Junqueras y Puigdemont
Junqueras y Puigdemont - AFP

Elecciones CataluñaLos cuatro escenarios que dejan las elecciones catalanas del 21-D

Repaso a las hipotéticas alianzas que podrían producirse entre grupos en el Parlament de Cataluña

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

JPC+ERC = 66 escaños

JpC y ERC suman 66 escaños. A dos de la mayoría absoluta. Pero la suma de los diputados de Cs, el PSC, CatComú y el PP se queda en 65 asientos. Uno menos. De esta manera, la CUP pierde fuerza de negociación pues sus «sí» no son necesarios, al bipartito «bilateral» le es suficiente con su abstención. Además, la CUP ha pagado un peaje por apoyar unos presupuestos de «la derecha catalana» a cambio de una promesa incumplida: llevar a cabo la secesión unilateral en forma de república tras el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre.

Así, JpC y ERC podrían gobernar formando un bipartito con una gran «libertad parlamentaria» que antes no tenían, tal y como anoche, tras conocer los resultados electorales recordó Carles Puigdemont.

JPC+ERC+CUP = 70 escaños

El indepentismo suma dos escaños menos que en 2015. Pasa de los 72 a los 70. JpC, ERC y la CUP pierden fuelle pero no lo suficiente como para no retener la hegemonía parlamentaria. De esta manera, los tres partidos que durante dos años han dominado y «arrollado» en el Parlamento de Cataluña podrían seguir gestionando el día a día parlamentario.

En este sentido, durante la campaña electoral Carles Riera, el presidenciable de la CUP, señaló que los antisistema estaban dispuestos a entrar en el gobierno catalán, siempre que fuera para «implementar» la república catalana que, desde su punto de vista, se votó el 1 de octubre y el Parlamento de Cataluña ratificó el 27 de octubre pasado. Un día antes de que el Gobierno aplicase el 155.

CS+PSC+PP = 57 escaños

Al igual que ha sucedido en el campo secesionista, el reparto de votos dentro del constitucionalismo ha funcionado a modo de vasos comunicantes. Así, el gran avance de Ciudadanos se hizo a costa del desplome del PP de García Albiol, que se verá obligado a compartir el grupo mixto con la CUP, partido que incluso le supera en un diputado.

Con este escenario, el anhelo de las fuerzas nacionales de poder conformar una mayoría alternativa constitucionalista no sumó, quedándose en 57 actas, muy lejos de las 68 que fija el límite de la mayoría absoluta. El desplome de los populares ha sido paralelo al insuficiente avance del PSC, partido que al inicio de la campaña llegó a especular con la posibilidad de auparse como tercera fuerza. No será posible.

ERC+PSC+CATCOMÚ = 57 escaños

El retroceso severo de los «comunes» de Xavier Domènech y un resultado muy por debajo de las expectativas generadas por parte del PSC, han fustrado lo que hace apenas unos meses se daba como una de las salidas más probables ante el bloqueo político en Cataluña. La aspiración de conformar un gobierno de izquierdas que condujese de nuevo el eje ideológico al centro de la política catalana tras un lustro largo de procesismo se vio frustrada por un resultado directamente malo.

La llamada «vía Iceta», la posibilidad de que el líder del PSC llegase a gobernar incluso siendo cuarto, se vio frustrado por unos números que quedaron muy lejos de lo esperado. Así las cosas, el Parlament seguirá basculando sobre el eje independentismo/constitucionalismo.