Un punto de recarga en Bilbao
Un punto de recarga en Bilbao - Reuters

Ni híbridos ni hidrógeno: el coche eléctrico, único capaz de frenar el cambio climático, según los ecologistas

Así lo aseguran los grupos ecologistas, que exigen acelerar los planes del Ejecutivo de prohibir la venta de coches de combustión interna a, como muy tarde, 2035

MadridActualizado:

Los ecologistas exigen acelerar los planes del Ejecutivo de prohibir la venta de coches de combustión interna en 2040. Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF solicitaron esta semana al Ministerio para la Transición Ecológica que la prohibición de matricular coches diésel, gasolina e híbridos se adelante a 2028 para poder cumplir con el Acuerdo del Clima de París.

El pacto, rubricado en 2015, pretende evitar que el calentamiento del planeta supere los 1,5 grados. Para ello, las emisiones globales de CO2 en 2030 deberían ser un 45% inferiores a las de 2010. Según un estudio publicado este jueves por la organización ecologista Transport & Environment, solo se podría alcanzar si, como tarde a partir de 2035, solo fuera legal vender coches eléctricos. Atrasar el veto a la combustión a 2050 permitiría «solo» un recorte del 30% en 2030.

«El transporte -el 27% de las emisiones totales producidas por el ser humano, de los cuales el 43% corresponde al automóvil- es más sencillo de descarbonizar. Ya hay tecnologías que permiten no generar emisiones directas, y suplir a otros sectores cuyo recorte es más complejo», explica Isabell Buschell, delegada de T&E en España. Su asociación también pide prohibir los coches de combustión que aún circulen en 2050.

Según T&E, la única alternativa válida al coche de combustión es el eléctrico, sin que sea suficiente ni el cambio de hábitos -compartir coche o fomentar el transporte público solo reduciría las emisiones un 28% en 2050- ni los combustibles sintéticos (demasiado costosos). Tampoco los biocombustibles, capaces de satisfacer únicamente el 3,5% de la demanda. Ni siquiera el automóvil de hidrógeno, «mucho menos eficiente» que el eléctrico.

T&E calcula que la producción de combustibles sintéticos para impulsar el 100% del parque automovilístico requeriría una generación de energía renovable equivalente al 70% de la producción total actual de energía eléctrica en Europa. En contraste, la producción de suficiente hidrógeno solo necesitaría el 38%, y los coches eléctricos, el 15%.

«Si queremos evitar un cambio climático peligroso necesitamos adoptar el vehículo eléctrico mucho antes que lo que prevén la legislación», abunda Thomas Earl, de T&E, que propone una reforma impositiva de los vehículos y de los carburantes o la introducción de zonas de cero emisiones, entre otras herramientas.

Propuesta de T&E de cara a 2050 en lo referido al mix de ventas por tecnología de propulsión
Propuesta de T&E de cara a 2050 en lo referido al mix de ventas por tecnología de propulsión - T&E

Respecto a las baterías de los automóviles eléctricos, cuyo reciclaje resulta problemático, T&E propone la creación de una categorización clara para las de ion litio, así como el establecimiento de cuotas de recogida de baterías usadas y extender su vida útil mediante el fomento de su segundo uso ( Nissan, por ejemplo, ha empleado decenas de baterías usadas para crear un sistema de acumulación en el estadio Johan Cruyff Arena de Ámsterdam). También piden que los diseños de las baterías faciliten su reciclaje y el establecimiento de una infraestructura europea que simplifique el proceso.

«Imposible con renovables»

Mientras tanto, el profesor de la Universidad Libre de Bruselas Samuele Furfari aseguró en Madrid que España necesitaría duplicar su capacidad de generación actual solo para poder recargar de forma rápida un 10% del parque de coches eléctricos. «Eso no es posible solo con energías renovables», afirmó en el think tank Movilidad, de la Fundación Corell.

Durante la jornada "La movilidad metropolitana a debate", Furfari también indicó que para realizar una carga lenta de ese 10% del parque, «España necesitará un 11% más de plantas eléctricas».