El presidente de Telefónica, José María Alvarez-Pallete, durante la última junta del grupo
El presidente de Telefónica, José María Alvarez-Pallete, durante la última junta del grupo - ABC

Telefónica gastará 1.600 millones en la baja de 2.800 empleados

La compañía ofrecerá el 68% del sueldo a los trabajadores que se sumen al programa

MadridActualizado:

Telefónica tiene previsto desembolsar 1.600 millones de euros para cubrir el plan de suspensión individual (PSI) de empleo para mayores de 53 años que ha planteado. El programa, que fue perfilado por el consejo de administración de la empresa, reportará un ahorro anual de 220 millones de euros hasta 2021, según los cálculos de la teleco.

«En cualquier caso, el impacto en generación de caja sería positivo desde el primer año si bien dependerá de las condiciones finales negociadas y el grado de adhesión del plan», puntualizó la multinacional en un comunicado remitido a la CNMV en el que también explicó que el programa permitirá «evolucionar» la plantilla y adaptarla «a los desafíos de los próximos años». El PSI tendrá en principio las mismas condiciones que el desarrollado entre 2016 y 2018, que incluía el pago del 68% de la retribución bruta hasta la jubilación.

Este último plan de bajas voluntarias tuvo un coste aproximado de 3.750 millones de euros y provocó la salida de unos 5.300 empleados de la empresa. Teniendo en cuenta que el nuevo programa tendrá condiciones idénticas, se puede hacer una regla de tres que indica que en esta ocasión dejarán la compañía unos 2.800 empleados. No obstante, este número puede variar, ya que estará condicionado por el número de trabajadores que decidan adscribirse al nuevo PSI.

Los sindicatos respondieron positivamente a las intenciones de Telefónica, aunque también pusieron de manifiesto la necesidad de negociar este nuevo programa en una mesa colectiva. En un comunicado, UGT destacó que era posible alcanzar un acuerdo entre ambas partes siempre que se mantuviera la «voluntariedad, universalidad y no discriminación» de planes anteriores.

Telefónica ya adelantó que supeditaba las condiciones finales del plan al desarrollo de la negociación con los sindicatos. Además, comunicó que tenía previsto incorporar este y otros asuntos a la reunión de la mesa del convenio colectivo que se celebrará precisamente hoy.

Y es que el PSI no es la única medida que está perfilando la compañía. en materia laboral. Ayer, la teleco informó de que se ha puesto como objetivos «simplificar el actual marco laboral, un amplio programa de reskilling y upskilling para dotar de nuevas habilidades a los trabajadores y continuar en los avances para la digitalización y robotización de procesos».

Este programa de formación -según la empresa el más grande puesto en marcha en España- tendrá un marcado carácter digital, aunque su contenido definitivo se decidirá de forma conjunta con los sindicatos. En principio, se destinará a más de 6.000 empleados de la teleco, que también puso de manifiesto que pretende «continuar atrayendo empleo joven mediante el programa Talentum».

Venta de 5.000 torres

«El convenio colectivo firmado hace cuatro años nos ha permitido grandes avances y nos ha dotado de estabilidad sociolaboral en este período. Pero ahora tenemos que ser más ambiciosos y evolucionar hacia una compañía más digital y preparada para los desafíos futuros», explicó el presidente de Telefónica España, Emilio Gayo.

Más allá de esta reconversión de la plantilla, el consejo de administración de la compañía de telecomunicaciones decidió ayer vender 50.000 torres para mejorar su situación financiera. La medida, que tendrá un recorrido de doce meses, forma parte de una estrategia «enfocada en la creación de valor para el accionista, mejorando el retorno sobre el capital empleado y realizando un uso más eficiente de sus excelentes infraestructuras de telecomunicaciones», tal y como informó la multinacional a la CNMV.

La teleco opera a través de unas 130.000 torres en todo el mundo y es propietaria de 68.000, de las que 18.000 pertenecen a Telxius, su filial de infraestructuras de telecomunicaciones, y 50.000 a otras filiales del grupo. Más del 60% de estas torres de Telefónica están ubicadas en los cuatro principales mercados donde opera la compañía (España, Reino Unido, Alemania y Brasil). Los planes de la compañía pasan ahora por vender esos 50.000 emplazamientos a Telxius o a terceros. Una operación que, según detalló la compañía, podría generar unos 830 millones de euros en ingresos y unos 360 millones de euros en OIBDA.