Ada Colau, tras un cristal con el logo de la órbita catalana de Podemos
Ada Colau, tras un cristal con el logo de la órbita catalana de Podemos - Efe
Política

Ada Colau, hundida si el resultado del 21-D se repitiera en las municipales

Ciudadanos sería el partido con más ediles, y el segundo ERC. Barcelona En Común quedaría relegada a partido bisagra

Actualizado:

Ada Colau quedaría arrinconada en el Ayuntamiento de Barcelona si se repitiera en los comicos municipales el reparto de fuerzas que han dejado las autonómicas en la Ciudad Condal. La franquicia barcelonesa de Podemos, Barcelona En Común, quedaría relegada a partido bisagra, tremendamente mermada pero decisiva para inclinar el gobierno municipal hacia los constitucionalistas o hacia los independentistas.

Evidentemente, el comportamiento electoral no es idéntico en una cita autonómica que en unas elecciones municipales. Tampoco los candidatos son los mismos, y en comicios locales hay una porción del voto que se decide en función del cabeza de lista. Pero, aún así, hay no pocos elementos comunes entre unas elecciones y otras. Y, sobre todo, permiten vislumbrar tendencia.

Teniendo en cuenta el resultado que se dio en Barcelona capital en las autonómicas de este 21 de diciembre, es un aviso poco tranquilizador para las expectativas de Ada Colau y los suyos.

Haciendo un ejercicio de proyección matemática, y con la Ley D´Hondt en la mano, el escrutinio de las autonómicas en Barcelona daría el siguiente resultado en concejales en caso de unas elecciones municipales: Cslograría 10 ediles -cinco más de los que tiene ahora en el Ayuntamiento barcelonés-, 9 ERC (+4), el PDECat 8 (dos menos de los que ahora tiene la vieja CiU), 6 el PSC (+2), 4 los de Colau (-7), dos el PP (-1) y los independentistas antisistema de la CUP otros dos (-1).

Es decir, extrapolando los resultados del jueves a unas elecciones municipales, Barcelona En Común quedaría relegada a la quinta posición en el Ayuntamiento de la Ciudad Condal, pero tendría la llave para decidir si daba el gobierno a un candidato constitucionalista o a uno independentista. Cualquier otra opción sería mucho más complicada o prácticamente imposible: que el PSC se conjurara con la marca local de Podemos y con los independentistas de ERC y del PDECat; o -mucho más difícil- que el PSC se pusiera de acuerdo con Cs y, a su vez, estos dos lograran el respaldo de ERC o del PDECat.

El bloque Cs-PSC-PP sumaría 18 de los 41 escaños que conforman la Corporación municipal barcelonesa, mientras que el bloque ERC-PDECat-CUP tendría 19.