Reparto de escaños con otros sistemas electorales
Reparto de escaños con otros sistemas electorales - ABC
Elecciones Generales

Elecciones 2019¿Qué habría pasado el 28-A si España tuviera otro sistema electoral?

Desde Ciudadanos a Podemos, pasando por PACMA. La reforma de la ley electoral española es una de las reclamaciones de muchas formaciones que consideran que la actual norma les penaliza

MadridActualizado:

Mucho se habla, antes, durante y después de las elecciones del sistema electoral español y su fórmula de reparto. Con 52 circunscripciones, en las que sacar un escaño necesita un número diferente de votos según el territorio, y el sistema D'Hondt como herramienta para repartir los escaños del Congreso de los Diputados, muchos partidos reclaman la reforma de una norma que consideran injusta ya sea por la barrera para obtener representación o el repartido de parlamentarios.

Algunas formaciones, como PACMA, que no cuenta con representación a pesar de obtener más votos que, por ejemplo, EH Bildu, abogan por bajar al 3 % la barrera para tener acceso a la Cámara Baja. Otros, como Ciudadanos y Podemos defienden cambiar la legislación y adoptar el método Sainte-Laguë para el reparto de asientos.

El resultado de las elecciones generales de este 28 de abril ha dejado un Congreso para los próximos cuatro años con más de cinco fuerzas y otras muchas que, aunque crecen en voto, no consiguen representación.

Circunscripción única

El reparto más igualitario, en teoría, es aquel en el que un voto valga lo mismo en cualquier punto del país. Así, las papeletas depositadas en Madrid valdrían lo mismo que las de un colegio electoral de Ciudada Real o Murcia. Si se toma como referencia la circunscripción única, como en las elecciones al Parlamento Europeo, y sin establecer ninguna barrera electoral para entrar en el Congreso, los principales beneficiarios serían Unidos Podemos y Vox, que obtendrían más representación que el 28A. La candidatura liderada por Pablo Iglesias crecería hasta los 51 escaños y la de Santiago Abascal hasta los 37, trece más que los que sacó este domingo. Ciudadanos, por su parte, subiría tan solo un diputado (hasta los 58).

Con esta fórmula, PACMA conseguiría representación e irrumpiría con 4 diputados en la Cámara Baja. Los partidos nacionalistas, por su parte, perderían 1 escaño respecto a los resultados de las generales. Excepto Compromís, que sacaría uno más que el domingo.

Los partidos más damnificados serían los mayoritarios. El PSOE habría ganado las elecciones pero apenas habría superado los 100 escaños. Con la circunscripción única, los socialistas habrían obtenido 105 escaños, 18 menos que los 123 que obtuvo en las urnas. Perdería también representación el PP, que se quedaría en los 61 asientos.

Más que mayoría absoluta con el sistema de EE.UU.

Si en España se aplicase el sistema de reparto de Estados Unidos el escenario resultante sería una amplia mayoría absoluta del PSOE. Este sistema se basa en que el país se distribuye en estados (algo equivalente a las 52 circunscripciones españolas). Así, en cada uno de ellos, el partido que gana en votos (sin tener en cuenta la diferencia con el segundo) se lleva todos los representantes en juego.

Con este sistema, el PSOE saldría muy reforzado puesto que el domingo ganó en la mayoría de los territorios. Al hacer la trasposición de los resultados, los socialistas alcanzarían los 295 escaños, frente a los 16 del PP. Por contra, ni Unidas Podemos, ni Ciudadanos, ni Vox obtendrían representación al no haberse impuesto en ningún territorio.

Los partidos nacionalistas sí contarían espacio en el parlamento al haber ganado muchas de las circunscripciones en la que concurrían. ERC, que ganó en Gerona, Lérida y Tarragona este 28A, sumaría con esta fórmula de «todo al ganador» 16 asientos. El PNV, gracias a los votos en Álava, Vizcaya y Guipúzcoa, 18. Navarra Suma también tendría representación con 5 puestos.

Sainte-Laguë, con circunscripción única

Entre Ciudadanos y Unidas Podemos existen pocos puntos programáticos e ideológicos en común, pero sí coinciden en una propuesta: reformar el sistema electoral y sustituir el sistema D'Hondt por el Sainte-Laguë, que es el que utilizan en países como Alemania. El acercamiento en esta postura es tal que, durante la pasada legislatura, estuvo sobre la mesa estuvo un posible pacto entre ambas formaciones para modificar la ley electoral. Pacto que que no se selló debido al rechazo primero del PP, y después del PSOE (los votos de los socialistas hubieran podido sacar adelante el cambio de norma pese al «no» de los populares).

Si los resultados de las elecciones dependieran de este método, con circunscripción única, los resultados dejarían con menos escaños al PSOE que los que obtuvo el 28A. Caería de los 123 escaños hasta los 102. El PP también se vería penalizado por esta fórmula, y hundiría su techo electoral hasta los 59 diputados.

Ciudadanos y Unidos Podemos tendrían resultados dispares. La formación de Albert Rivera obtendría el mismo resultado que con el actual sistema electoral, 57 diputados. Por contra, la de Iglesias subiría hasta los 51 parlamentarios. También crecería Vox, que alcanzaría los 37 asientos en el Congreso.