La ministra Teresa Ribera saluda al presidente de Repsol, Antonio Brufau, con el presidente de BP, Luis Aires, como testigo, al comienzo del acto
La ministra Teresa Ribera saluda al presidente de Repsol, Antonio Brufau, con el presidente de BP, Luis Aires, como testigo, al comienzo del acto - JAIME GARCÍA

Las petroleras dicen que las medidas del Gobierno contra el diésel socavan la libertad de mercado

El consejero delegado de Repsol afirma que el regulador «debe tener la humildad de escuchar a los consumidores y a la industria»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las petroleras han criticado con dureza la decisión del Gobierno de prohibir la venta de coches de gasolina y diésel a partir de 2040 en el acto en el que su asociacion, AOP (Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos), celebra su 25 aniversario y que ha sido inaugurado por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

El presidente de AOP y también de BP, Luis Aires, ha dicho -en presencia de la ministra- que las medidas «no son sensatas, socava la libertad de mercado, restringe la libertad de empresa y crea incertidumbres innecesarias en el sector y entre los consumidores».

Aires también ha mostrado su rechazo a la obligación de que las petroleras tengan que instalar «de forma coercitiva» en las estaciones de servicio puntos de recarga para vehículos eléctricos, aunque ha terminado su discurso ofreciendo su colaboración al ministerio.

La ministra ha empezado diciendo que «parece que el documento de trabajo no ha creado entusiasmo en la sala» y tras reconocer el esfuerzo «excelente» del sector hasta hoy, «el objetivo es cero emisiones, por lo que hay que apurar el recorrido». Terminó su intervención ofreciéndose a trabajar con las petroleras.

Después de abandonar el auditorio, Teresa Ribera manifestó a los periodistas que «no es descartable que haya que repensar la propuesta» para mantener ciertos apoyos a los combustibles fósiles en el sector ganadero, marítimo y transporte pesado para facilitar su transición al gas.

Scaffardi (Saras), Aires (BP,) Imaz (Repsol), la moderadora, Miró (Cepsa) y Diogo (Galp), durante el coloquio
Scaffardi (Saras), Aires (BP,) Imaz (Repsol), la moderadora, Miró (Cepsa) y Diogo (Galp), durante el coloquio - JAIME GARCÍA

En el coloquio posterior, ya sin la presencia de la ministra, el consejero delegado de Cepsa, Pedro Miró, ha criticado las medidas «efectistas e improvisadas que solo buscan llamar la atención».

Luis Aires ha negado que los carburantes paguen pocos impuestos -17.500 millones-, así como que los vehículos diésel sean los más contaminantes. También ha afirmado que los coches electricos solo los pueden comprar actualmente las clases altas por sus elevados precios. «El coche eléctrico no será competitivo en precios hasta dentro de 10 años», subrayó.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha dicho que las medidas del Gobierno son un golpe en la línea de flotación de la economía española, ya que afectan a ocho de las empresas más exportadoras del país. También ha pedido al regulador que «tenga la humildad de escuchar a los consumidores y a la industria y saber rectificar». Destacó que hay que «salvaguardar la industria y el empleo, lo que es compatible con la reducción de emisiones». Y repitió que «nadie debe decir qué tecnologías se deben utilizar a largo plazo porque nadie lo sabe».

Todos ellos coincidieron en que la prioridad debería ser renovar el parque automovilístico, que tiene una media superior a los 12 años, y que las medidas anunciadas por el Gobierno están provocando el efecto contrario al deseado, ya que la incertidumbre ocasiona que muchos conductores no se decidan a cambiar de vehículo, por lo que siguen con sus automóviles viejos, que son los que más contaminan.

El acto, en el que también participaron el director de Galp, Joao Diogo, y el consejero delegado de Saras, Dario Scaffardi, fue clausurado por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que pidió tranquilidad a la industria petrolera porque lo que hay sobre la futura ley de cambio climático y transición energética es un «documento de trabajo, pero no hay nada aprobado aún».

Luis Aires destacó al principio que en estos últimos 25 años el plomo ha desaparecido totalmente de las gasolinas y el azufre en un 99% en el gasóleo, así como que el sector ha invertido 27.000 millones de euros en ese periodo. «Somos valientes porque entre 2008 y 2012, en plena crisis y con una caída de la demanda del 25%, invertimos 8.000 millones de euros en las refinerías españolas».