Panorámica de una fábrica de industria pesquera en Dajla, en el Sahara Occidental
Panorámica de una fábrica de industria pesquera en Dajla, en el Sahara Occidental - EFE

Sentencia acuerdo pesquero UE-MarruecosEspaña podría perder un negocio de 58 millones de euros y 1.500 empleos

La Justicia europea no anula el convenio, pero deja fuera del mismo a las aguas del Sahara Occidental, en la que faena la flota española

MadridActualizado:

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre el acuerdo pesquero entre la UE y Marruecos ha llenado de incertidumbre al sector pesquero español. Un negocio que, durante los cuatro años de vigencia (2014-2018), ha generado un volumen de negocio de 58 millones de euros, con la creación de unos 1.500 puestos de trabajo directos e indirectos, derivados de las capturas de 30.000 toneladas de pescado. A ello hay que añadir la actividad que genera en los puertos de Canarias el desembarco de las capturas de los buques europeos. Un negocio de 3,5 millones de euros y la creación de 350 empleos directos.

Los pescadores españoles esperaban con impaciencia esta sentencia, después de que el abogado general de la causa se pronunciara el pasado día 4 en contra de la legalidad del acuerdo. El belga Melchior Wathelet justificó su rechazo en que Marruecos no puede firmar un acuerdo que afecta a las aguas del Sahara Occidental. Un territorio sobre el que no tiene soberanía, sino que tan solo ejerce la administración.

No anula el acuerdo

Sin embargo, finalmente, el pronunciamiento judicial no ha sido tan duro como se esperaba. La sentencia no anula el acuerdo, todo lo contrario, asegura que es «válido» porque no es aplicable al Sahara Occidental ni a las aguas adyacentes a éste. El dictamen subraya que el acuerdo es únicamente aplicable a las aguas bajo soberanía o jurisdicción de Marruecos, que están limitadas a las adyacentes a su territorio y comprendidas en su mar territorial o su zona económica exclusiva. La Justicia señala que, dado que el territorio del Sahara Occidental no forma parte del Reino de Marruecos, las aguas adyacentes al Sahara Occidental «no están comprendidas en la zona de pesca marroquí».

Aunque el acuerdo no ha sido anulado, sobre el futuro de los 47 barcos españoles que se acogieron en 2017 a este acuerdo (32 andaluces, 12 canarios y 5 gallegos) se abre un periodo de incertidumbre. No todos ellos pescan en las aguas objeto del conflicto, ya que una parte de la flota, sobre todo la andaluza, de menor tamaño, faena en la zona norte, más cercana al Estrecho de Gibraltar Los más perjudicados son un total de 17, fundamentalmente gallegos y canarios. En el caso del resto de los buques que faenan en la zona (9 procedentes de Lituania, Holanda, Polonia y Alemania), la situación es similar a la de la flota española.

Puertos canarios

Una de las zonas más afectadas son los puertos de Canarias, donde desembarcan sus capturas 9 barcos europeos. El volumen de negocio en esta zona es de 3,5 millones de euros en la descarga de 55.000 toneladas de pescado, según los datos aportados a ABC por el presidente de Puertos de la Confederación Canaria de Puertos, Bernardino Santana. Los empleos directos de la industria auxiliar (pequeñas empresas que dan servicio a los buques y otras complementarias de embalaje, pales, suministradoras de gas a las empresas frigoríficas, entre otras) ascienden a 350 millones.

En cumplimiento de la sentencia, la flota que pesca en estas aguas del Sahara Occidental tendría que abandonarlas. «La sentencia nos pone en un callejón sin salida», señala el secretario general de Cepesca, Javier Garat. Sin embargo, subraya que «estamos más tranquilos después de la declaración conjunta de la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, y el ministro de Exteriores marroquí, Nasser Burita, que no nos echan de esta zona y podemos faenar tranquilos».