plazas traseras son amplias y con suficiente espacio para las piernas. Un confort más que necesario para el día a día, incluso contando con un maletero más ancho y profundo. Gracias al portón trasero eléctrico «manos libres» y un compartimento de carga más largo alto, te permite acceder con comodidad al habitáculo, tan necesario para las compras diarias e incluso para alejarse del ajetreo de la ciudad los fines de semana.

Eficiencia según las condiciones

Los controles del selector de conducción del nuevo Honda CR-V Hybrid se encuentran en la consola central, de fácil acceso y de manera muy intuitiva. A través de un «botón» se puede seleccionar las funciones de conducción, aparcamiento y punto muerto, mientras que la función de marcha atrás requiere tirar del pulsador.

A una velocidad de crucero de 60 km/h, el CR-V Hybrid normalmente funcionará con propulsión eléctrica (Ev Drive) más de la mitad del tiempo. A 100 km/h, funcionará en modo eléctrico durante alrededor de una tercera parte del tiempo. Para alcanzar la velocidad máxima, el CR-V Hybrid funcionará en modo híbrido (Hybrid Drive). El software de control del sistema i-MMD decide en todo momento cuándo cambiar entre los distintos modos a fin de maximizar la eficiencia, sin necesidad de que el conductor tenga que intervenir.

No obstante, tu puedes gestionar la carga según la situación en la que te encuentres, por si prefieres que la batería haga todo el trabajo, o, por lo contrario, es momento de otorgarle recarga. Para ello, el modo EV Drive, en el que la batería de iones de litio alimenta el motor de propulsión eléctrica directamente; Hybrid Drive, en el que el motor de gasolina suministra energía a un segundo motor-generador eléctrico, que transmite a su vez energía a las ruedas a través del motor de propulsión eléctrico; y Engine Drive, donde el motor de combustión proporciona la transmisión directamente a las ruedas a través de un mecanismo de bloqueo del embrague.

En la mayoría de situaciones de conducción en entornos urbanos, el CR-V Hybrid cambiará automáticamente entre el modo Hybrid Drive y el modo EV Drive para conseguir una eficiencia óptima. En el modo de propulsión híbrida, la energía sobrante del motor de combustión se puede emplear también para recargar la batería mediante el generador. El modo EV Drive permite la propulsión completamente eléctrica, y ofrece al CR-V una autonomía de conducción sin emisiones de alrededor de dos kilómetros, dependiendo de las condiciones de la conducción y de la carga de la batería.

Así, el modo Engine Drive es la configuración más eficiente para la conducción a altas velocidades en vías rápidasy se puede complementar solicitando un «empuje» de potencia del motor de propulsión eléctrica para complementar el par del motor bajo determinadas condiciones de conducción.

Por lo tanto, si la batería cuenta con un nivel de carga suficiente, también se puede seleccionar el modo completamente eléctrico EV con tal solo pulsar un botón, logrando una autonomía de dos kilómetros de conducción sin emisiones, según las condiciones de conducción y la carga de la batería. Y, finalmente, existe un modo «Sport», el de menor utilización ya que disminuye la eficiencia y el vehículo permite solventar perfectamente las situaciones sin necesidad de accionarlo, permite una mayor respuesta del acelerador en el sistema híbrido.

Cabe destacar que el CR-V incluye el paquete Honda Sensing de serie en toda la gama, uno de los más completos en tecnologías de asistencia a la conducción y seguridad activa de su clase, que combina, entre otros, la información del radar y de la cámara de visión para asistir al conductor. También están el sistema de estabilidad y tracción del vehículo (VSA), que mejora la capacidad de control cuando el vehículo está acelerando, frenando y girando, y el sistema de control de la presión de los neumáticos.