Seat se va a China de la mano del fabricante local JAC

El acuerdo firmado por Volkswagen Group China, JAC y Seat supone un paso adelante de los socios para intensificar el desarrollo de la movilidad eléctrica en China

MADRIDActualizado:

Seat da un paso en su internacionalización tras la firma de un acuerdo por el que mediante una «joint venture» JAC Volkswagen lanzará la marca española en China en 2021 y trabajará de manera conjunta en la electrificación de sus vehículos.

La firma del acuerdo, que ha tenido lugar este miércoles en una ceremonia celebrada en el Palacio de la Moncloa, ha contado con la presencia del presidente de la República Popular China, Xi Jingping; y el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez.

El acuerdo ha sido firmado por el presidente del Grupo Volkswagen, Dr. Herbert Diess; el presidente de JAC, An Jin; y el presidente de Seat, Luca de Meo. Se trata de un segundo paso tras el acuerdo del pasado 9 de julio en Berlín mediante el cual Seat entraba en el accionariado de la empresa creada por Volkswagen Group China y JAC, siendo la marca líder del Grupo en la joint venture.

El Gobierno chino aprobó en 2015 una nueva normativa sobre la entrada de compañías extranjeras en el mercado de automoción, en la que se estableció que las nuevas empresas conjuntas debían producir exclusivamente autos eléctricos bajo marcas nuevas.

Como fruto del acuerdo, las compañías aprovecharán su fortaleza tecnológica y de producto para desarrollar una plataforma para vehículos eléctricos para la producción de vehículos.

Además, JAC Volkswagen lanzará la marca Seat en China en 2021 y trabajará de manera conjunta para electrificar vehículos de Seat. Por otra parte, a finales de 2018 se iniciará la construcción del centro de investigación de JAC Volkswagen. El centro de I+D se centrará en las áreas de conectividad, conducción autónoma y en otras cuestiones estratégicas. El acuerdo supone un paso adelante en la colaboración entre Volkswagen Group China, Seat y JAC, quienes trabajarán conjuntamente en el importante mercado de la movilidad eléctrica en China.

El presidente de Seat, Luca de Meo, ha expresado que «este acuerdo con Volkswagen Group China y JAC nos permitirá avanzar en el desarrollo estratégico para introducir la marca Seat en China y dar un paso más en la estrategia de globalización de la compañía. China es el mercado líder del vehículo eléctrico y Seat quiere contribuir a impulsar esta tecnología para responder a las necesidades de nuestros clientes y fomentar una movilidad cada vez más sostenible».

No es la primera incursión de Seat en el país asiático, ya que la marca española exportó brevemente a China sus modelos Ibiza y León entre 2012 y 2014, pero suspendió el proyecto debido a que los aranceles de importación hacían entonces sus coches más caros que los de la competencia, lo que impidió que las ventas despegaran.

Cada vez más internacional

La automovilística presidida por Luca de Meo tiene la vista puesta en América Latina y en el Norte de África, zona esta última donde Argelia, por tamaño y potencial, desempeña un papel clave. En este sentido, y para sortear las restricciones a la importación en este país, el grupo Volkswagen inauguró el pasado julio en la ciudad argelina de Relizane una planta multimarca de ensamblaje, en la que Seat ejerce el papel de liderazgo. Este proyecto implica el estreno de la automovilística española como ensambladora fuera de Europa.

Además de coordinar el proyecto de Relizane, Seat lo lidera también en cuanto a volumen, en tanto que casi el 50% del total de vehículos ensamblados en 2017 correspondió al Ibiza, uno de los cuatro modelos del Grupo Volkswagen en Argelia.

En el segundo semestre de 2017, se ensamblaron más de 17.000 vehículos, de los cuales 8.121 fueron del Seat Ibiza. A partir de este año, Argelia contribuirá de forma muy destacada a aumentar los resultados comerciales de Seat. En 2017, la marca vendió 468.400 coches a nivel mundial, un 14,6% más que el año anterior.

Como novedad, y además del Ibiza, Seat anunció que ensamblará el Leon y el Arona en los próximos meses. Actualmente, la planta de Relizane cuenta con más de 550 empleados y, a largo plazo, se crearán hasta 1.800 puestos de trabajo. Asimismo, se estima que la actividad de la planta generará 3.500 empleos adicionales en fabricantes y proveedores de servicios logísticos de Relizane.