Montserrat Luquero, directora general de Morgan Philips Hudson, en su nueva sede
Montserrat Luquero, directora general de Morgan Philips Hudson, en su nueva sede - BELÉN DÍAZ
XII PREMIOS MORGAN PHILIPS HUDSON

«Es necesario que los empleados se involucren en el cambio»

Montserrat Luquero, directora general de Morgan Philips Hudson, pone en valor la importancia de la formación continua

MadridActualizado:

«Organizaciones que aprenden: potencial del aprendizaje para la mejora de la competitividad». Ese es el eje temático sobre el que gira la XII edición de los Premios Morgan Philips Hudson a la dirección de Recursos Humanos. Con el patrocinio de Alphabet y la Universidad Europea de Madrid y el apoyo de ABC, los prestigiosos galardones reconocerán las mejores prácticas en el aprovechamiento de la formación continua como herramienta para adaptarse a un entorno cada vez más complejo.

La XII edición de los Premios Morgan Philips Hudson hace especial hincapié en la importancia de la formación como elemento de valor competitivo para las empresas. ¿Hoy más que nunca, en este contexto de cambio permanente, es el aprendizaje continuo la llave maestra del éxito empresarial?

Si ya desde siempre el aprendizaje continuo ha sido importante para el desarrollo profesional, en un mundo tan cambiante como en el que vivimos, es totalmente necesario. La obsolescencia de los conocimientos profesionales está en torno a los 5 años y cada vez será menor, y mucho más en profesiones relacionadas con las nuevas tecnologías. Es necesario un reciclaje continuo para los profesionales de hoy en día.

Además, la rapidez con la que evolucionan los modelos de negocio hace que sea imprescindible la formación continua como fórmula necesaria para el éxito de las organizaciones y su permanencia en el mercado.

¿Cómo se consigue que los empleados se involucren y se sientan parte de los cambios organizacionales, especialmente cuando estos se producen cada vez más con más frecuencia?

Es necesario que los empleados se sientan partícipes del proyecto, lo asuman como propio y entiendan el papel clave que ellos juegan en cualquier transformación. Por ello es imprescindible su involucración activa desde el primer momento, así como proporcionarles las herramientas necesarias para llevar a cabo su trabajo con éxito. La transformación permanente que estamos viviendo no sería posible sin la participación de todos los niveles de la organización.

¿Es un reto especialmente complejo animar a prepararse y formarse para el cambio, con sus complejos componentes tecnológicos, a los empleados más veteranos?

En contra de lo que se piensa, la edad no es el factor determinante para ser receptivo a las nuevas tecnologías. Aunque obviamente los nativos digitales tienen mucho ganado. Sin embargo, mi experiencia me dice que es más un tema de actitud y trabajo duro que de edad. Es obvio que la dedicación y esfuerzo que un empleado de mas edad necesita para adaptarse a los cambios tecnológicos es muy superior a lo que requiere una persona mas joven que lo asume con naturalidad, pero insisto, conozco muchos casos en los que la edad no ha sido un impedimento. Por supuesto es necesario la actitud positiva para el aprendizaje.

¿Qué importancia tiene en este proceso de aprendizaje que la comunicación en la estructura jerárquica sea fluida?

Una de las asignaturas pendientes que han tenido muchas organizaciones ha sido la comunicación interna. Y es imprescindible, no sólo en estos momentos de cambio permanente, sino incluso en épocas más estables, que exista una buena vía de comunicación desde la dirección hacia los empleados y desde los empleados hacia los directivos. Precisamente uno de los efectos que está ocasionando el nuevo mundo laboral es la tendencia hacia estructuras más planas, donde las jerarquías se diluyen, lo que permite una comunicación más fluida en todos los niveles de la organización. Es imprescindible la comunicación para conseguir el compromiso y la involucración de todos en los proyectos. Obviamente no todo el mundo podrá participar de todas las decisiones y de las estrategias a llevar a cabo, pero sí es necesario conocer la opinión de las personas que forman parte de un mismo proyecto empresarial.

¿La formación continua, además de permitir la adquisición de nuevas y valiosas competencias, puede convertirse en un refuerzo de la cultura organizacional?

La adquisición de conocimientos permanente no solo es un refuerzo para el empleando, sino que además redunda en beneficio para la compañía. Es un círculo beneficioso para ambos. Es importante también que la formación vaya encaminada a aquellas capacidades que fomenten la competitividad de la compañía y que el aprendizaje continuo sirva de vía para mantener esa competitividad.

¿Cuáles son las características que debe tener un buen plan de formación?

Debe estar alineado con la estrategia y propósito de la compañía y en consonancia con las necesidades individuales de los puestos críticos y de las personas clave. Además debe tener continuidad y planificación a medio y largo plazo, así como una evaluación de los indicadores de retorno, aunque siempre hay intangibles. Se debe contar con el compromiso e implicación de la dirección y comunicarlo como una inversión en personas y desarrollo. Idealmente debería combinar el autodesarrollo (70%), la formación presencial y online (20%) y el seguimiento guiado a través de coaching o mentoring. A la hora de ponerlo en marcha, es interesante contemplar qué hacen otros sectores, para no limitarse sólo a copiar lo que hace nuestra competencia, así como introducir nuevas tecnologías como la gamificación, la realidad virtual, etc.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de optar por una formación interna o de apostar por la externalización?

Es interesante combinar la formación con recursos internos y externos. El conocimiento de productos, servicios, soluciones o procesos, es recomendable realizarlo con recursos internos. La externalización, se corresponde más con el desarrollo de habilidades y competencias, coaching o temas relacionados con la transformación. Hay que tener en cuenta que la formación interna tiene también su coste de oportunidad.