Volkswagen adjudica a Seat el desarrollo de una plataforma para un coche eléctrico

La marca española rompe la barrera de los 10 millones de vehículos fabricados en Martorell

MADRIDActualizado:

El grupo Volkswagen ha adjudicado a Seat el desarrollo de una plataforma para la fabricación de un coche eléctrico de pequeñas dimensiones, aunque éste no se producirá en la planta de la automovilística de Martorell (Barcelona).

Esta adjudicación contempla el desarrollo de la nuev plataforma (Small BEV) y el proyecto ya conocido de colaboración de Seat con la empresa China JAC para desarrollar y producir en China coches eléctricos para su mercado.

Estos anuncios se enmarcan en la intención del grupo de invertir 44.000 millones de euros para transformar varias plantas del consorcio en Alemania para producir vehículos, motores y baterías eléctricos.

La fábrica de Seat en Martorell, que este año celebra su 25 aniversario, ha marcado en 2018 otro hito y ha superado la cifra de los 10 millones de vehículos producidos. En este cuarto de siglo, de las líneas de producción de la mayor fábrica de automóviles en España han salido 39 modelos diferentes, desde modelos como la segunda generación del Seat Ibiza y el primer Seat Córdoba hasta el Seat Arona o el Audi A1, que se empezó a fabricar hace unas semanas.

La planta fue inaugurada en el año 1993 tras una inversión de 244.500 millones de pesetas (1.470 millones de euros). Seat trasladó la producción desde la antigua planta en la Zona Franca de Barcelona tras 40 años en esas instalaciones. Desde entonces, en Martorell se han fabricado los principales modelos de la marca, así como dos modelos de Audi, el Q3 y A1. La planta, que es la tercera mayor fábrica del Grupo Volkswagen en Europa, se ha convertido en la smart factory de referencia en la Industria 4.0.

El vehículo 10 millones, un Arona FR 1.5 TSI que combina los colores desired red y midnight black, está expuesto esta semana en la fábrica de Martorell, en la exposición que conmemora su 25 aniversario. Este Arona se ha fabricado sobre la plataforma MQB A0, que comparte con el modelo Ibiza y el recién llegado Audi A1. Seat fue la primera marca del Grupo Volkswagen en utilizar esta plataforma, que permite una mayor flexibilidad de fabricación, ya que soporta diferentes modelos y tipos de carrocería dentro del mismo segmento, y que ha hecho posible que Martorell incorporase a sus líneas tres nuevos modelos en los últimos 18 meses.