SUPLEMENTO DE EMPRESA

El futuro del sector pesquero español y marroquí, pendiente de Europa

El Tribunal Europeo de Justicia dictamina el martes sobre la legalidad del acuerdo

ENVIADA ESPECIAL DAKHLAActualizado:

Una parte del sector pesquero marroquí y español espera con incertidumbre el pronunciamiento del Tribunal Europeo de Justicia de Luxemburgo, previsto para el próximo martes, sobre la suspensión o no el acuerdo pesquero entre la Unión Europea y Marruecos. Un convenio de cuatro años (2014-2018), y cuya vigencia finaliza el 14 de julio de este año. En este momento, ya existe un mandato para la renovación del mismo, pero las circunstancias podrían ser muy desfavorables para su continuidad si hay una sentencia en contra. El Gobierno marroquí, ante este revés a su política comercial con la UE, podría cerrar sus caladeros a la flota europea.

Desde que el pasado 4 de febrero, el abogado general de la causa, el belga Melchior Wathelet, apuntara la posibilidad de que este acuerdo sea declarado ilegal, la inquietud sobre el futuro de este sector va en aumento a medida que se acerca el día.

Miles de puestos de trabajo directos e indirectos y la rentabilidad de numerosas empresas vinculadas a esta actividad económica, están amenazadas si los jueces dan la razón a la organización británica Westerns Sahara Campaign. Esta organización presentó la querella con el argumento de que el acuerdo pesquero afecta a las aguas del Sahara Occidental, donde Marruecos no tiene reconocida la soberanía, sino solo la administración. Por ello, asegura que la UE no puede firmar ningún acuerdo con Marruecos sin el consentimiento de los saharauis.

Beneficios económicos

El abogado general, en su pronuncimiento, señala que ya no es solo suficiente con que Marruecos se comprometa a invertir parte de los beneficios del acuerdo en el Sahara, sino que debe dar su autorización al convenio.

Estos beneficios son muy golosos para el Reino alauita. En virtud de este acuerdo, Marruecos recibe una contrapartida financiera de 30 millones de euros, de los cuales 16 se corresponden con la compensación financiera por el acceso a los recursos, y 14 para apoyar el sector pesquero del país vecino. A esta cantidad hay que sumar otros 10 millones abonados por los armadores de la UE, beneficiarios de las licencias de pesca expedidas.

Este convenio permite a los buques españoles capturar 7.314 toneladas anuales de pescado

El actual protocolo del acuerdo permite faenar en el caladero marroquí a un máximo de de 126 barcos de la UE, de los que 90 son españoles y 18 de Holanda, Lituania, Polonia y Alemania. De esas 90 posibles licencias, España ha hecho uso en este periodo de 67. En 2017 se usaron 49 licencias por parte de España: 32 para barcos andaluces, 12 canarios y 5 gallegos.

En lo que respecta a los beneficios laborales de este acuerdo, en Marruecos se han generado 700 puestos de trabajo de tripulantes, 200 de ellos marroquíes embarcados en buques comunitarios y unos 3.500 en tierra. En estas regiones, la pesca supone una creación de empleo de 40.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos.

El volumen de capturas (sobre todo pelágicos: sardina, caballa y jurel), que se ha realizado en cumplimiento del convenio, ha sido de 83.000 toneladas al año para los barcos europeos, un 5,6% de las capturas totales en la zona, por un valor de 80 millones de euros. Las capturas para España han sido de 7.314 toneladas anuales, un 7% del total, con un valor de 14 millones de euros. Del total que captura España, 1,5 toneladas anuales corresponden a la flota andaluza, con un valor de cuatro millones de euros anuales. Igualmente, Canarias también recibe el impacto directo de este acuerdo, ya que entre 2014 y 2018 se han desembarcado en sus puertos 55.000 toneladas de pescado. La dinamización de las islas se refleja en los 320 puestos de trabajo directos que se han creado y los 3,5 millones de euros que se generan en la logística para dar servicio a los 9 barcos europeos que desembarcan en sus puertos.

Marruecos recibe como compensación 40 millones de euros: 30 de la UE y 10 de los armadores

Las zonas de Marruecos que más se benefician de este acuerdo pesquero son las regiones del sur de Dakhla-Oued Eddahab y Laayoune-Sakia-El Hamra. A la industria pesquera de estas poblaciones se destina un 66% del apoyo sectorial, con inversiones tan destacadas como la de la nueva lonja de Dakhla, con un coste de 2,7 millones de euros.

Subida de precios

La importancia pesquera de esta zona, como exponente del desarrollo industrial que ha florecido en torno al negocio de la pesca, y la necesidad de dar a conocer los efectos positivos del convenio, llevó al sector pesquero español y marroquí a celebrar en Dakhla la Comisión Mixta UE-Marruecos. Más de 60 empresas viven de esta actividad en la zona.

En este foro se alertó de las graves consecuencias que tendría la cancelación del acuerdo. Una de las más importantes sería el pago de un 15% de aranceles en la entrada de los productos del Sahara a la UE, con lo que se encarecería el precio, como así lo señaló Mohamed Zebi, uno de los más importantes empresarios pesqueros de Dakhla, propietario de una empresa que ha creado 1.500 puestos de trabajo.

El copresidente de la ComisiónMixta de profesionales de la pesca, Omar Akouri, también expresó sus «temores» a las consecuencias de la suspensión del acuerdo.