Los ganadores de lotería a menudo sueñan con comprar en efectivo una casa
Los ganadores de lotería a menudo sueñan con comprar en efectivo una casa - FOTOLIA

Cinco pasos para comprar una vivienda al contado

Adquirir una vivienda en efectivo es uno de los sueños de aquellos que, por ejemplo, ganan la lotería de Navidad

Actualizado:

Ahora que se acerca el sorteo extraordinario de la lotería de Navidad, muchos dan vueltas a la idea de qué hacer con el dinero del premio en caso de resultar agraciados. Comprar una vivienda a tocateja es uno de los sueños más recurrentes entre los poseedores de algún décimo. Es importante no dejarse llevar por el primer impulso, dado que una operación inmobiliaria de estas características requiere cierta planificación. En pisos.com te contamos los pasos que debes dar en caso de querer comprar una casa al contado:

1. Sin cargas. Hay que asegurarse de que el inmueble está libre de cargas registrales, desde hipotecas pendientes hasta anotaciones de embargo, así como limitaciones de precio de venta con las que cuentan las viviendas protegidas. Se debe acudir al Registro de la Propiedad y solicitar una nota simple informativa. También hay solicitar al vendedor el último recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles y constatar que este está pagado, así como pedir a la comunidad de propietarios un documento que certifique que la vivienda está al corriente de los pagos.

2. Contrato de arras. Este documento no es obligatorio, pero cumple una función relevante, pues asegura la operación en los términos pactados, como son el precio y el plazo máximo de escriturización. El acuerdo se materializa con la entrega de una cantidad económica en concepto de señal que suele oscilar entre un 5% y un 15% del precio total de la vivienda. Este contrato es muy útil porque sirve para poder exigir la compraventa del inmueble y, en caso de que el vendedor se niegue, obligarle a pagar la correspondiente indemnización por los daños y perjuicios ocasionados.

3. Pago seguro. Cualquier comprador debe valorar las formas de pago con más garantías para ejecutar la compra. En este sentido, los expertos admiten que el cheque bancario nominativo es la forma más segura porque el beneficiario será únicamente la persona cuyo nombre figura en el cheque. Además, deberá estar barrado o cruzado para que solo se pueda cobrar a través de una entidad bancaria determinada, nunca en efectivo. Otra opción es que sea conformado, es decir, que el banco asegura a quien lo va a cobrar que el que expide el cheque tiene fondos.

4. Gastos hipotecarios. La compra de una vivienda al contado conlleva una serie de ahorros. Al no haber préstamo, no hay gastos hipotecarios, si bien con la nueva Ley Hipotecaria, el banco corre con la mayoría de los mismos. El pago al contado elimina otros costes que siguen siendo aplicados al cliente, tales como la tasación, la comisión de apertura, los intereses de la hipoteca y todos los productos vinculados. Sin embargo, este tipo de compra no está exenta de gastos. Los costes de la escritura e inscripción de la hipoteca no aplican, pero sí las de la compraventa.

5. Liquidar impuestos. El comprador debe asumir los impuestos correspondientes. Si la vivienda es de nueva construcción, se deberá pagar el IVA, y si es de segunda mano, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. Al tratarse de compra al contado, se está libre del pago de impuestos unidos a las hipotecas, como es el caso del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. No obstante, este gravamen también es soportado por los bancos cuando se compra a través de una hipoteca desde la aprobación del Real Decreto Ley 17/2018.