José Ortega Cano con su hijo José Fernando - ABC

La detención de José Fernando, el último disgusto de Ortega Cano

El joven fue detenido por la Guardia Civil tras saltarse una orden de alejamiento de una ex

MadridActualizado:

Hace apenas unos días el torero José Ortega Cano comentaba que lo que más le preocupa en estos momentos es que su hijo José Fernandose recupere de sus problemas y pueda hacer una vida sana y normal. Para el maestro, la única pena que ahora arrastra es no poder encontrar la calma, mientras su hijo siga dando volantazos en el curso de su vida. Por desgracia, estos días Ortega ha vuelto a tener que sufrir un nuevo golpe tras enterarse de que José Fernando había sido detenido por la Guardia Civil por saltarse una orden de alejamiento que tiene con una ex pareja. Según informa la agencia EFE, el hijo de Ortega y de la desaparecida Rocío Juradoya ha sido puesto en libertad.

Los hechos se produjeron en la madrugada del pasado 13 de enero, cuando una patrulla de la benemérita sospechó de dos personas que se encontraban en el interior de un vehículo, en el aparcamiento de una venta del término municipal de Arcos de la Frontera (Cádiz). Al acercarse los agentes, el coche arrancó y huyó precipitadamente en dirección al pueblo, seguido de dicha patrulla. En un momento dado, el conductor, al que los agentes ya habían reconocido como José Fernando Ortega Mohedano, dio un frenazo, tras el que abrió su puerta y siguió la huida a la carrera. Uno de los agentes le persiguió a pie sin éxito y el otro se dirigió hacia el vehículo, en el que permanecía una mujer, que resultó ser expareja de José Fernando. Precisamente el joven tiene una orden judicial cautelar de alejamiento de esta mujer, cuya identidad no ha sido facilitada. Tras perder su rastro, la Guardia Civil finalmente le detuvo el pasado martes cuando caminaba por las calles de Arcos de la Frontera. Las mismas fuentes no han podido precisar si, además de decretar su libertad, el juez ha ordenado alguna otra medida cautelar.

Sin duda, se trata de un triste episodio en la vida de un joven que fue condenado en 2014 a un año y nueve meses de cárcel por el robo violento de un coche tras un incidente en un club de alterne de Sevilla.

Desde hace años, Ortega Cano lucha por salvar a su hijo de la mala vida. José Fernando ha estado ingresado en varios centros psiquiátricos y ha probado todo tipo de terapias para dejar sus adicciones y superar, también, sus problemas de conducta. La pena es que cada dos por tres abandona esos tratamientos y vuelve a las malas costumbres que siempre acaban en escándalos, peleas o problemas con la Justicia.

Una situación muy dura de soportar para una familia que lleva volcada en ayudarle desde hace ya muchos años y que no tira la toalla con la esperanza de que José Fernando pueda reaccionar y salir de un bucle que no tiene nada bueno. «Es un chico con muy buen fondo, pero tiene una serie de trastornos de personalidad que le hacen caer en un mundo donde sólo encuentra problemas», repite Ortega Cano, un padre angustiado por cada capítulo desagradable que le toca vivir y que parece que no tienen fin.