La compañía logra un balón de oxígeno para pagar a sus proveedores
La compañía logra un balón de oxígeno para pagar a sus proveedores - Isabel Permuy

Dia nombra a Borja de la Cierva como nuevo consejero delegado mientras ultima la refinanciación de su deuda

También entra como consejero independiente el expresidente de Aena Jaime García Legaz

MadridActualizado:

Nuevos acontecimientos en torno a Dia. La cadena de supermercados ha informado en un hecho relevante a la CNMV que se encuentra ultimando la refinanciación de su deuda hasta mayo de 2019 con los bancos después de varias semanas de negociaciones. En concreto, esta le permitirá tener 200 millones de euros para poder pagar a sus proveedores, además de la suspensión temporal de la revisión de sus covenants financieros (las garantías con la banca acreedora), la cual iba a producirse el próximo mes de febrero.

En su comunicado, Dia expresa que «existe un entendimiento con sus acreedores financieros sobre los términos fundamentales del acuerdo, que está pendiente de la aprobación final por el comité de crédito de una entidad, y espera que su firma pueda materializarse próximamente».

Este acuerdo permite a la compañía coger oxígeno y obtener liquidez para pagar a los proveedores, gracias a los 200 millones que recibirá. Hay que recordar que las entidades bancarias cortaron las vías de financiación entre los meses de octubre y noviembre. Además, el acuerdo con los bancos implica que se realice la ampliación de capital por 600 millones, la cual está asegurada por Morgan Stanley hasta el momento y que deberá aproarse en la próxima Junta de Accionistas. La compañía confía en que con la ampliación y las desinversiones que realizará (venta de Clarel y Max Descuento) se sienten las bases para salir de la crisis en la que se ve envuelta.

Pero este no es el único movimiento. La compañía también ha informado que Antonio Coto deja de ser consejero delegado, que llegó hace apenas cuatro meses tras sustituir a Ricardo Currás. Su sustituto será Borja de la Cierva, que llegó a Dia desde El Corte Inglés en 2016. Además, también entra en el consejo el exsecretario de Estado de Comercio y expresidente de Aena Jaime García-Legaz como consejero independiente. En las últimas semanas se había barajado su nombre como posible presidente de Dia, pero de momento seguirá Richard Golding al frente, ya que García-Legaz necesita la autorización del Gobierno para serlo al ocupar puestos de alta responsabilidad en el Estado.

Estos hechos ocurren justo el día después de que la compañía subiera un 22% su cotización en Bolsa, situándose el precio de su acción en los 0,44 euros, después de que los rumores sobre su refinanciación de la deuda crecieran. En el día de hoy, la CNMV había suspendido su cotización a la espera de que la compañía informara de los nuevos cambios. En la reanudación de su cotización Dia gana un 11,5% a la espera del cierre de la jornada.

Deterioro en sus cuentas de 294 millones

A su vez, Dia ha informado sobre el test de deterioro de sus activos que está llevando a cabo y que de los cuales informó por primera vez el pasado 30 de octubre en la presentación de sus resultados del tercer trimestre, impidiendo que pudiera presentar el beneficio neto. En concreto, la compañía estima que este agujero es de 110 millones, de los cuales «13 millones de euros corresponden al Fondo de Comercio y 63 millones de euros a Inmovilizado material», mientras que los 34 restantes corresponden a Clarel.

A ello hay que sumarle 184 millones más de deterioro para «provisionar aquellos créditos fiscales cuyo plazo de recuperación exceda de diez años con independencia de que la Compañía siga teniendo derecho a su compensación en un plazo ilimitado», según reza el comunicado. Así, la suma total del deterioro de activos es de 294 millones, lo que provoca que el patrimonio neto de la empresa sea negativo al cierre de 2018. Dia explica que revertirá la situación gracias a la dotación que obtendrá de la ampliación de capital.

Por otro lado, también ha informado sobre la revisión de sus cuentas de 2017, donde ha tenido que hacer reajustes en su filial de Brasil. En concreto, estos ajustes «tienen un impacto negativo por importe de 1,6 millones de euros en el resultado neto del ejercicio 2017 y por importe de 9,7 millones de euros en las reservas a 31 de diciembre de 2017».