La ministra Teresa Ribera, la semana pasada en el Senado
La ministra Teresa Ribera, la semana pasada en el Senado - EFE

Ribera llevará por fin el Plan de Energía y Clima al Consejo de Ministros del día 22

Prevé el cierre de las nucleares entre 2025 y 2035 e inversiones de más de 200.000 millones de euros hasta 2030

MadridActualizado:

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, llevará al Consejo de Ministros del día 22 el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, en el que se definirá la hoja de ruta de la transición energética, y que será remitido a Bruselas con dos meses de retraso.

En su intervención en la inauguración del 16 Encuentro del Sector Energético organizado por IESE y Deloitte, Ribera ha desgranado, por vez primera, lo que serán las líneas maestras de este plan hacia la descarbonización de la economía, confirmando que el parque de centrales nucleares irá cerrándose «entre 2025 y 2035» de manera «ordenada».

La ministra destacó que se iniciará en 2020 un cierre del carbón, que a lo largo de esa década saldrá de manera definitiva del mix energético, para, a partir de la segunda mitad de la década, iniciarse ese «cierre ordenado» de las nucleares, que se llevará a cabo con «todas las garantías».

Ribera indicó que el Gobierno «no dicta nada» a las empresas propietarias de estas nucleares, en referencia a cómo debe ser el orden de cierre de las centrales existentes, como mucho les puede «poner el marco», dijo, aunque subrayó que se debe garantizar la seguridad de suministro, de residuos y la financiera para abordar esta clausura.

Lo que sí advirtió es que no quiere que este proceso de cierre de las nucleares se convierta en un nuevo Garoña, con el enfrentamiento entre los propietarios de la central por su clausura. «Es el antiejemplo», afirmó, añadiendo que considera «que es bueno que haya previsión y claridad», inform Ep.

En lo que se refiere al gas natural, consideró que se deben «mirar con cuidado» las nuevas inversiones en este sector, ya que se prevé una estabilización a lo largo de la transición energética en su consumo, mientras que en el caso del petróleo para usos energéticos vaticinó que sufrirá «una caída» a lo largo de la década de 2030. «El objetivo es llegar a un 2050 en el que el conjunto del sistema sea cero emisiones», añadió.

La ministra para la Transición Ecológica indicó que las renovables y la eficiencia energética, junto a la electrificación, serán los motores para esa transición hacia 2030, con una movilización en inversiones de más de 200.000 millones de euros.

De este montante en inversiones, alrededor del 40-45% se focalizarán en renovables, el 30-35% en eficiencia energética, el 15% estará asociado a redes y otro 4% en electrificación para usos finales, señaló Ribera.

La ministra indicó que el plan estima que, en el horizonte del 2030, las renovables representen más del 70% de la generación eléctrica, con el objetivo de alcanzar el 100% en 2050, y con una presencia en el consumo final por encima del 40% al final de la próxima década.

En lo que respecta al ahorro, afirmó que el efecto de la eficiencia energética puede llevar a unos ahorros de más de 70.000 millones de euros en importaciones en la década, con un aumento del 1,9% en el PIB y unas estimaciones de empleo «muy positivas».